El histórico rechazo a la fusión de D&S y Falabella no solo tuvo consecuencias para esas empresas. sus repercusiones están siendo megatonicas en Chile y los mercados en donde los retailers chilenos están operando. el nuevo escenario, que muchos creen no cambiara aunque se apele al fallo, esta promoviendo un generalizado acomodo de piezas.

  • 12 marzo, 2008

 

El histórico rechazo a la fusión de D&S y Falabella no solo tuvo consecuencias para esas empresas. sus repercusiones están siendo megatonicas en chile y los mercados en donde los retailers chilenos están operando. el nuevo escenario, que muchos creen no cambiara aunque se apele al fallo, esta promoviendo un generalizado acomodo de piezas. Por Sandra Burgos y Cristián Rivas.

 

El 31 de enero se comenzó a escribir un nuevo capítulo en la dinámica historia del retail nacional. El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, en un fallo histórico –nunca antes había rechazado una fusión–, pateaba el tablero y volvía a fojas cero uno de los proyectos más ambicioso del sector: la fusión de Falabella y D&S, que pretendía dar vida al segundo grupo de retail más poderoso de la región.

Fueron, precisamente, esa integración y el tamaño que tomaría este nuevo actor lo que aterró a los miembros del tribunal, llevándoles a tomar la categórica decisión y a estampar un NO rotundo en un fallo que hasta hoy sigue siendo digerido por los accionistas y abogados de las partes. Fue tan sorpresiva su determinación, que marcó en la historia un antes y un después. Un después cargado de suspenso por parte de los players en general, ya que consideran que con el fallo se dejó abierta la puerta para que los organismos de la libre competencia puedan afectar cualquier movimiento que hagan los operadores, no sólo de nuevas compras –lo cual ya estaría vedado para D&S y Cencosud–, sino también en sus políticas comerciales, de fidelización y de expansión.

Es tanto el temor, que hay quienes creen que en cualquier momento se puede generar una especie de reordenamiento del mapa del retail por parte de la autoridad y que, incluso, se podrían poner cuotas de expansión en ciertas zonas en las que los grandes operadores tienen mayor presencia.

Lo concreto es que el fallo del tribunal causó un terremoto en el corazón del retail, obligando a los operadores a abocarse a la confección de planes B, ya que todos estaban trabajando bajo la premisa de que se aprobaría la fusión.

Pero no fue así. Por eso, ese mismo 31 de enero, comenzaron los movimientos de piezas. Algunos desempolvaron planes de expansión que habían quedado guardados mientras se llevaba a cabo el proceso de pre-fusión; otros sacaron sus chequeras y comenzaron a sondear compras antes de que les arrebataron las mejores presas. ¿Qué es lo que viene? Sondeamos con altos ejecutivos del sector cómo se están preparando para enfrentar este nuevo escenario. La respuesta fue unánime: trabajarán todo el primer semestre bajo el supuesto de que no habrá fusión, lo que signifi ca acelerar aprovechando los espacios que ha ido dejando el fallido proceso.

Y aunque los ánimos están por el suelo en los directorios de Falabella y D&S, ambas empresas no quieren seguir perdiendo más tiempo. Riesgo cierto si deciden interponer un recurso en la Corte Suprema o en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, lo que les puede tomar valiosos meses.

Sumese a lo anterior que en el mercado ya se vislumbra que las compañías podrían enfrentar un 2008 complicado en materia legal, ya que los nueve acusados por la SVS de supuesto uso de información privilegiada en el marco del anuncio de fusión de D&S y Falabella deberán concentrarse en los descargos y recursos probatorios para defenderse de la acusación. En este cambiante entorno, así estarían quedando el tablero y las piezas.

 

 

 

Nicolás Ibáñez y Lazaro Calderón serán dos figuras clave en los movimientos de la industria en los próximos meses.

Juan Cuneo y Horst
Paulmann son las dos figuras
que mejor paradas quedaron
tras la fallida fusión, cada uno
con sus correspondientes
meritos a la cabeza de los principales retailers
de Latinoamérica.

