Por: Marcelo Soto Mariana Aylwin ha estado revisando las esperadas memorias de su padre, que van a ser publicadas de manera póstuma. En ellas, hay muchos detalles de la Unidad Popular, pues el ex presidente llevaba un cuaderno en que anotaba todas las conversaciones con Salvador Allende. Entre otras, según la ex ministra de Educación, […]

  • 21 septiembre, 2015

Por: Marcelo Soto

mariana-portada

Mariana Aylwin ha estado revisando las esperadas memorias de su padre, que van a ser publicadas de manera póstuma. En ellas, hay muchos detalles de la Unidad Popular, pues el ex presidente llevaba un cuaderno en que anotaba todas las conversaciones con Salvador Allende.

Entre otras, según la ex ministra de Educación, aparece “la frivolidad de Allende “. Por ejemplo, un día en que se especulaba que habría un cambio de gabinete, Patricio Aylwin tenía una reunión con el entonces presidente socialista. El líder DC estaba muy preocupado por la situación del país, quería conversar asuntos muy serios, pero Allende al llegar empezó a hablar de perdices, que había comido la noche anterior. “Esas actitudes sacaban de quicio a mi papá”, dice su hija.

La ex diputada comenta que Patricio Aylwin ya no sigue la contingencia, que está delicado de salud. “La última vez que leyó el diario, me dijo: ‘Parece que las cosas no andan bien'”.

-Hace poco aparecieron insertos en la prensa con una entrevista a su padre en España apoyando el golpe y a la junta militar. ¿Qué le parece?

-Encuentro que es un intento burdo de utilizar la figura de mi padre. La verdad es que él tiene una trayectoria de vida impecable, de defensa de los valores democráticos. Los defendió durante el gobierno de la unidad popular, los defendió durante el gobierno de Pinochet y los implementó durante la transición. Siento que son personas (las del inserto) que están pegadas en el pasado. Creo que hay, desde los extremos, intentos de armar un clima de polarización que puede terminar perjudicando mucho al gobierno.

-Aylwin apoyó el golpe, eso es una realidad histórica…

-Mi padre entendió el golpe como el fracaso de la búsqueda de soluciones democráticas, y hasta el último día buscó una solución institucional a la crisis que se estaba viviendo, y no fue posible. Eso es distinto que apoyar el golpe, es más bien aceptar. Pero en la misma declaración que se ha difundido estos días, él dice que confía en que las FFAA entregarán el poder prontamente. Y perdón: eran las mismas FFAA del general Prat, del general Bachelet, del general Schneider. Había motivos como para confiar en las FFAA. Por otra parte también dice que este reconocimiento tiene requisitos: respeto de los derechos de las personas, de los trabajadores y de los logros sociales. El también era presidente del partido democratacristiano, tenía una responsabilidad frente al país. No es llegar y darse un gustito y decir: “rechazamos el golpe militar”. Estaba preocupado de que las cosas funcionaran de la mejor manera posible y que esto no fuera la dictadura que fue. Nosotros, los hijos -y la historia le dará la razón-, nos sentimos muy orgullosos de la trayectoria de mi papá.

-Ud. ha trabajado en el libro de memorias de Patricio Aylwin, en que se refiere a la UP. ¿Su padre hace una autocrítica sobre su papel o reconoce que de su parte faltó haber hecho algo más?

-Mi padre ha sido bien especial, porque escribe este libro como una crónica, va contando los hechos en los cuales participó pero hace pocos comentarios. Va mostrando de alguna manera la evidencia de cómo fueron las cosas. Cuando ocurrieron los diálogos con Allende, él los transcribió esos mismos días, qué acuerdos quedaron, qué se dijeron cada uno; hay mucho material muy interesante y algún día lo vamos a dar a conocer. Por ejemplo, un discurso que mi padre hizo ante la Junta Nacional de la DC el 8 de septiembre, tres días antes del golpe, en que es evidente cómo hasta ese día siguen buscando una salida institucional. Ahí se presenta la idea de que todos los líderes políticos pongan sus cargos a disposición y que se busque una renuncia del parlamento y una convocatoria a elecciones generales. En fin.

Revise una completa entrevista a Mariana Aylwin en Capital.