El director ejecutivo de Libertad y Desarrollo, Luis Larraín, está preocupado. Cree que la oposición ha “consentido” que se use la violencia como arma política. Dice que el gobierno debe abrirse a conversar, pero que no debe ceder a una Asamblea Constituyente. “Si Piñera entrega la oreja en todo, se habrá producido de facto el término de su período presidencial”, advierte. Sobre los empresarios y el aumento de salarios, se pregunta: “¿No se habían dado cuenta antes (que era necesario)?”

  • 7 noviembre, 2019