El sábado la abogada dejó su cargo como presidenta de la Asociación de Isapres. ¿Por qué tomó la decisión ese día?
Foto: Rodolfo Jara

  • 30 junio, 2020

A las 17:00 de esta tarde, la ex presidenta ejecutiva de la Asociación de Isapres (AICH), Josefina Montenegro (43), debió haber participado en la reunión por Zoom que organizó la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados. En su reemplazo lo hizo Gonzalo Simón, gerente general interino de la organización y quien lidera al gremio tras la renuncia de Montenegro el sábado pasado.

El fin de semana, la abogada se sentó en el escritorio de su casa y desde ahí redactó un correo que luego envió a los directores de la asociación en el que les informaba que daba un paso al lado y que dejaba su puesto de forma inmediata. ¿La razón? Desavenencias con las aseguradoras y la falta de conexión y empatía de las isapres con la realidad que se vive en el país. De inmediato, recibió varios llamados de los receptores. “Cuando ella asumió, pensó que era un trabajo desafiante, y que ahí podría hacer algo muy importante para el país, una solución en un sector delicado. Creyó que podría ser parte de un cambio que le hiciera bien a Chile. Sin embargo, al final, ese anhelo no pudo avanzar”, asegura un colaborador. Otro agrega: “Ella ingresó para ser parte de la solución y no fue posible. Por eso dijo ‘mejor me retiro para que otros defiendan lo indefendible’. No comparte las decisiones, ni miradas ni la forma en que las expresan”.

Eso no es todo. Si bien de su entorno cuentan que hace rato que venía pensando esta decisión, el viernes se confirmó una atractiva oferta laboral que por estos días analiza con bastante interés.

 Sin unanimidad

Montenegro consideraba inadmisible una moción del proyecto que prohíbe a las isapres modificar los contratos de salud o aumentar su precio durante la pandemia. “A su parecer, aquella era una materia que el Presidente de la República debía definir”, indica alguien que ha conversado con ella estos días. Por eso, intentó que aquella moción se declarara inadmisible, pero la Comisión de Salud de la Cámara señaló que era admisible por 8 votos contra 4.

Sin embargo, eso está lejos de ser la razón de su salida. Pero sí, da cuenta de las diferencias que se hicieron cada vez más evidentes con las isapres. “Ellos le reclamaban que por su cargo saliera a defender a la agrupación, a hablar en público. Sin embargo, ella no lo hacía”, relatan desde las aseguradoras. En la vereda del frente, en tanto, explican que Montenegro hablaba fluidamente con la prensa, que todas las semanas había cuñas de ella. Pero, de su círculo dejan claro que ella no estaba dispuesta a hacer pautas ni expresar opiniones que ella no compartía y donde tampoco había unanimidad. “Ella representa a un gremio. Si no hay unidad ni unanimidad, ella simplemente no puede salir a hablar o representar a solo algunos de ellos”, indica alguien que trabaja con ella de cerca.

Con todo, varios coinciden en que Josefina Montenegro maneja con facilidad el “mundo político” porque ha tenido que participar de varias comisiones en el Senado y la Cámara y fue de las pocas que sobrevivieron al cambio de mando del primer gobierno de Sebastián Piñera a al segundo de Michelle Bachelet. Según ella ha dicho, piensa que la política es una manera de aunar y generar consensos y no se identifica con ningún partido en particular. Lo de ella es el trabajo serio, el tecnicismo, característica que le ha dado versatilidades para representar diversos rubros y empresas. “Tiene muy buena relación con la senadora Carolina Goic (DC) y con el actual presidente de la Cámara, Diego Paulsen (RN)”, relatan personas que han trabajado con ella.

Durante su trayectoria, la abogada de la Universidad Católica y máster en derecho de la Universidad de Nueva York ha transitado entre el sector público y privado. Tras casi 10 años, en 2010 dejó el estudio de abogados Claro y Cía para sumarse al primer gobierno de Sebastián Piñera donde reformó la Ley de Quiebras y creó la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento. Sorpresivamente en 2015 volvió al sector privado para convertirse en gerente de Asuntos Legales y externos de la British American Tobacco (BAT) hasta 2018 cuando aterrizó como presidenta de la Caja de Compensación La Araucana donde estuvo un año y medio. En junio de 2018 hasta el 10 de agosto de 2019 -cuando fue nombrada presidenta de la Asociación Nacional de Isapre- se desempeñó como presidenta del directorio de la Empresa Portuaria Puerto Montt. Actualmente además es directora de Sky y miembro del Consejo de la Cámara de Comercio.

Hoy martes integró precisamente directorios y, en paralelo, respondió múltiples llamados telefónicos de abogados, parlamentarios y conocidos para preguntar qué había pasado.

Ella, se remite a señalar lo mismo que apuntó en la carta: “no comparte las decisiones ni miradas de las isapres. No era consecuente representarlos en la Comisión de Salud”.

La respuesta a Paris

Miembros del directorio de la Asociación de Isapres indican que en el sector faltaba vocería pública y eso les generaba molestia. Un miembro de la mesa comenta que “la única aparición pública que hizo Josefina fue cuando la nombraron en reemplazo de Rafael Caviedes a mediados de agosto de 2109”. Un cercano a Montenegro rebate lo anterior: “Ella representó al gremio en los medios, incluso recuerdo que después del estallido social salió dando la cara por las Isapres en una larga entrevista en El Mercurio. Además, la Asociación respondía constantemente los requerimientos de la prensa escrita, como consta en los mismos medios, por lo que indicar lo contrario es de mala fe”.
La misma fuente de la industria, señala que la asociación debería haber mostrado una posición pública respecto del crítico escenario sanitario producto del Covid-19. Lo que les molestó, dicen, fue no haber respondido de manera oficial cuando, en una sesión de la Comisión de Salud del Senado el 24 de junio, el ministro de Salud, Enrique Paris se mostró dispuesto a avanzar en la idea de limitar las ganancias de las isapres. “Debería haber generado alguna reacción, ya sea aceptarla o rechazarla,” señala un alto ejecutivo de una de las aseguradoras.
Sin embargo, dicen quienes la conocen, ella no estuvo dispuesta a hablar de aquella materia, sin antes haberse reunido con el Ministro Paris, y menos si no había consenso respecto de esa materia.
Desde las isapres reconocen que durante su periodo a la cabeza del sector, Montenegro trabajó intensamente en el avance de reformas. Entre ellas, terminar con la discriminación por género en los planes de las aseguradoras, permitir la devolución de excedentes, la eliminación de los planes sin útero, entre otras materias.
El nombramiento de Gonzalo Simón como reemplazante interino de Montenegro generó consenso por su experiencia en el sector y sus más de 20 años en la AICH. “Es una persona muy equilibrada y tolerante, de meditación diaria. Convence con argumentos, nunca imponiendo sus puntos de vista”, comenta un miembro de su equipo.
Mientras tanto Josefina -quien declinó hablar con Capital – baraja alternativas para su nuevo desafío laboral.