“No veo el escenario actual como junio de 1789, cuando estalla la Revolución Francesa, pero sí hay un punto que no sé si está totalmente internalizado, que quizás debiese ser el punto de partida para construir lo que viene. Tal vez no va a terminar todo el mundo en la guillotina, pero sí el escenario […]

  • 12 noviembre, 2015

pablo-correa

“No veo el escenario actual como junio de 1789, cuando estalla la Revolución Francesa, pero sí hay un punto que no sé si está totalmente internalizado, que quizás debiese ser el punto de partida para construir lo que viene. Tal vez no va a terminar todo el mundo en la guillotina, pero sí el escenario actual no es sustentable, porque podemos llegar a un nivel de enfrentamiento que puede ser perpetuo. Llámese trampa de ingreso medio  o como queramos, no se trata de si efectivamente estamos mejor que nunca, o en una olla a presión. Pero el punto es que donde estamos hoy, no hay equilibrio, no es sustentable, y sí, es una olla a presión.

La segunda reflexión es que dentro de esta dinámica de mirarnos en estos dos extremos, falta la visión que sí hubo en la década de los 70, en la dictadura y en la época de la Concertación, que es tener un proyecto futuro. Eso, hoy no existe, y lo que hacemos es mirar más bien cuáles son los errores en el pasado del otro, más allá de decir ‘con este nuevo estado actuemos en concordancia’. Estamos todos de acuerdo en que la sociedad cambió, pero no actuamos en concordancia a eso. Y en ese sentido, habría que darle una vuelta al tema de la igualdad o desigualdad que no es de Gini o de consumo, sino que es una desigualdad mucho más profunda: la desigualdad de trato. Creo que en la sociedad chilena hay una desigualdad de trato tan grande que da lo mismo si tengo o no tarjeta de crédito, si al final me siguen tratando de la misma manera que se trató a mis padres o a mis abuelos. Entonces, importa, no sólo en los niveles absolutos, sino también esa sensación y frustración de que aunque todos avanzamos, mi trato, mi dignidad de trato, sigue siendo sumamente desigual. Eso no sé cómo se mejora, claramente no es sólo con crecimiento económico. No sé cómo se resuelve, pero es algo que trasciende la igualdad de ingreso que uno escucha en el discurso público”. •••