La policía alemana encontró un camión disfrazado de ambulancia lleno de explosivos en las inmediaciones del estadio donde se iba a jugar el partido amistoso entre Alemania y Holanda, y al cual asistiría la canciller Angela Merkel, según informó Kreiszeitung. Wolker Kluwe, jefe de Policía de Hannover, aseguró que había “indicios concretos” de un posible ataque […]

  • 17 noviembre, 2015
-FOTODELDIA- PST02 HANNOVER (ALEMANIA) 17/11/2015. Dos agentes de la policía permanecen en las gradas antes del partido amistoso entre Alemania y Holanda en el IDH-Arena en Hannover (Alemania) hoy, 17 de noviembre de 2015. El IDH Arena ha sido evacuado por "razones de seguridad" y el partido ha sido cancelado. Al amistoso, que debía comenzar a las 20.45 estaba previsto que acudiese Angela Merkel, junto a todos los ministros del Gobierno alemán. EFE/Julian Stratenschulte

-FOTODELDIA- PST02 HANNOVER (ALEMANIA) 17/11/2015. Dos agentes de la policía permanecen en las gradas antes del partido amistoso entre Alemania y Holanda en el IDH-Arena en Hannover (Alemania) hoy, 17 de noviembre de 2015. El IDH Arena ha sido evacuado por "razones de seguridad" y el partido ha sido cancelado. Al amistoso, que debía comenzar a las 20.45 estaba previsto que acudiese Angela Merkel, junto a todos los ministros del Gobierno alemán. EFE/Julian Stratenschulte

La policía alemana encontró un camión disfrazado de ambulancia lleno de explosivos en las inmediaciones del estadio donde se iba a jugar el partido amistoso entre Alemania y Holanda, y al cual asistiría la canciller Angela Merkel, según informó Kreiszeitung.

Wolker Kluwe, jefe de Policía de Hannover, aseguró que había “indicios concretos” de un posible ataque terrorista para cancelar el partido amistoso.

En declaraciones a la cadena de televisión pública “ARD”, Kluwe aseguró que había riesgo de un ataque con “explosivos”.

El responsable de policía agregó que, como las puertas del estadio llevaban sólo 20 minutos abiertas, decidieron no dejar entrar a nadie más y evacuar a los aficionados que ya habían entrado, acción que transcurrió sin incidentes.

La policía animó a los aficionados a regresar a sus domicilios y evitar “grandes concentraciones” humanas cerca del estadio o en otros lugares como estaciones de trenes.

Los jugadores de Alemania y Holanda, por su parte, no resultaron afectados por la medida de la policía, según las primeras informaciones de varios medios locales. El partido se suspendió hora y media antes del inicio.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.