 
  El plan de Alvaro Saieh
era genial, ya que con la fusión podría haber sido el único candidato a quedarse con los Tottus y San Francisco de Falabella… por el momento tendrá que esperar o seguir comprando cadenas a terceros.

 

 

Falabella, ¿da vuelta de página?

Dicen que el mismo día que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia fulminó las aspiraciones de D&S y Falabella de fusionarse, en la “tienda” liderada por Juan Cúneo se activaron todos los mecanismos para poner en marcha un plan B, el que hasta ese momento dormía el sueño de los justos, ya que nadie tenía dudas de que la fusión sería aprobada. La orden en Falabella, ese 31 de enero, fue clara: desempolvar las carpetas con los planes de expansión en Chile, Perú, Colombia y Argentina, en lo concerniente a hipermercados Tottus. Una reacción rápida, tendiente a no seguir perdiendo el tiempo, independientemente de lo que determine el Comité de Fusión en las próximas semanas, cuando decida si reclamará o no contra el fallo del tribunal.

Es que desde mayo del año pasado, cuando se anunció la intención de unirse a D&S, los planes de crecimiento de Tottus se paralizaron. Los terrenos que estaban listos para comenzar la construcción quedaron en stand by, ya que varios de ellos estaban en ubicaciones muy cercanas a los Lider. Por tanto, comenzar a construir no se justificaba ya que, además de significar una sobre inversión, podría ser contraproducente para los informes que se debían presentar al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, pues implicaría aumentar el límite de concentración que utilizan los organismos antimonopolios: el índice Herfindaht Hirschman (HHI).

{mospagebreak}

Además, como siempre se trabajó bajo el supuesto de que el tribunal pondría como condición la venta del negocio de supermercados de Falabella (Tottus y San Francisco), no se quiso dejar “pega avanzada” a un tercero que podría benefi ciarse al ser el único comprador posible de estos activos.

Por tanto, la compañía se quedó con varios terrenos disponibles que hoy están siendo reevaluados para iniciar su construcción. Eso sí, estos meses tan perdidos no fueron, ya que los ejecutivos del área supermercados se abocaron a estudiar en profundidad la operación de los locales, a analizar sus falencias y a solucionar los problemas de operación se detectados. Al menos el tiempo gastado en trámites en el TDLC no se perdió del todo.

La mayor de las incertidumbres en el mercado es respecto a los temas que quedarán pendientes; especialmente, si el Comité de Fusión decide no acudir a la Corte Suprema u otras instancias. Por ejemplo, se deberá definir si seguirá o no el remate de los terrenos que pertenecieron a la fábrica de Ambrosoli en Viña del Mar, donde se construiría un Power Center, cuya primera etapa implicaba la apertura de un hipermercado Tottus. Estos terrenos fueron puestos en venta a mediados de enero, cuando todo apuntaba a que la fusión sería aprobada.

A nivel macro, la empresa también enfrentaba significativos efectos. Antes de la fusión, Falabella había anunciado un plan de expansión por 2.500 millones de dólares a 2010 –1.400 millones de dólares para apertura de tiendas y 900 millones para el desarrollo de centros comerciales–, para lo cual inscribió un aumento de capital por 1.000 millones de dólares, la operación más alta de este tipo registrada en la historia del retail. Con el anuncio de fusión no hubo atisbos de ejercer esta opción, dado que una unión con D&S implicaría un canje de acciones y, dado eso, se debía cambiar la inscripción de los ADR.

El plan de inversión de Falabella incluía la apertura de unas 148 tiendas durante los próximos cuatro años en Chile, Argentina, Perú y Colombia. En el área de supermercados, consideraba para 2008 la apertura de cerca de cinco Tottus en Chile y 10 Hipermercados Tottus (cuenta con 4) en Perú. En este último país, a diferencia de Cencosud, la compañía apostó por el aterrizaje independiente, sin compras de por medio, aunque sobre la marcha puso sus ojos en Supermerados Wong, presa que le fue arrebatada por Cencosud.

Por otro lado, bajo este nuevo escenario de “no fusión”, las figuras de Francisco Leyton y Marcelo Fernandino se potencian enormemente, ya que serán los encargados de ejecutar este agresivo plan de expansión de Tottus. Un nuevo escenario para estos ejecutivos, ya que con la fusión no estaba claro el rol que cumplirían si el gerente general de D&S, Enrique Ostalé, pasaba a tener un rol clave.

