La Clínica Las Condes inició el proyecto de expansión más grande de su historia, con una inversión de 180 millones de dólares y más de 130.000 metros cuadrados construidos. Todas estas cifras, que no dejan de impactar, prometen catapultarla como el centro médico más grande de nuestro país. Los detalles de esta travesía, en palabras de su gerente general, Gonzalo Grebe. Por Sophia Schneider; fotos, Verónica Ortiz.

  • 2 diciembre, 2010

 

La Clínica Las Condes inició el proyecto de expansión más grande de su historia, con una inversión de 180 millones de dólares y más de 130.000 metros cuadrados construidos. Todas estas cifras, que no dejan de impactar, prometen catapultarla como el centro médico más grande de nuestro país. Los detalles de esta travesía, en palabras de su gerente general, Gonzalo Grebe. Por Sophia Schneider; fotos, Verónica Ortiz.

 

Un año lleno de cambios. Así definen en Clínica Las Condes lo que está pasando en el centro médico desde principios de 2010. No sólo cuenta con una nueva dupla en su equipo directivo –Gonzalo Grebe como gerente general y el doctor René Tejías como director médico, en reemplazo del actual ministro de Salud, Jaime Mañalich– sino que también ha sido un período crucial, porque se dio inicio al proyecto de ampliación más importante de la historia de la clínica.

Con una inversión de 180 millones de dólares, se pretende concretar un plan de expansión que tiene como plazo de término el primer semestre de 2013. El proyecto considera la construcción de tres nuevos edificios –dos de siete pisos y un tercero de cuatro, instalado entre las dos primeras torres–. En total serán 137.000 metros cuadrados de edificación, acompañados de jardines y juegos de agua. A lo cual se suma un total de 1.460 estacionamientos, 260 habitaciones, 19 pabellones de gran espacio, una nueva central de procesos, 16 camas UTI adultos y, por si fuera poco, un nuevo helipuerto.

¿A qué se debe este boom? Las cifras hablan por sí solas: CLC ha mostrado una tasa de crecimiento promedio anual de 13% en el último quinquenio. Este dato refleja un trabajo consistente en el tiempo, con resultados exitosos. Sólo el año pasado creció un 14,4% y sus ingresos alcanzaron los 98.178 millones de pesos. Según Grebe, dado que su estrategia comercial está sustentada en productos propios, como el Círculo Maternal Infantil y el Seguro Vivir Más –que ya cuenta con 80 mil afiliados–, es probable que las expectativas de incremento se mantengan en el tiempo.

Nuevos rumbos

Para que sea un plan bien diseñado, y considerando los cambios que experimentará la medicina en un futuro próximo, la construcción de todas las instalaciones está pensada a largo plazo; es decir, según el concepto de que todo lo que se construya ahora pueda ser utilizado y sea aplicable hasta el año 2020. Como ejemplo, Grebe menciona los quirófanos, porque es necesario que sean lo suficientemente grandes, funcionales y prácticos para ir adaptándose a las nuevas tecnologías.

Otro punto destacable dentro del plan de expansión es el nuevo centro de CLC en Piedra Roja, en el sector de Chicureo. Desde la puesta en marcha del Centro de Atención Ambulatoria, la respuesta de los vecinos al servicio ha sido inmediata. “La participación de la gente nos ha sorprendido a todos”, reconoce Grebe, y “la demanda ha excedido 5 veces lo presupuestado”.

El éxito financiero de esta empresa ha sido tal que, al planteársele una posible internacionalización futura, Gonzalo Grebe no descarta la posibilidad. Asegura que hoy en día la estrategia está definida, y que es crecer en el mismo campus en el que están actualmente. Pero que a largo plazo nada es descartable y que incluso se puede pensar en exportar el know how, más que el modelo en sí.

Administrando la salud

La pregunta de fondo es cómo crear un modelo de negocio exitoso y, en paralelo, entregar los mejores servicios de salud. Para ello, la gestión conjunta entre ambas áreas es vital.

Desde 2007, el cuerpo médico está integrado sólo por facultativos de dedicación exclusiva, que no están autorizados para trabajar en consultas fuera de la clínica, salvo que se trate de hospitales públicos. Esto, debido a que la acreditación internacional de que goza la Clínica Las Condes exige doctores de planta, y porque no se considera compatible compartir médicos con otras instituciones privadas de salud.

