The New York Times realizó un perfil al presidente de EEUU, Donald Trump, y detalla su rutina diaria, poniendo en evidencia los hábitos del magnate, que muchas veces no son buenos para su salud. La información fue recogida de los testimonios de 60 trabajadores y allegados del mandatario. Tras días intensos de reuniones, conferencias, llamadas, […]

  • 13 diciembre, 2017

The New York Times realizó un perfil al presidente de EEUU, Donald Trump, y detalla su rutina diaria, poniendo en evidencia los hábitos del magnate, que muchas veces no son buenos para su salud. La información fue recogida de los testimonios de 60 trabajadores y allegados del mandatario.

Tras días intensos de reuniones, conferencias, llamadas, viajes, trinos y demás obligaciones, Trump solo duerme en promedio 5 o 6 horas para luego despertar lleno de energía y “enfurecido”. Lo primero que hace al despertar a las 05:30 de la mañana, es tomar su iPhone y empezar a twittear, algunas veces lo hace desde su cama, reportó The New York Times. El presidente algunas veces empieza su día en pijamas.

Según las fuentes, Trump ve televisión entre cuatro y ocho horas al día, entre su parrilla están los canales que considera afines, como Fox, y los que no, como CNN. Trump dijo a través de Twitter que él “raras veces, si es que lo hace alguna vez”, mira CNN o MSNBC, “a las que considero Noticias Falsas”. El presidente agregó que nunca mira el programa “CNN Tonight”, con el presentador Don Lemon.

Siempre pendiente de los noticieros y de cómo reaccionan a sus trinos en Twitter, el presidente limita el acceso al control remoto de la televisión y solo el equipo técnico lo puede tocar, esa es la regla, reportó The New York Times. Además, el volumen del televisor de 60 pulgadas debe de estar apagado, pero él siempre está listo para leer los titulares.

Trump toma hasta 12 coca-colas a diario, el alto nivel de consumo de esta gaseosa ya se había revelado en el libro “Let Trump Be Trump”, escrito por Corey Lewandowski, mánager de la campaña presidencial, quien advirtió de los malos hábitos alimenticios de Trump.