A nivel de mercado, se prevé que Falabella moverá rápidamente fichas. Incluso, apuestan a que si no apelan a la resolución, saltarán sobre las cadenas que van quedando disponibles. Habrá que ver si el tribunal aceptará una movida de ese tipo, bajo el esquema de retail integrado.

 

 

Terrenos disponibles de Falabella
   
Nombre
Comuna
m2
Temuco – Sta. Irene/Sta. Teresa
Temuco
27.000
Temuco
Temuco
625
Temuco
Temuco
1.250
Calama- Granaderos
Calama

28.543

Ambrosoli
Viña del Mar
29.637
Temuco- Recabarren
Temuco
10.482
Talca
Talca
14.055
Homecenter Lonquén
Cerrillos
45.000
Longaví
Longaví
139.000
Rauco
Rauco
10.300
Nacimiento
Nacimiento
1.009
Quilicura
Quilicura
120
Villarica
Villarica
10.482
Arica Chinchorro
Arica
6.230
Concepción – Bodega Rengo
Concepción
2.185
Fontova
Huechuraba
4.038

 

 

D&S en una encrucijada

Un rearme de D&S en Chile es casi absurdo, es cuestión de ver el mapa. Si se observa dónde están sus locales (ciudad y ubicaciones), prácticamente tiene presencia en el país completo, por lo que muchos espacios de crecimiento no le quedan, a menos que decida ir a pelear a comunas menores en términos de población, lo cual no tendría mayor efecto en sus ventas. Frente a ese reducido cuadro local, la apuesta del mercado es concentrarse en sus formatos Ekono y Lider Express para competir en zonas de menor concentración o donde los hipermercados no llegan.

El diagnóstico es claro: D&S puede seguir haciendo eficiente su labor en Chile y asegurando mejores márgenes –lo cual ya es complicado– y puede seguir creciendo en forma orgánica por el país, pero no tiene espacio para una expansión mayor como para mantener las cifras históricas del negocio supermercadista en los últimos años, con crecimientos de 20%… a menos que ingrese a otro rubro. Lo cual, tras el fallo, se ve complicado.

Varios expertos en retail creen, por ejemplo, que una asociación con Ripley no sólo tiene poco sentido, ya que se trata de culturas de administración distintas, sino que, además, ahora tiene una complicación adicional. En la fusión con Falabella los Ibáñez, en cierta forma, tiene aceptaban entrar a un grupo grande y organizado como tal. En cambio, en una asociación con los Calderón se enfrentarían a un estilo más bien familiar, donde quien maneja la empresa es Lázaro Calderón, un ejecutivo joven, que no va a dejar las riendas.

Por otro lado, Ripley está absolutamente enfocado en su alianza con la mexicana Palacio de Hierro. Los planes son abrir el próximo año cinco locales en México y explorar la posibilidad de ir a Estados Unidos; especialmente, a las zonas con mayor presencia latina.

También se ha hablado de una asociación con La Polar, aunque el problema sería que la multitienda está muy cara.

Por tanto, se cree que la estrategia de los Ibáñez será la del camino propio en Chile y que anunciarán con bombos y platillos su decisión de internacionalizarse.

Y ahí estarán puestos los esfuerzos. Durante el año pasado, un equipo de D&S trabajó intensamente en la compra de la mexicana Gigante, presa con la cual finalmente se quedó la también mexicana Soriana. Hay quienes apuestan a que el mercado azteca les gustó y que no sería raro que se acercaran a la Controladora Comercial Mexicana (Comerci), una de las más grandes compañías de autoservicio en México, con un total de 206 tiendas de autoservicio y 69 restaurantes en 42 ciudades del país. El problema sería el tamaño, porque la empresa que menos vale en México cuesta unos 3.000 ó 4.000 millones de dólares.

El otro foco debería ser Perú. D&S tiene hace rato ganas de ingresar, pero no lo hizo esperando la fusión con Falabella. Por ello, se abstuvo de participar en el proceso de compra de Wong.

