El boulevard Mirador del Alto, en el tercer piso del Alto Las Condes, marcará el ingreso de Cencosud a una oferta gastronómica de primer nivel. En 17 mil metros cuadrados se ubicarán allí restaurantes de “mantel largo”, un Aventura Center y el nuevo emplazamiento del patio de comida rápida.

  • 30 abril, 2008

El boulevard Mirador del Alto, en el tercer piso del Alto Las Condes, marcará el ingreso de Cencosud a una oferta gastronómica de primer nivel. En 17 mil metros cuadrados se ubicarán allí restaurantes de “mantel largo”, un Aventura Center y el nuevo emplazamiento del patio de comida rápida.

 

 

 

La apuesta es en grande. Desde enero de 2008 los trabajos en el tercer piso del Alto Las Condes –propiedad de Cencosud– no se han detenido y ya se pueden apreciar las futuras fuentes de agua y los lugares que estarán al aire libre y los que funcionarán bajo techo en el futuro boulevard Mirador del Alto. ¿El objetivo? Tener a punto el paseo de aquí a octubre para recibir hasta 3 mil personas diarias.

Se trata de una apuesta que demandará 6 millones de dólares, que incluye un diseño arquitectónico de vanguardia, espaciosas zonas de recreación, vista panorámica de Santiago, fuentes de agua y palmeras. Pero hay un aspecto de este desarrollo de 17 mil metros cuadrados que tiene especialmente contentos a los ejecutivos de Cencosud y a los de área de Shopping Centers: el perfi l de los cerca de 10 restaurantes que estarán a disposición de los clientes del centro comercial. O de cualquiera que quiera darse una vuelta por este boulevard, ya que sus entradas serán independientes y provendrán directamente de los estacionamientos y también de Almacenes Paris. “La idea es contar con un número importante de restaurantes de ‘mantel largo’ para aquellos usuarios más exigentes”, explica Víctor Ide, gerente de la División Inmobiliaria de Cencosud.

Sus horarios serán más amplios que los del mall y la idea es tener espectáculos a disposición del público, como música y exposiciones, indica el gerente para Chile de Shopping Centers del holding, Carlos Madina.

Los nombres de los posibles restaurantes se mantiene en estricta reserva, pero Madina explica que la idea es ofrecer un “menú” variado de posibilidades, no repetir rubros, así que lo más probable es que se instalen un lugar de pastas, otro de carnes, probablemente algún otro de comida internacional y un café o bar de toque más vanguardista.

Además, gran parte de los restaurantes tendrá uno de sus lados vidriado y los otros contarán con terrazas, señala el gerente de Arquitectura de Shopping Centers de la cadena, Gustavo Pino. También se evalúa la instalación de una librería, una tienda de música y otras alternativas que conviertan el paseo por este mirador en una experiencia entretenida. Por lo mismo, además de reubicarse la zona de comida rápida con nuevas ofertas y mejores instalaciones, el Aventura Center incluirá bowling, espacio de juegos electrónicos y una montaña rusa para niños.

Para evitar las congestiones, una parte de los estacionamientos se destinará solamente a los clientes del boulevard, quienes subirán al lugar mediante escaleras mecánicas. Todo, en 9.500 metros cuadrados, espacio que compartirán con el actual lugar de comidas rápidas, que será removido completamente de su ubicación actual. Hoy, Alto Las Condes –propiedad del grupo Paulmann– recibe 30 mil personas diarias.