Los 60 aparatos del proyecto StarLink han sido observados a simple vista como un tren de estrellas luminosas desde diferentes puntos del planeta. Los astrónomos temen que se reduzca la observación del universo.

  • 29 mayo, 2019

Sorpresa y fuertes críticas ha generado en el mundo entero el primer grupo de 60 satélites del proyecto Starlink, lanzado el 23 de mayo pasado por SpaceX, la compañía aeroespacial de Elon Musk.

El dueño de Tesla busca crear una red de internet de alta velocidad en todo el mundo a través de satélites de baja altura. El problema es que antes de llegar a su órbita han quedado visibles al ojo humano, por lo que han sido confundidos con Objetos Voladores No Identificados (ONVI) en varias partes del planeta.

En Holanda, el sitio de ovnis Ufomeldpunt se llenó de reportes sobre múltiples puntos de luz que se mueven a una velocidad constante y de una extraña fila de luces rápidas y grandes, mientras que otros sitios de Europa y casi todo el mundo han informado sobre avistamientos similares.

Quienes no están nada de contentos son los astrónomos. Dicen que estos satélites interfieren con las observaciones y que su brillo podría arruinar el cielo nocturno para todas las personas: Elon Musk busca poner en órbita hasta 12.000 satélites y por Twitter dijo que pese a todos los inconvenientes, Starlink podría ayudar a miles de millones de personas económicamente desfavorecidas a acceder a Internet.

El astrónomo aficionado Marco Langbroek grabó el paso de los satélites tan nítidamente, que sus imágenes ya han sido compartida miles de veces.