En cuanto a comprar o asociarse con el segundo actor del mercado, Supermercados Peruanos, analistas ven difícil que Carlos Rodríguez Pastor deje entrar a un tercero a la propiedad, aunque se darían sinergias importantes, ya que D&S les garantizaría experiencia, mientras que Interbank (banco dueño de la cadena) aportaría su conocimiento financiero.

Este punto no es menor, ya que el tema financiero ha estado en la agenda de D&S. De hecho, estuvo a punto a cerrar un acuerdo con BBVA para que le administrara Presto; negociación que quedó en nada producto de la fusión con Falabella.

Pero sin duda, para muchos el gran movimiento de piezas en este revuelto tablero podría pasar por un cambio en la propiedad de D&S. Cercanos a la familia comentan que en la alianza con Falabella los Ibáñez ya habían hecho el gesto de ceder control, por lo cual hoy ya no les sería tan difícil pensar en vender. En este escenario vuelve el fantasma de Wal Mart, compañía con la cual no llegaron a buen puerto por una cuestión de precios. Tampoco se ve lejano que la francesa Casino ponga sus ojos en ellos. Nada es descartable.

 

 

 

Terrenos disponibles de Saitec
Nombre Comuna m2
San Luis- Macul Peñalolén 31.995
San Pablo Lo Prado 7.926
Franklin Santiago 11.718
Vespucio Movicenter Huechuraba 56.987
Las Pircas Peñalolén 57.370
Pedro Fontova Huechuraba 28.773
Chicureo Colina 330.385
Calera de Tango Calera de Tango 456.847
El Molino Quilicura 113.474
Quilicura Quilicura 103.522
Melipilla Melipilla 10.306
San Felipe San Felipe 6.719
Concepción Concepción 24.080
Osorno Osorno 24.154
Punta Arenas Punta Arenas 25.955
Punta Arenas – Ex Homecenter Punta Arenas  
Vicente Méndez Chillán 23.500
Coronel Coronel 21.150
La Serena La Serena 20.000

 

 

Cencosud ¿Qué más puede hacer?

En Chile, el negocio de supermercados de Cencosud tiene más posibilidades de crecer que el de D&S, ya que todavía le quedan unas cuantas ciudades donde marcar presencia; especialmente, en el norte (por ejemplo, Calama e Iquique).

Con el anuncio de fusión, a Horst Paulmann se le abrió una nueva oportunidad para insistir con la idea de crecer en Chile vía adquisiciones. De hecho, se comenta que tenía casi cerrado un acuerdo para comprar tres cadenas regionales, lo cual iba a concretar si el TDLC permitía la fusión. Su idea era que con la autorización a su competencia, el tribunal no podría seguir limitando su apetito por comprar. El 31 de enero, todo se vino al suelo.

Pero, como es evidente, la empresa no quedó de brazos cruzados a la espera del fallo. El año pasado dio pasos agigantados en su expansión internacional, al comprar GBarbosa en el norte de Brasil y Supermercados Wong en Perú. Así, mientras su competencia directa en Chile se abocaba a la fusión, Cencosud cosechaba frutos que hoy la dejan en una excelente posición.

Y así lo está haciendo. En Perú está comprando nuevas cadenas a nivel regional para aumentar la operación de Wong y, de paso, nuevamente adelantarse a su competencia, aunque Falabella también está abriéndose camino en regiones.

 

 

{mospagebreak}

 

Pero si Cencosud parece tener el camino despejado, en el cortoplazo, se le pueden presentar algunos nubarrones. En el frente local, la compañía está complicada con el fallo que impidió la fusión entre Falabella y D&S, ya que al aparecer el concepto de “retail integrado”, quedan bajo la lupa de la autoridad, la cual podría poner sus ojos en este mega operador con presencia en multitiendas, centros comerciales, supermercados y mejoramiento del hogar.

A nivel internacional el problema es otro. La expansión de Cencosud ha generado aprensiones por parte de competidores como Wal Mart y Carrefour, que ven que poco a poco comienzan a compartir terrenos con un tercero. De hecho, hay quienes aseguran que en Brasil no están dispuestos a ceder espacios a Cencosud y que, casi como un desafío, se han propuesto dejarlo encajonado en Salvador de Bahía.

