En marzo el empresario anunció que bajaría su participación al think tank. Pese a que aún preside el directorio y que las oficinas son suyas, no hay claridad sobre el rol que tendrá ahora. “Desde un principio estuvo la idea que la fundación debía diversificar el apoyo de donantes para que fuera sustentable en el tiempo. Ese era el plan. Y esto, por distintas circunstancias se aceleró”, explica Axel Kaiser, director ejecutivo.
Por: M. José Gutiérrez y M. José López

  • 3 junio, 2020