Aunque esta actividad todavía es incipiente en Chile, ¡vaya que promete! Sobre todo en función de lo que se está desarrollando en la Patagonia chilena, donde se emplazan fiordos, canales y ríos de belleza extraordinaria. Corfo está interesando a inversionistas para hacer patria y plata en estas latitudes. 

  • 5 octubre, 2007

Aunque esta actividad todavía es incipiente en Chile, ¡vaya que promete! Sobre todo en función de lo que se está desarrollando en la Patagonia chilena, donde se emplazan fiordos, canales y ríos de belleza extraordinaria. Corfo está interesando a inversionistas para hacer patria y plata en estas latitudes. Por Lorena Medel; fotos: Marcela Barahona.

 

 

Un día de navegación por los fiordos y canales del sur de Chile bastan para comprender por qué tiene tantos incondicionales en el mundo.

 

Capital tuvo la suerte de vivir la experiencia. Invitados por Corfo, fuimos hace un par de meses a conocer en terreno uno de los mejores circuitos del turismo náutico chileno. Fueron dos días extraordinarios, muy intensos, en los que pudimos comprobar el enorme potencial que tenemos para desarrollar marinas, charters y circuitos todavía mejores que los que existen en lugares de tanta autoridad en este plano como Auckland, California, Tailandia o el Caribe.

 

¿Cómo no va a ser extraordinario apreciar desde el mar, lagunas o ríos esos maravillosos parques y reservas nacionales que tenemos? ¿O los ventisqueros y glaciares, que no admiten comparación con ningún otro a escala mundial? Pues bien, el turismo náutico tiene que ver justamente con aprovechar los recursos marinos y fluviales existentes, disfrutando embarcaciones a motor o vela y alcanzar lugares de especial atracción turística. Lamentablemente, Chile todavía no cuenta con la infraestructura necesaria para competir en el top ten de la navegación en el mundo. Y aunque de un tiempo a esta parte se han dado algunos pasos –como los de Francisco Chadwick en la Isla Jéchica, o los de Andrés Ergas con su barco Nomads of the Seas, o el propio Don Francisco con Nalcayec– es poco en relación a las potencialidades existentes.

 

Actualmente, en Chile existen 28 marinas, que representan una capacidad de 1.079 sitios de atraque para 961 embarcaciones deportivas registradas. De ese total, el 35% se encuentra en la Patagonia chilena. Considerando el tamaño de nuestra geografía y la cantidad de islas, fiordos y canales que hay desde la Décima Región al sur, la verdad es que es nada. Nada, además, tomando en cuenta el interés que ha despertado el tema desde que la Organización Mundial de Turismo (OMT) nos destacó como uno de los mercados emergentes más extraordinarios en este nicho.

 

Sabiendo que un turismo de esta naturaleza es una de las grandes fortalezas que tenemos, la Corfo encargó algunos estudios, contrató expertos y puso gente a trabajar, para verificar dónde estamos y hacia dónde debemos enfocarnos.

 

 

 

 

 

Lo que falta

 

 

¿Qué se necesita para desarrollar un turismo náutico de nivel? Tal fue la interrogante que el 2005 motivó la Corfo al encargar estudios que le permitieran identificar y evaluar las oportunidades de negocios que había en torno a la navegación deportiva en la Patagonia chilena. No solo en cantidad de marinas y puertos de atraque, sino también en precios, volúmenes de clientes, estacionalidad, frecuencias, operadores de servicios y mercados demandantes. También se evaluaron los aspectos técnicos, regulatorios y ambientales que era importante considerar en la instalación de marinas y se determinaron los lugares más aptos. El trabajo tomó varios meses y significó una inversión cercana a los 50 millones de pesos.

 

-Los estudios concluyeron que existían a lo menos diez áreas aptas para establecer circuitos de navegación. Entre otras, Valdivia, Chiloé, el Glaciar de las Montañas, el Canal Beagle y Cabo de Hornos -cuenta Juan Carlos San Martín, director regional de Corfo XI Región-. Y como nosotros poco sabíamos de estos asuntos, invitamos al experto canadiense Ross Cloutier, autoridad mundial en el tema, fundador del Departamento de Aventura en la Universidad de Thompson Rivers, en Canadá, a que nos diera su visión y nos asesorara respecto de qué pasos debíamos seguir El experto dimensiona la oportunidad de negocios que existe en la Patagonia. “La zona –señala– tiene gran similitud con la costa oeste de Canadá y Florida, donde existe una gran diversidad de aves y animales silvestres. Y eso es lo que busca el turista cuando decide viajar grandes distancias para recorrer ríos y canales.

