El gobierno mostró sus cartas. En conferencia de prensa, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dio a conocer parte de los detalles del proyecto de modernización tributaria, sorprendiendo con un tema que llamó la atención de los expertos: un denominado “avenimiento” en juicios pendientes en la administración tributaria. Ello significa que las partes en conflicto […]

  • 23 agosto, 2018

El gobierno mostró sus cartas. En conferencia de prensa, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, dio a conocer parte de los detalles del proyecto de modernización tributaria, sorprendiendo con un tema que llamó la atención de los expertos: un denominado “avenimiento” en juicios pendientes en la administración tributaria.

Ello significa que las partes en conflicto se ponen de acuerdo para dar fin a un proceso judicial abierto.La propuesta del Ejecutivo establece la posibilidad de dar término a todos los juicios pendientes en la justicia tributaria, con una condonación de un 100% de los intereses y multas.

Hoy, la legislación permite mecanismos de conciliación entre las partes, pero la ventana que consagra el proyecto incentivaría el acuerdo entre las partes.

“Esto, a fin de desconcentrar la carga de los tribunales y dar solución a juicios de larga data”, explicó Larraín. Eso sí, el titular de las finanzas públicas descartó que aquello implique un “perdonazo” para los contribuyentes, ya que “en ningún caso” -dijo- se condonarán impuestos ni reajustes. La medida regirá por dos años.

En la actualidad, hay más de 3.600 causas pendientes en los tribunales por causas tributarias, por controversias entre el Servicio de Impuestos Internos -SII-, Tesorería y Aduanas con contribuyentes.

¿Cómo se aplicará?

El socio de Tax & Legal de BDO, Rodrigo Benítez, celebra la medida y calcula que a diciembre de 2016 había alrededor de US$ 12.000 millones en recursos involucrados en procesos pendientes. “No es un perdonazo, sino que el solucionar temas pendientes de impuestos de una manera reglada”, destaca.

La socia de Servicios Legales y Tributarios de PwC, Loreto Pelegrí, califica como “muy importante” la medida: “Es muy positivo que como incentivo se condonen los intereses y las multas, ya que hoy si un contribuyente va a juicio, empiezan a correr los intereses que que llegan al 18% anual, lo cual es excesivo”.

Para Joseph Courand, socio líder de Tax & Legal de Deloitte, la medida logrará “descongestionar” el número de causas en los tribunales especializados: “Un avenimiento extrajudicial administrativo parece ir en la dirección correcta y debiese recaer en materias similares a las que pueden ser conciliadas”.

La socia líder de Consultoría Tributaria de EY, Javiera Contreras, espera que la normativa incluya “concesiones recíprocas” entre el SII y el contribuyente: “Esto descarta la posibilidad de un perdonazo, por cuanto un avenimiento supone un grado de equilibrio entre la pretensión fiscal y la del particular (es decir, impuestos se pagarán de todos modos)”

“Me parece oportuno y una muy buena idea que el Ejecutivo se haga cargo de un problema tan relevante para el país, como es la justicia tributaria y proponga desjudicializar los casos”, valora Christian Aste, de VLA Abogados.

Camilo Béjar, director del Grupo Tributario de AZ, reconoce que para cualquier gobierno es “sensible” desde el punto de vista político “presentar una ley que condone intereses y multas a personas expuestas políticamente, a casos de alta connotación pública o a familias de alto patrimonio”.

El socio del Área de Derecho Tributario de Ayala & Ruiz Consultores, Diego Berríos, advierte que “a simple vista” la medida “raya con la inconstitucionalidad”.

“No creo que esta medida pueda ser considerada como un perdonazo, porque el servicio no puede condonar impuestos, sino que facilita el pago de estos condonando los intereses a los que ha sido sometida esa deuda”, complementa Lisandro Serrano Romo, socio del grupo Vial Serrano Abogados.

Fuente: Diario Financiero