 

 

Los planes de Saieh para llegar al 15%

Si hay alguien que se tomó a pecho el refrán “a río revuelto, ganancia de pescadores”, es Alvaro Saieh. Cuando el TDLC impidió a Cencosud comprar Unimarc, Saieh apuró el tranco y logró cerrar un deal que todo el mundo veía complicado. Consiguió doblarle la mano a Francisco Javier Errázuriz y convencerlo de que vendiera sin amarras.

Su segundo golpe fue armar un equipo potente, encabezados por Juan Pablo Vega (ex D&S), que comenzó a trabajar rápido en el cambio de rostro de Unimarc.

La tercera jugada vino con la compra de Deca y Bryc, lo cual dejó a MAS (la entidad que agrupa a pequeñas cadenas regionales) sin sus mejores presas logrando, de paso, que Southern Cross retrocediera en su intención de comprar MAS.

Todas estas compras debían ser coronadas con la adquisición de los supermercados Tottus y San Francisco, que Falabella tendría que vender como condición a su fusión con D&S. Sin embargo, el tribunal echó por tierra esa opción.

Como sea, Ahora Saieh tiene cerca de un 11% del mercado, una participación atractiva para vender o para potenciarlo como negocio, donde el crédito cobra relevancia para este empresario con intereses en el sistema financiero. Con todo, su competencia cree que ahí no tiene tanto terreno por recorrer, porque el crédito en el negocio de la comida es marginal.

Por otro lado, comentan que Saieh ha comprado supermercados, no hipermercados, lo cual demanda tener un sistema de operación y logística en la reposición mucho más efectivo y eficiente; porque si estos factores no funcionan como reloj, la cuenta se nota en los márgenes y en la rentabilidad del negocio. Asimismo, en el mercado aseguran que Saieh no ha comprado barato y que los activos no son fáciles de integrar.

Pero más allá de estos cálculos, lo concreto es que el empresario dio un golpe inesperado y que seguirá sorprendiendo. Si bien Korlaet ha negado que están en venta, tiene claro que es el momento de considerarlo, a menos que esté dispuesto a dar la pelea a colosos como Jumbo y D&S e intentar no morir en el intento.

 

 

5 Cadenas regionales, su peso en oro

El rechazo a la fusión pone de nuevo los ojos en los actores regionales, ya que son ellos quienes pueden añadir cuota de mercado y agilizar el crecimiento; especialmente, de quienes tienen grandes ambiciones y baja cuota de mercado: Falabella, Saieh. D&S y Cencosud se quedan atrás en esta carrera, producto de su cuota de mercado. Además, en el caso de Cencosud existe una medida cautelar que le impide comprar cualquier cadena de sin consultar previamente al TDLC. Eso fue lo que hace poco le impidió comprar Unimarc.

Poniéndolo en términos simples, en conjunto D&S, Cencosud, Falabella y ahora el grupo de Saieh, reúnen una participación de mercado nacional en torno al 80%, por lo que, sumando y restando, hay en el mercado un 20% flotando entre varios supermercadistas de menor tamaño.

Haciendo un barrido entre los supermercados considerados como eventuales candidatos, aparecen nombres en casi todas las regiones. En el norte, además de Korlaet, Palmira y Rossi, tienen participaciones importantes en la I Región, donde en conjunto se llevan el 37% de la torta. En la zona central, el abanico es menor, con cadenas más pequeñas como Puerto Cristo –en Santiago–, vinculada a la familia Gracia, y Supermercados Cugat en Rancagua.

Es a partir de la VIII Región donde el naipe se engrosa. En la zona del Bío Bío, el segundo actor es la cadena Keymarket, controlada por la familia Reppeto, una de las más atractivas, ya que cuenta con cerca de 40 salas de venta y 23% de participación.

