La pregunta resuena en el Monumental, en las oficinas de Blanco y Negro y en la cancha. El silencioso estilo que ha impuesto el nuevo directorio de la sociedad concesionaria de Colo Colo tiene a todos intrigados. ¿Quién corre con ventaja en la troika compuesta por León Vial, Aníbal Mosa y el saliente Levy? Aunque el consenso indica que el primero lleva delantera, la lucha de poder hoy ya no es tema en ByN. Por lo menos por ahora.

  • 31 julio, 2012

 

La pregunta resuena en el Monumental, en las oficinas de Blanco y Negro y en la cancha. El silencioso estilo que ha impuesto el nuevo directorio de la sociedad concesionaria de Colo Colo tiene a todos intrigados. ¿Quién corre con ventaja en la troika compuesta por León Vial, Aníbal Mosa y el saliente Levy? Aunque el consenso indica que el primero lleva delantera, la lucha de poder hoy ya no es tema en ByN. Por lo menos por ahora. Por Antonieta de la Fuente.

Ha sido un año complicado para Colo Colo. Los resultados deportivos, los cambios de propiedad en Blanco y Negro, la sociedad concesionaria, y los líos al interior de la corporación desencadenaron la tormenta perfecta para el equipo más popular de Chile. A esto se sumó el buen desempeño de su archirival, la U, lo que ha hecho aún más evidente la crisis por la que atraviesa el plantel albo.

Pero, por lo menos al interior de Blanco y Negro, las nubes parecen estar en retirada. Ésa es la impresión que tienen los directores. Dicen que no ha sido fácil, que los costos personales son altos y que el día a día es intenso. Pero están confiados en que las decisiones que están tomando tendrán resultados positivos. Las últimas decisiones que se han tomado, desde contratar al director técnico Omar Labruna, traer de vuelta a Juan Gutiérrez como director deportivo y al preparador físico Jorge Fleitas, contaron con la unanimidad del directorio.

Una señal, supopnen los directores, de que los polémicos movimientos de propiedad que caldearon los ánimos en Blanco y Negro a principios de año, ya son cosa del pasado y que el rearme interno está resultando beneficioso para el club. Hoy, lejos de las pugnas de poder de antaño, el gobierno corporativo post-Levy, está mostrando más signos de querer trabajar en forma conjunta y consensuada que de personalizar los liderazgos. Aunque el que ronca –o ruge dicen algunos– es León Vial, el socio de LarrainVial.

“En este momento no veo pugnas de poder en el directorio. Levy vendió, Aníbal (Mosa) ha ido consolidado su confianza en el proyecto, hay distintos participantes y todos trabajan con la idea de que a Colo Colo le vaya bien”, comenta José Tomás Errázuriz, abogado socio del estudio Barros y Errázuriz y director de Blanco y Negro.

El líder invisible
Dónde está León Vial, qué piensa León Vial, qué decisiones toma León Vial… La pregunta hace eco desde hace varios meses entre dirigentes de Colo Colo, socios del club deportivo, miembros de la Garra Blanca e hinchas del equipo. Acostumbrados a líderes de alto perfil, mucho carisma y amigos de la prensa, a todos les intriga la baja figuración pública de quien representa al principal accionista de Blanco y Negro. No se explican que no haya asumido la presidencia tras la renuncia de Levy, un cargo que –por lo menos hasta ahora– había estado reservado para quien tuviera el mayor porcentaje de acciones en su poder.

Quienes conocen al socio de LarrainVial saben que Leonidas Vial es uno de los empresarios más esquivos con la prensa de Chile. Aunque se mueve como pez en las aguas de los negocios, participa de varios directorios y ha estado detrás de las transacciones más mediáticas de los últimos decenios en Chile, nunca ha dado una entrevista. Su filosofía es pasar lo más inadvertido posible. Por eso, sus cercanos sabían desde un principio que su estilo era incompatible con la presidencia de la sociedad concesionaria de Colo Colo. Además, ya tuvo una experiencia traumática cuando la Garra Blanca lo funó en las oficinas de LarrainVial en pleno El Bosque Norte.

Su estilo contrasta con la figura de Gabriel Ruiz Tagle, quien desde la cabeza de Blanco y Negro pasó a ocupar un cargo público en

Leonidas Vial actúa de manera casi invisible. Va al estadio, pero no se sienta en el palco, visita los entrenamientos los sábados, visita los camarines y llama “matiné, vermouth y tarde” al presidente de Blanco y Negro y a los ejecutivos de la sociedad para informarse de todo.

el gobierno, y del actual presidente de Azul Azul, José Yuraszeck, amigo de Vial con quien comparte la propiedad de CIC, la fabricante de colchones, y quien no trepida a la hora de salir públicamente a defender a la U.

