El prófugo líder político de la región se presentaría ante el Parlament, pese a la negativa de la Corte Suprema española.

  • 30 enero, 2018

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, pidió ayer “amparo” al Parlament de la región, para poder asistir hoy a la ceremonia en la que el independentismo buscará volver a nombrarlo como presidente de la región española.

El político y abogado, radicado en Bruselas desde el año pasado y con una orden de arresto por su rol en la crisis independentista de octubre, es el único candidato propuesto para asumir la presidencia regional.

El exlíder catalán solicitó, además, que se garantice su inmunidad, para acudir hoy al pleno.

Puigdemont fue destituido el año pasado por el gobierno de Mariano Rajoy. Para volver a la región y asistir al debate de hoy, necesitaría un permiso del juez de la Corte Suprema, Pablo Llarena.

Su ausencia de Cataluña supone un problema, pues las reglas parlamentarias exigen que el nuevo líder presente el programa de gobierno “frente al legislativo”. Puigdemont ha pedido que haya flexibilidad en este criterio, y esperaba comparecer al debate de investidura vía Skype.

Por su parte, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, manifestó ayer que “un señor fugado de la justicia no puede ser presidente de nada”. También calificó de “confortante” la decisión del TC de desacreditar una investidura realizada por videoconferencia.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.