 

Sin embargo, y pese a la belleza del sur de Chile, a la bondad de su clima (el agua nunca se congela, como sí sucede en otras partes) y a la tranquilidad de sus aguas, se necesitan marinas más resguardadas para que las naves puedan capear los fuertes temporales de la zona. Se requieren más muelles y terminales, más marinas y más charters (servicios de arriendo de naves).

 

Entre otras cosas, el estudio realizado por CORFO estimó que los valores de inversión para la instalación de una marina con numerosos sitios de atraque van desde 1,5 a 2 millones de dólares. También señaló que un operador de charters con una flota de siete veleros podría estar entre los 500 y los mil dólares en promedio.

-Lo que nos interesa es levantar una cartera de proyectos coherentes con los circuitos turísticos validados por Cloutier y llegar a un producto de excelencia que permita atraer inversionistas nacionales y extranjeros -señala Manuel Bagnara, director regional de Corfo X Región-. A través de nuestro Programa de Inversiones en Regiones estamos promoviendo oportunidades de inversión en torno al turismo náutico en los canales fluviales de las regiones de Los Ríos y Los Lagos, en canales patagónicos y en Aisén. La idea es contribuir, sea con dinero o terrenos, a la materialización de infraestructuras relacionadas con negocios asociados al turismo náutico. El programa consulta alianzas estratégicas con el Ministerio de Bienes Nacionales, Conaf y las gobernaciones marítimas locales.

 

En 2000 el Ministerio de Bienes Nacionales implementó un sistema de concesión territorial dirigido al sector privado. Dispuso de algo más de 280 mil hectáreas para concesionar –y unas pocas para vender– entre inversionistas que tuvieran proyectos de nivel. Son tres los terrenos que se han adjudicado. Uno lo tiene MPA Group, ligado a Mario Kreutzberger; el otro Francisco Chadwick, específicamente en la isla Jéchica, y el tercero Eduardo Ergas. Aún quedan nueve vacantes. -Lo más relevante de esta iniciativa es que consolida un instrumento atractivo para el inversionista privado, pues pone en valor territorios que no están siendo aprovechados dado que el Estado no tiene la capacidad de explotarlos -dice Juan Carlos San Martín-. Los proyectos materializados en terrenos fiscales han permitido que el Fondo Nacional de Desarrollo Regional pueda obtener importantes ingresos. El pago de la concesión implica sumar a las arcas de la región un 65% de la venta, recursos destinados a otros proyectos ligados al desarrollo productivo.

 

Según fuentes de Bienes Nacionales, hoy están siendo analizando más de 10 proyectos de marinas, barcos y hotelería en la Patagonia. Claro que la mayoría corresponde a empresarios extranjeros. El tema es lento, pero si siguiera creciendo como hasta ahora, Corfo calcula que el parque de embarcaciones se incrementará en un 7,6% a nivel nacional, lo que da una cifra del orden de 2.700 yates al año 2020. De momento cuesta meterla en la imaginación.

 

 

 

{mospagebreak}

 

Proyectos

 

 

Isla Nalcayec


 

Ubicación: Junto al estero Elefantes, principal vía de acceso al Parque Nacional Laguna San Rafael.

Propietario: MPA Group, holding ligado al animador de televisión Mario Kreutzberger.

Descripción del proyecto: Nalcayec cuenta con un hotel de altísimo nivel, con 50 habitaciones, y se complementa con muelles para embarcaciones, marinas, ecolodges, aeródromos y senderos interpretativos. Posee además un centro recreativo que cuenta con un catamarán, un transbordador y lanchas rápidas para ofrecer programas de 3, 4 y 7 días a turistas de elite, con recorridos por la Laguna San Rafael, Termas de Quitralco, Camino Exploradores y Lago General Carrera.

Inversión: 11 millones de dólares.

 

 

Cabo de Hornos


 

Eco Sciencie Lodge & Adventure

Ubicación: Isla Herschel, que es parte del archipiélago Wollaston, formado por las islas Hermite y Wollaston. Pertenece al Parque Nacional Cabo de Hornos, administrado por Conaf. La zona específi ca de infl uencia es el brazo noroeste del Canal Beagle-Canal Murray y costa oeste del Seno Ponsomby.