¿Cómo llegó una persona como León Vial a involucrarse en el fútbol? Es una pregunta que varios se hacen. No hay evidencia de que haya sido un histórico amante de la camiseta alba, pero de que hoy es hincha no hay dudas, dicen sus cercanos. Además, siempre ha sido una persona muy deportista. “Jugó fútbol mucho tiempo en las ligas hasta que se lesionó la rodilla”, comenta José Tomás Errázuriz.

Pero sin duda una razón muy poderosa es que LarrainVial jugó un papel crucial para sacar a Colo Colo de la quiebra. Blanco y Negro se transformó en un experimento en el cual la corredora se involucró con todo, y que dio resultado. Por eso, se trata de una especie de “hijo” de Larra, como le dicen al firma financiera en el mercado. “Él fue el partero de las sociedades anónimas en el fútbol. Y cuando uno es el padre de una organización quiere que a su hijo le vaya bien”, dice Carlos Tapia, actual presidente de Blanco y Negro.

Aunque no hay claridad sobre quiénes son los titulares de las acciones que posee LarrainVial, en el mercado circula la tesis de que Vial tiene al menos un 10% por cuenta propia y el resto está en manos de diversos inversionistas que han apostado al club.
Para Errázuriz, no hay dudas de que el líder natural hoy en Colo Colo es León Vial. “No sólo por el porcentaje accionario, sino por un tema de actitud. Está dedicando mucho tiempo a Colo Colo, escucha mucho, está permanentemente buscando las mejores alternativas y se involucra mucho”, comenta.

Vial actúa de manera casi invisible. Va al estadio, pero no se sienta en el palco, va a los entrenamientos los sábados, visita los camarines y llama “matiné, vermouth y tarde” al presidente de Blanco y Negro y otros ejecutivos de la sociedad para informarse de todo lo que está pasando, como lo confirma el mismo Carlos Tapia. “León Vial sabe desde que un jugador estuvo enfermo con fiebre el fin de semana internado en la clínica hasta cuál es el juvenil que está destacando más y se involucra en todas las decisiones. Está siempre muy informado”, dice Tapia.

Sin ir más lejos, fue el socio de LarrainVial quien llevó adelante el contacto y la negociación con Juan Gutiérrez para que volviera al equipo y está en constante contacto con diferentes personas del mundo del fútbol.

Principal: Leonidas Vidal
Arriba: José Tomás Errázuriz; Andrés Vicuña; Carlos Tapia
Abajo: Aníbal Mosa; Hernán Levy; Álvaro Romero

El hombre puente
Hasta el año pasado era Levy quien tenía el mayor poder dentro de Blanco y Negro. Pero las cosas cambiaron en enero pasado cuando Felipe Bertin, quien tenía cerca de 10% de la sociedad, decidió vender su parte. LarrainVial, a nombre de un inversionista anónimo compró el paquete, operación que dejó al banco de inversión con un porcentaje mayor que el presidente de la entidad. Con esta movida, los equilibrios internos empezaron a desarmarse. Quienes fueron testigos de la operación, dicen que Levy se molestó por la forma en que se había realizado la transacción porque sólo se enteró de ésta cuando ya el remate estaba cerrado.

Lo cierto es que en ese entonces los ánimos se caldearon al interior del directorio. Aunque Vial a través de un correo electrónico manifestó su respaldo al presidente de Blanco y Negro, el liderazgo de Levy estaba en entredicho. A esto se sumaba además que las críticas a la gestión del dueño de Cerámicas Santiago habían comenzado a agudizarse. Se le criticaba, por ejemplo, que hubiera contratado a Ivo Basay como entrenador por un año y medio, cuando podría haberlo hecho sólo por un año. Esta decisión implicó pagar una indemnización mayor al ex jugador de Colo Colo al momento de su salida en abril pasado.

El hecho es que Levy, desencantado de su incursión en el fútbol –a la que había entrado motivado por el desafío de dar vuelta los resultados del club y tener una plataforma de inversión social–, prefirió dar marcha atrás y no repostuló a la presidencia. Así, comenzó a configurarse un nuevo mapa en el gobierno corporativo de Blanco y Negro. LarrainVial como accionista principal necesitaba aliados. Y León Vial ideó una jugada maestra: poner a un hombre de la corporación como representante de LarrainVial y así dar mayor poder a la corporación de Colo Colo al interior del directorio de la sociedad concesionaria.

El abogado José Tomás Errázuriz emergió como el candidato ideal para tales fines. Vial y Errázuriz se conocen desde hace años. Errázuriz ha estado detrás de varias de las operaciones que ha cerrado LarrainVial y es además muy cercano a Andrés Vicuña como miembro del directorio de Embonor.