En la IX Región, el actor más visible es Muñoz Hermanos que, con su casi 20%, está sobre Cencosud y D&S y el fuerte de esta cadena está centrado en Temuco, donde están sus cuatro locales. En Los Lagos y Los Ríos, la supremacía la tiene Supermercado Bigger, del empresario de origen turco José Bayelle, que maneja una decena de locales en Osorno y Valdivia. También son atractivos en esta zona los Full Fresh Market, de la familia Mosa, que tiene locales entre Puerto Montt y Coyhaique, y en esta última zona también surgen otros supermercados atractivos como Multimas Regional, que maneja el 65% de la torta regional, y Vyhmeister, con el 5%, sólo en la XI Región. En Magallanes, el actor relevante es Abu Gosch, con casi la mitad del mercado. También destacan Cofrima y Supermercados Marisol.

A sabiendas de que podrían jugar un rol clave en el crecimiento de las grandes, y en la pelea que de seguro darán para no ceder participación, varios de estos actores pequeños se han mostrado interesados en negociar su venta; claro que no todos a nivel público. Por eso, en la industria ya se habla de “la fiebre de venta de los supermercados chicos”, en alusión a ellos y a que, en la práctica, lo que buscan es hacer una buena pasada, con precios que muchos consideran altos.

Por esto, donde podrían venir más novedades es de la mano de Saieh, que en los últimos meses ya se hizo de las cadenas Deca, Montserrat, El Loro y Bryc, además de Unimarc, con lo que ya concentra actividad entre la III y la X regiones. Y como en el mercado las especulaciones suben, también se habla de Korlaet, el segundo actor de Antofagasta, aunque sus ejecutivos lo desmienten. Esta cadena es de las grandes que queda en el norte, con más de un cuarto de participación en la II Región y una decena de locales. Lo concreto es que en el mercado de supermercados regionales sigue el rumor de que vendrán nuevas compras por parte del empresario. Todo es válido cuando la meta es llegar al 15%.

 

 

Cómo se divide la torta en regiones
I Lider
44,9%
Palmira*
26,5%
Cencosud
17,8%
Rossi*
10,8%
   
II Lider
39,4%
Korlaet*
26,6%
Cencosud
22,5%
Falabella
5,1%
Sup. Colón*
3,5%
Sup. El Oso*
3,0%
III Rendic
46,9%
Lider
17,3%
Cencosud
16,8%
Abarital*
7,4%
Sup. El Inca*
6,4%
Sup. Zamora*
3,2%
IV Rendic
38,3%
Lider
26,0%
Cencosud
15,9%
Sup. San Juan*7,6% La Italiana*
6,2%
Los Naranjos*
4,4%
V Cencosud
49,1%
Lider
27,9%
Falabella
5,1%
Bryc-Mayorista 103,1% Unimarc
1,8%
Sup. Cordillera*
1,8%
RM Lider
40,5%
Cencosud
35,9%
Falabella
8,7%
Montserrat
5,8%
Unimarc
3,9%
Puerto Cristo*
1,4%
VI Cencosud
23,5%
Sup. Cugat*
17,6%
Lider
14,7%
El Loro
9,8%
La Fama*
7,3%
Económico el 9*
7,2%
VII Lider
46,5%
Bryc-Mayorista 10 23,9% Cencosud
7,9%
El Pilar-Oper*
6,8%
Diproc-Fiesta*
4,6%
Unimarc
2,1%
VIII Cencosud 27,8% Keymarket-Super 10*
23,3%
Lider
20,2%
Sup. Tucapel*
5,7%
Sup. Las Brujas*
5,3%
Unimarc
2,4%
IX Muñoz Hnos* 19,0% Cencosud
16,7%
Lider
16,0%
Almacenes Eltit*
11,0%
Bryc-Mayorista 109,8% El Trébol*
5,9%
X Sup. Bigger* 22,3% Lider
22,1%
Cencosud
15,7%
Full Fresh Market*
15,2%
Unico*
8,2%
Bryc-Mayorista 105,2%
XI Multimas Regional* 64,4% Full Fresh Market*
28,2%
Vyhmeister*
4,6%
Sup. La Polar*
2,9%
   
XII Abu-Gosch* 46,9% Lider
31,5%
Cofrima*
17,5%
Sup. Marisol*
1,3%
Autoser. Don Bosco*
1,1%
Sup. Magno* 1,0%

 

 

{mospagebreak}

 

 

El plan para revertir

UN FALLO BLINDADO

 

ESTA TODO LISTO PARA INICIAR UNA NUEVA BATALLA LEGAL, ESTA VEZ ANTE LA SUPREMA. AL EQUIPO INICIAL SE SUMARAN DAVOR HARASIC Y CARLOS CONCHA, Y SE CONTRATO UN INFORME EN DERECHO DE DOMINGO VALDES.