Propietario: Cifco, empresa liderada por Eduardo Ergas.

Descripción: Inversión ecoturística donde la ciencia y la conservación juegan un rol primordial. El proyecto contempla la conservación de 15 mil hectáreas de bosques; un eco-lodge en Cabo de Hornos, el puerto más austral del planeta; un eco-lodge en Canal Beagle (Caleta Olla) y una red de refugios Hut to Hut Trail (trekking) en tres nuevas rutas patrimoniales (Isla Navarino y Glaciar Holanda). Ambos lodges contemplan infraestructura de alojamiento para 80 pasajeros, espacio para laboratorios, un atracadero, un helipuerto y una estación climatológica.

Inversión: 6 millones de dólares.

 

 

Isla Jéchica


 

Ubicación: En el corazón de los canales de la Patagonia chilena.Forma parte del archipiélago de Las Guaitecas, el cual se inserta en el gran archipiélago de Los Chonos en la región de Aisén. La isla tiene una superficie de 7.200 hectáreas y brinda albergue y protección a navegantes aventureros.

Propietario: Sociedad de Desarrollo Jéchica, ligada al empresario Francisco Chadwick.

Descripción del proyecto: Jéchica es una plataforma que garantiza los servicios básicos para arribo, fondeo y permanencia de embarcaciones que se desplacen por esa ruta de navegación. Al mismo tiempo, es un lugar muy interesante para la conservación de especies marinas, tanto de aves como mamíferos, donde destacan pingüinos, cormoranes y delfines, a quienes se puede apreciar en las aguas que circundan la isla. El lugar también ofrece a los pasajeros la alternativa de realizar caminatas por el lugar, trekking y excursiones en lancha y kayac.

Inversión: 2 millones de dólares.

 

 

Nomads of the Seas


 

Ubicación: Patagonia chilena.

Descripción: En lo medular, un revolucionario acercamiento a la pesca con mosca, el ecoturismo y cruceros. El proyecto consiste en un barco de elite, el Atmosphere, que recorre los fiordos y canales de la Patagonia. Es lo más lujoso que existe en Chile en materia de navegación. Nomads of the Seas también incluye el proyecto Manantiales, que es un programa de montaña en la Patagonia. A pesar de su corta trayectoria, Nomads of the Seas es miembro permanente de World Travel & Tourism Council (WTTC), una organización que reúne a las 150 empresas más poderosas en turismo en el mundo.

Inversión: 35 millones de dólares.

 

 

Guaitecas Travesía Lodge


 

Ubicación: Fiordo Quitralco.

Propietario: Inmobiliaria Prodal S.A., ligado a Robin Wescot.

Descripción: Ofrece todas las comodidades de un lodge de pesca en una lancha de total autonomía, en la cual se visitan ríos y ensenadas sin explorar del Archipiélago de las Guaitecas y el litoral de Aisén. El proyecto contempló la construcción de una embarcación de 18 metros, incorporando a su diseño todos los requerimientos que un pescador con mosca exigente requiere. Por razones estratégicas se habilitó una pista de aterrizaje y un muelle en la Hacienda Quitralco, ubicado en el fiordo del mismo nombre. El proyecto está en su primera fase y contempla una segunda para el verano del 2008.

Inversión: 6 millones de dólares.

 

 

Marina Quinched de Chiloé


 

Ubicación: Isla Grande de Chiloé, específicamente en caleta Linlinao, detrás de la isla del mismo nombre, donde el Canal Lemuy se separa en Estero de Castro y Canal de Yal.

Propietario: William Banister.

Descripción: Ofrece un cómodo lugar donde fondear o guardar embarcaciones en el archipiélago. Cuenta con una poza de 2,4 hectáreas, protegida en forma natural del viento norte, del sur y del puelche. En la zona de boyas y muelle flotante pueden fondear embarcaciones con calado de 2 metros con la marea más baja del mes. En tierra, cuenta con siete hectáreas de praderas, amplio estacionamiento para embarcaciones, un astillero y una tienda náutica, una rampa con winche, baños y lavandería completa, quincho para asados, casa de huéspedes y entretenciones familiares.

Inversión: 4,3 millones de dólares.