La visita de la presidenta de la República, Michelle Bachelet, fue el inicio de una jornada marcada por saludos protocolares para Sebastián Piñera, ahora ya en su calidad de triunfador de la contienda electoral del domingo. Tras el encuentro, en el que también participó el ministro del Interior, Mario Fernández, el mandatario electo explicó que […]

  • 19 diciembre, 2017

La visita de la presidenta de la República, Michelle Bachelet, fue el inicio de una jornada marcada por saludos protocolares para Sebastián Piñera, ahora ya en su calidad de triunfador de la contienda electoral del domingo.

Tras el encuentro, en el que también participó el ministro del Interior, Mario Fernández, el mandatario electo explicó que la conversación versó sobre el trabajo que realizarán de aquí al cambio de mando -previsto para el 11 de marzo-, lo que implica una coordinación legislativa y traspaso de información entre el gobierno y el comando del líder de la derecha. De parte de La Moneda la contraparte para Andrés Chadwick y Magdalena Díaz serán el mismo citado secretario de Estado y la jefa de gabinete, Ana Lya Uriarte.

En la cita presidencial también hubo espacio para dialogar sobre las relaciones internacionales y la visita del Papa al país programada para mediados de enero.

En el marco de las consultas, Piñera comunicó que la Presidenta le confirmó que enviará un proyecto de reforma constitucional. “Nosotros estamos de acuerdo, siempre hemos estado de acuerdo de que la Constitución podemos y debemos perfeccionarla, pero siempre haciéndolo en un clima de unidad y colaboración”, afirmó.

Sobre la conformación de su gabinete, precisó que se dará a conocer en su momento oportuno el nombre de mujeres y hombres que lo acompañarán no solo en esa instancia sino también en las intendencias, gobernaciones, subsecretarías y en las jefaturas de servicio.

En este marco, envió un mensaje a los trabajadores públicos asegurando que “no tienen nada que temer”. A su juicio, “los buenos funcionarios públicos serán respetados y sus derechos serán protegidos” y enfatizó que “los operadores políticos son los que les hacen daño a los funcionarios públicos”.

De todas formas, Piñera también aclaró que su gabinete será “amplio y pluralista” y que será una combinación entre “la experiencia y la renovación”. Esto, añadió “va a ser la regla que va a guiar a nuestro próximo gobierno”.

Según los líderes de los partidos de Chile Vamos -que también se reunieron ayer con Piñera-, recién durante enero enviarán los nombres de las personas que están dispuestas a trabajar en la próxima administración.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.