Diseñado para impulsar el desarrollo ciencítico tecnológico, la alianza busca dar financiamiento, acceso a redes y mentoría para empresas. «La idea es generar no solo un instrumento, sino también un programa de apoyo, de visibilización y de trabajo con respecto al emprendimiento de base científica tecnológica en el país», asegura la subsecretaria Carolina Torrealba.

  • 27 mayo, 2020

Con subsidios de hasta $220.000.000, el programa Startup Ciencia nace con la idea de impulsar esta materia fuera de los laboratorios y que se transforme en parte de las empresas. “Tiene que ver con asumir la responsabilidad de la ciencia de sembrar las bases de una economía más diversa, de una economía del futuro”, dice la subsecretaria Carolina Torrealba.

Los primeros pasos se dieron el año pasado al realizar una radiografía de la situación del emprendimiento de base científica en Chile. Esta se llevó a cabo un estudio de caracterización, que dio cuenta de cómo se componen estas empresas. Dentro de las conclusiones se obtuvo, por ejemplo, que en Chile existen alrededor de 600 empresas de base científica y que la mayoría son pequeñas y están principalmente ubicadas en la Región Metropolitana. Además, 3 de cada 4 de estas compañías tienen menos de 20 empleados cuyo nivel de calificación es muy alto, ya que más de la mitad tiene un doctorado. La presencia de mujeres sigue siendo muy baja.

Luego de tener esos antecedentes sobre la mesa, comenzó el plan para acelerar el aprendizaje y crear valor a partir de la investigación científica. «La idea es generar no solo un instrumento, sino también un programa de apoyo, de visibilización y de trabajo con respecto al emprendimiento de base científica tecnológica en el país», dice Torrealba.

Además de financiar algunas de las iniciativas, la novedad del programa es que se tendrá un comité de selección principalmente internacional, o conformado por personas que tengan mucho conocimiento del emprendimiento de base científica tecnológica. También se lanzará un sistema de mentorías que acompañará al grupo de emprendedores de pertenencia, generar un espacio de comunidad de emprendedores y emprendedoras científicas.

La subsecretaria de Ciencias agrega que “a través de nuestra alianza con la Corfo, que es el órgano ejecutor del programa, les vamos a permitir a los emprendedores y emprendedoras contactos con sistemas de prototipado, o ayudas en cuanto a acceso a infraestructura para la I+D y para su escalamiento». Para ello el subsidio alcanzará un monto máximo de $220.000.000. Y para promover el emprendimiento femenino se otorgará un cofinanciamiento del 10% para empresas lideradas por mujeres.

Los postulantes a Startup Ciencia deben ser personas naturales mayores de 18 años o micro y pequeñas empresas jóvenes, que cuenten con un proyecto basado en tecnologías de alta sofisticación. “La idea es financiar proyectos que ya cuenten con una prueba de concepto validada en laboratorio y que quieran diseñar y validar sus prototipos”, comentan desde el ministerio de Ciencias.