El socio del estudio Barros y Errázuriz, hincha de Colo Colo y quien ha participado activamente en la historia de la corporación, se transformó así en el “hombre bisagra” entre estos dos mundos. Para Carlos Tapia, presidente de Blanco y Negro no hay dudas de que el abogado ha sido un puente. “José Tomás Errázuriz tiene, unido a su espíritu colocolino, una cantidad enorme de talentos y virtudes y estoy orgulloso de que sea parte de este directorio. Aporta mucho con sus conocimientos y destreza”, recalca. Lo mismo opina Vicuña, quien lo describe como “un abogado criterioso, trabajador, muy hincha de Colo Colo. Lleva años en la corporación y conoce muy bien ambos mundos y la verdad es que entre la corporación y Blanco y Negro deben existir objetivos comunes y en eso han contribuido mucho Carlos (Tapia) y José Tomás”.

Mosa entra a la cancha
Donde todos tenían dudas era en el rol que jugaría Aníbal Mosa luego del reordene de poderes en el directorio. Las intenciones del empresario puertomontino de origen sirio de tener un papel más protagónico en Colo Colo quedaron en evidencia cuando se ofreció para ocupar la presidencia de Blanco y Negro, tras el anuncio de Levy de no repostular. Y luego se confirmaron cuando compró el paquete de 9,5% de acciones de la sociedad que vendió el dueño de Cerámicas Santiago hace un mes, con lo que alcanzó el 25% de la propiedad, el límite al que puede acceder un accionista por cuenta propia.

La transacción le da derecho a Mosa a elegir a un director más en la mesa –Levy tendría que sacar a uno de los suyos- lo que podría ocurrir en los próximos directorios. Con esto, terminaría por consolidar su posición como hombre fuerte dentro del club.

Sin holguras para invertir en jugadores caros, la apuesta hoy son las divisiones inferiores. Atrás quedaron las compras de futbolistas que no rendían lo esperado. La nueva era es potenciar a los cadetes para que empiecen a brillar en el primer equipo.

Pero al revés de lo que muchos pensaron, la llegada de Mosa y su interés por involucrarse más en el club no ha despertado pugnas al interior del directorio. De hecho, dicen que ha sido todo lo contrario. “Participa activamente, sobre todo desde el punto de vista financiero. Como joven, es impetuoso, lo que es más una virtud que un defecto. Viene a casi todos los partidos e incluso nos acompaña a provincia”, resalta Tapia.

El aporte de Mosa ha sido evidente. Se ha hecho asesorar de expertos para poder entregar puntos de vista diferentes y está jugando un rol cada vez más preponderante en el directorio. Se sumó de motu proprio a la Comisión de Fútbol y en el tema financiero, ha sido un acérrimo defensor de la rigurosidad en el presupuesto, tema que lo ha acercado a León Vial, quien también es de la idea que los objetivos del club deben cumplirse conforme a su realidad y no gastando de más.

“Hay un rol muy activo y de mucha colaboración de Aníbal Mosa. Es un gran hincha, pero no se queda en eso. Le pone cabeza, frialdad y objetivos y le he visto una opinión seria y comprometida, lo considero un aporte”, indica Errázuriz.

“Tiene mucho amor por la camiseta y está siempre tratando de aportar ideas, ha sido una sorpresa positiva porque está pensando hacia delante para sacar campeón al equipo”, agrega Vicuña.

¿Y los goles?
Las últimas reuniones de directorio se han dado sin sobresaltos. Aunque en la del tercer miércoles de julio Mosa se excusó de participar por estar fuera de Chile, las decisiones están alineadas. Sin holguras para invertir en jugadores caros, todos los esfuerzos están puestos hoy en las divisiones inferiores. Atrás quedaron las compras de futbolistas que no rendían lo esperado. La apuesta hoy es potenciar a los cadetes para que empiecen a brillar en el primer equipo. Algo que se ya se está cumpliendo. “El alma y el corazón hoy están puestos en la cantera y como comisión de fútbol hemos querido reforzar esto. Estamos revisando íntegramente todo, personas, equipos, y reestructurando porque queremos que estas divisiones ocupen un lugar relevante en Colo Colo. Prueba de esto es que en el último mes y medio han jugado más juveniles que en los últimos tres años”, dice Andrés Vicuña, quien lidera la Comisión de Fútbol de Blanco y Negro como director de la sociedad y que además es presidente de Coca-Cola Embonor.

En este plan es clave el regreso de Juan Gutiérrez como jefe deportivo. Fue él quien trabajó en las divisiones inferiores de Colo Colo cuando el club estuvo al borde de la quiebra y de esa cantera salieron jugadores como Jorge Valdivia y Matías Fernández, grandes estrellas del fútbol nacional. “Como director deportivo asesora al comité de fútbol y su misión es reorganizar a las divisiones inferiores para que esa información pase al primer equipo, algo que antes no estaba fluyendo como debía”, indica José Tomás Errázuriz, abogado socio del estudio Barros & Errázuriz y director de ByN.