Surge la pregunta de si esta medida no tiene relación con la intención de transformar a los enfermos en “pacientes cautivos”, –obligándolos a seguir dependiendo de la CLC–, frente a lo cual Grebe aclara que el cambio de médicos se instauró dada la necesidad de asegurar un cuerpo profesional permanente de máxima calidad, que se rigiera por estándares de excelencia porque, debido a los niveles de especialización médica actual, se ha desplazado la figura del doctor de cabecera. Esto, asegura, tiene relación con los niveles de eficiencia y efectividad que exigen los mismos pacientes. “Actualmente la persona que llega está mucho más informada; por lo tanto, si no hubiese un requerimiento del paciente, no habría ningún proyecto viable”. De esta manera, es posible compatibilizar la legítima aspiración del inversionista a un negocio rentable con la no menos legítima aspiración de entregar un servicio médico personalizado.

En relación a ello, Grebe destaca el hecho de que la gestión conjunta entre el área administrativa y el área médica previene de caer en faltas éticas o que comprometan el bienestar del paciente. Por esto, señala, la figura de un médico en el equipo gerencial es clave para tomar decisiones, más allá de lo que es el negocio en sí. “Es de esta manera que dos ámbitos de trabajo tan diversos se logran equilibrar y que las visiones, tanto del área económica como de la salud, se complementan en un trabajo tan pesado como es la administración de una empresa que funciona los 365 días del año, las 24 horas del día y que no puede permitirse errores”.

El desafío de CLC será, entonces, armonizar este crecimiento vigoroso –que implica la necesidad de rentabilizar cada nuevo metro cuadrado de construcción–, con un concepto de atención que corresponda a las necesidades de los usuarios. Cuando hablamos de salud, hablamos de personas que requieren, además de los mejores estándares técnicos, el tiempo para establecer una relación de confianza con su médico. Este, a su vez, necesita tiempo para conocer, diagnosticar y tratar las dolencias de sus pacientes. Por ello, el éxito de este proyecto de Clínica las Condes depende, en gran medida, de que los pacientes sientan que están en un centro médico cuya función primordial es curar sus dolencias y prevenir enfermedades futuras, más que interesado en una mera industria de prestaciones de salud.

Las clínicas más famosas del mundo
1. Clínica Mayo: posiblemente es el hospital más famoso en todo el mundo. No sólo es la primera clínica integrada sin fines de lucro en el mundo, sino que cuenta con sedes en Rochester (Nueva York), Minnesota, Jacksonville (Florida) y Scottsdale y Phoenix (Arizona). El centro médico cuenta con 3.300 doctores, científicos e investigadores y con 46.000 profesionales de la salud que trabajan en la atención de más de un millón de personas al año.

2. Johns Hopkins Hospital:
en colaboración con la facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, apoya la educación y la investigación médica y proporciona innovadores tratamientos para prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades humanas. Todo, desde sus sedes en Baltimore, Washington, Italia, China y Singapur.

3. ABC (American British Cowdray Medical Center): en México está afiliada a Methodist International, una asociación que incrementa el control de calidad y normas de seguridad en relación a la salud. Se preocupa eficazmente por las personas con dificultades económicas en las zonas que rodean las instalaciones de ABC.

4. Groote Schuur Hospital: esta clínica en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, fue fundada en 1938 y es famosa por ser la institución en que se llevó a cabo el primer transplante de corazón humano.

5. St. Jude Children’s Research Hospital: hospital ubicado en Memphis, Tennessee, famoso por sus descubrimientos sobre el tratamiento del cáncer y otras enfermedades graves en niños. Todos sus pacientes son admitidos sin tener en cuenta la capacidad de la familia para pagar.

6. Bangkok Hospital Phuket: es uno de los mayores proveedores de salud en el Sudeste de Asia y se especializa en cirugía plástica.

7. Cedars-Sinai: sus médicos y científicos son líderes en la investigación clínica. Situado en Los Angeles, este hospital se especializa en la exploración del cáncer y la cirugía de corazón.

8. Memorial Sloan-Kettering Cancer Center: es el principal y más antiguo hospital dedicado al tratamiento del cáncer. En esta materia es líder en su investigación, atención al paciente y educación sobre la enfermedad.