“La renta petrolera ha desaparecido para las finanzas del Gobierno Nacional”. Con esa frase, el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, ejemplificó el impacto que tuvo la caída de los precios del petróleo. El discurso lo dio el funcionario a fines de 2015, pero aún hoy se sienten las consecuencias del fin del boom […]

  • 13 noviembre, 2017

“La renta petrolera ha desaparecido para las finanzas del Gobierno Nacional”. Con esa frase, el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, ejemplificó el impacto que tuvo la caída de los precios del petróleo. El discurso lo dio el funcionario a fines de 2015, pero aún hoy se sienten las consecuencias del fin del boom de los commodities y que, en parte, no permitirán que Colombia crezca más de 2% justo cuando enfrenta su primer año de posconflicto.

Otra reforma tributaria, una pensional y mejorar la competitividad a través del programa vial de infraestructura, denominado de cuarta generación (4G) y que tendría un impacto sobre el Producto Interno Bruto nacional cercano a 0,5% anual hasta 2020, forman parte de la agenda para recuperar el crecimiento.

Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), a pesar de que se tramitó una reforma tributaria a fines del año pasado, es necesario que se vuelva a presentar un proyecto “que grave más fuertemente a las personas naturales”. El Banco Mundial calcula que la contribución al recaudo de las personas es de 17,4%, mientras que el de las empresas es de 82,6%.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.