En medio de la amenaza que representan los extremistas del Estado Islámico (EI) -que ejecutaron a dos periodistas considerados como el precio a pagar por la intervención de Estados Unidos en Irak- y la confrontación con Rusia por el conflicto que se vive en el este de Ucrania, este jueves la alianza atlántica se junta […]

  • 4 septiembre, 2014

EFE_OTAN_Rassmusen y Poroshenko

En medio de la amenaza que representan los extremistas del Estado Islámico (EI) -que ejecutaron a dos periodistas considerados como el precio a pagar por la intervención de Estados Unidos en Irak- y la confrontación con Rusia por el conflicto que se vive en el este de Ucrania, este jueves la alianza atlántica se junta en una cumbre considerada histórica, pues es un momento clave en cuanto a la seguridad.

Así, [tweetable]la OTAN se reúne en Gales para tratar la amenaza del Estado Islámico y la tensión con Rusia[/tweetable], los dos principales desafíos a los que la organización se enfrenta desde la Guerra Fría.

Los 28 líderes de los países aliados aprobarán medidas para reforzar las defensas de los países del este, respecto de la situación con Rusia. Sin embargo, las medidas no están claras en relación con los yihadistas, aunque Rasmussen señaló que la OTAN “considerará seriamente cualquier petición del Gobierno iraquí” para una misión en Irak.

Para asegurar a los países del este, la OTAN aumentará su presencia en la región, manteniendo un contingente de tropas semipermanentes que roten y que no incumplan lo acordado en 1997 con Rusia.

Además de ello, se creará una fuerza de acción inmediata -denominada Punta de lanza-, según algunas fuentes formada por cuatro mil soldados, que se desplegarán en cualquier zona de conflicto en un plazo de 48 horas.

Revise el artículo completo en El País

OTAN insta a Rusia a poner fin a sus acciones militares ilegales en Ucrania