El primer día del mes de julio se conmemora la entrega del poder de Londres a Beijing en 1997, por lo que también se ha transformado en un día anual de protesta en China. Sin embargo, este aniversario número 17, las manifestaciones tienen un significado especial: en primer lugar, porque convocó al triple de personas […]

  • 1 julio, 2014

EFE_protestas en hong Kong_China

El primer día del mes de julio se conmemora la entrega del poder de Londres a Beijing en 1997, por lo que también se ha transformado en un día anual de protesta en China.

Sin embargo, este aniversario número 17, las manifestaciones tienen un significado especial: en primer lugar, porque convocó al triple de personas de los años anteriores y si bien aún no hay cifras oficiales, los organizadores esperaban atraer a más de 500 mil personas a la marcha.

En segundo lugar, porque las [tweetable]miles de personas que marchan en Hong Kong están pelando por más democracia[/tweetable], para la isla y menos intervención del Gobierno de China en asuntos políticos ya que Pekín ha limitado las opciones de los residentes en la elección del próximo líder del territorio.

Hace unos días, 800 mil residentes votaron en un simulacro de referéndum a favor de la democracia plena.

“Nunca antes había venido a una protesta del primero de julio. Si no hubiese venido este años, siento que mis nietos y bisnietos nunca me lo perdonarían”, fueron las palabras de Kwok Lin-ka de 81 años, en su silla de ruedas, mientras esperaba que comenzara el evento.

Uno de los puntos más fuertes que se está exigiendo es el derecho de sufragio universal, demanda que ha registrado un crecimiento significativo, a lo que Pekín señaló que el sufragio en Hong Kong se iniciará en 2017.

Revise el artículo completo en The Wall Street Journal