 

Si bien en la última reunión del equipo de fusión de Falabella y D&S los ánimos estaban por suelo y existía poca claridad respecto a si era conveniente seguir con la pugna legal, el equipo de abogados consiguió “agarrarse” de un hilo para intentar revertir un fallo que parece estar blindado.

La estrategia comenzó a ser diseñada el día hábil siguiente del fallo. Los estudios FerradaNehme, Barros Letelier y Bulnes, Pellegrini y Urrutia, se reunieron con los controladores y plantearon que no había muchas alternativas. Sin embargo, los representantes de FerradaNehme dejaron abierta la posibilidad de ir a los tribunales, propuesta que fi nalmente prendió entre los controladores, encendiendo los motores para comenzar a elaborar la estrategia legal.

El plan que será dado a conocer en las próximas semanas al Comité de Fusión es el siguiente: se presentará ante la Corte Suprema un recurso de queja en el cual se argumentará que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia no tiene las facultades para rechazar una fusión. Para ello se unió al equipo el abogado Davor Harasic, quien hará su parte en todo lo que tiene que ver con el aspecto procesal. De hecho, será él quien patrocinará el recurso de queja que será presentado ante la Suprema.

Para respaldar esta tesis, se contrató un informe en derecho del abogado Domingo Valdés, fiscal de Enersis responsable para Chile y Latinoamérica, experto en temas de libre competencia y que es el único que ha escrito en Chile un libro sobre la materia.

También formará parte del contingente, el abogado Carlos Concha, socio de Ortúzar, Aguila y Concha, quien fue contactado por los controladores de D&S y Falabella.

Si bien el recurso de queja sería la prioridad, también se está pensando en otras alternativas, que serán presentadas al Comité de Fusión para ver si se procede a darles curso o no, ya que una de ellas sería ir al Tribunal Constitucional. En este caso, las empresas podrían argumentar que el fallo atenta contra las garantías expuestas en la Constitución de la República, en el artículo 21, que se refiere al derecho a desarrollar cualquiera actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, respetando las normas legales que la regulen.

La mítica Tercera Sala

En la eventualidad que las partes decidan seguir con las instancias legales y acudir a la Corte Suprema, la responsabilidad de analizar el recurso de reclamación recae automáticamente en la Tercera Sala, que ha atendido antes varias otras causas relacionadas con la libre competencia, y que es la encargada de los temas constitucionales.

Expertos en temas de libre competencia, que han enfrentado procesos en dicha sala, describen a sus ministros como juristas con una capacidad técnica muy desarrollada. “Es una sala con mucha preocupación por los temas procesales de las causas. Se preocupan mucho en que las pruebas no tengan defectos técnicos”, comenta un abogado de la plaza. Otro agrega que “han ido aprendiendo mucho en temas de libre competencia y ya tienen más experiencia y preparación”.

La Tercera Sala está compuesta por cinco abogados. La preside Ricardo Gálvez, de quien se dice es uno de los jueces más duros al interior del máximo tribunal y de un marcado apego a la legislación. Enemigo de aparecer en los medios de prensa, es profesor de derecho procesal en la Universidad Católica.

Los otros miembros de la Sala son los ministros Adalis Oyarzún, Héctor Carreño, Pedro Pierry y la recientemente nombrada Sonia Araneda. Sobre ellos, entre los especialistas se advierte que suelen madurar con mucha dedicación sus fallos y que –habitualmente– sus veredictos han sido en forma unánimes, es decir, con un alto grado de consenso. Oyarzún, Carreño y Pierry han estado detrás de otras causas, como la sentencia defi nitiva al pago de una multa por 1.000 UTM a Celulosa Arauco, cursada en 2006 por los problemas de malos olores de su planta en Valdivia.