En esa tarea, la llegada del entrenador Omar Labruna y del preparador físico Jorge Fleitas, terminan de armar el puzzle. Para la administración del club, se trata de un trío completo, que dará frutos en lo deportivo. “Para profesionalizar al máximo la institución hemos formado un cuerpo técnico de primer nivel con Fleitas, Gutiérrez, Labruna y su ayudante José Luis Villarreal”, destaca Carlos Tapia, abogado y actual presidente de Blanco y Negro.

Ahora, habrá que ver si el plan da resultado y los astros se alinean para que Colo Colo vuelva a recuperar su sitial y cosechar goles. Porque al final, en el fútbol la que manda siempre es la pelota.

Fuego cruzado en la corporación
Si las cosas están más tranquilas al interior del directorio de Blanco y Negro, no ocurre lo mismo en la Corporación Club Social y Deportivo Colo Colo.

La oposición a la presidencia liderada por Cristian Varela ha sido fuerte. Tanto así, que la última asamblea del 21 de julio los socios rechazaron la memoria y le balance anual presentado por Varela.

En forma paralela, un grupo de 12 accionistas minoritarios de Blanco y Negro presentó un requerimiento ante la SVS a mediados de julio para que investigue una serie de traspasos de jugadores de Colo Colo de los últimos años, así como una lista de facturas emitidas por la concesionaria. El regulador pidió información a Blanco y Negro, ante lo cual la sociedad entregó la documentación requerida y recalcó que la sociedad entrega el detalle de los traspasos en forma mensual y trimestral como lo estipula la ley de sociedades anónimas.

Cerca del un 90% de los minoritarios que participaron de esta petición son además socios de la corporación, quienes se oponen a la gestión de Varela. Según su abogado, Fernando Monsalve, la acción ante la SVS busca que los accionistas minoritarios tengan mayor información de las transacciones que realiza la sociedad concesionaria, de manera de poder ejercer un rol fiscalizador más activo.

Sin embargo, entre algunos socios, detrás de la mayor presión de este grupo estaría el interés por debilitar a Blanco y Negro como sociedad y terminar con el modelo de sociedad anónima. Algo que Monsalve reconoce haber escuchado entre los minoritarios, aunque dice que no es el propósito de la acciones ante la SVS.

 

Números rojos y próximos pasos
Los balances de Blanco y Negro reflejan el complicado momento que atraviesa el club. Álvaro Romero, gerente general de la sociedad, asume que ha sido un año complejo y que el mercado en Europa, el principal comprador de jugadores “ha estado flojo”. Un dato no menor, considerando que la venta es la principal fuente de ingresos de los equipos de fútbol en Chile. Sin embargo, recalca que los presupuestos operacionales se cumplieron sin necesidad de vender jugadores y que el flujo de caja se encuentra estable.

Al cierre del primer semestre, el Ebitda de Blanco y Negro es positivo, aún cuando las pérdidas acumuladas en el ejercicio suman alrededor de 1.900 millones de pesos. Sin embargo, Romero destaca que el club cuenta con solidez financiera, proveniente de las utilidades acumuladas de ejercicios anteriores por 2.900 millones de pesos y depósitos a plazo por 2.177 millones de pesos.

Nuevos pasos
En el plan estratégico de Blanco y Negro, otro de los énfasis que está dando el nuevo directorio es fidelizar a los socios. Carlos Tapia explica que esto se está haciendo a través de diversas iniciativas. Una de ellas es aumentar el número de accesos al Monumental, de manera que la entrada a los partidos sea más expedita e ir migrando progresivamente hacia la venta de tickets a través de Internet o lugares asociados a través de Feria Ticket, de manera de terminar con las eternas esperas de los hinchas fuera del estadio y individualizar a quienes compran las entradas para tener mayor control de quién ingresa y así contribuir a disminuir la violencia en los centros deportivos.

Otro punto es rentabilizar la infraestructura que hoy está subutilizada, porque sólo se usa dos veces al mes cuando Colo Colo juega de local. Para eso, se realizarán anualmente seis mega-espectáculos como conciertos y recitales, además de poner a disposición el estadio para que juegue la selección nacional como ocurrirá el próximo 11 de septiembre en el partido de Chile contra Colombia.

También entre las iniciativas más sociales, están en conversaciones preliminares para llevar a la soprano Verónica Villarroel para que realice talleres de canto y recitales, “de manera de acercar la cultura a los socios de Colo Colo”, adelanta Tapia.