Desde 2013 que Francia se ha convertido en el país europeo más activo en el combate contra el yihadismo tanto dentro como fuera del país, siendo el presidente François Hollande un jefe militar permanente. En agosto de 2014. Francia amplió en miles de kilómetros cuadrados la operación contra los yihadistas iniciada meses antes en Mali, […]

  • 18 julio, 2016

ataques-terroristas-Francia-Bataclan-muertos-heridos-Paris_LNCIMA20151114_0138_5

Desde 2013 que Francia se ha convertido en el país europeo más activo en el combate contra el yihadismo tanto dentro como fuera del país, siendo el presidente François Hollande un jefe militar permanente.

En agosto de 2014. Francia amplió en miles de kilómetros cuadrados la operación contra los yihadistas iniciada meses antes en Mali, creando la operación Barkhane, a la que están adscritos 3.500 militares, 35 aviones y 400 blindados.

En septiembre de 2014, Francia inició los bombardeos en Irak contra el ISIS. Envió cazabombarderos a Jordania y Emiratos Árabes y desplegó un millar de militares. Hoy participan en la operación, bautizada con el nombre de Chammal, 17 aviones y una fragata.

Cuatro meses más tarde, en enero de 2015, los islamistas provocaron terror en París con la matanza en la revista Charlie Hebdo y el mortal ataque a un supermercado de comida judía.

La respuesta fue sobre todo militar: fortalecer con más aviones la operación Chammal. En paralelo, casi 10.000 militares se desplegaron por toda Francia para vigilar centros religiosos y colegios o estaciones de tren y aeropuertos.

En noviembre pasado, un comando de una decena de yihadistas residentes en Bélgica asesinó a 130 personas en la sala Bataclan y en bares y terrazas de París. La respuesta fue enviar de nuevo al portaviones Charles de Gaulle, buque insignia de la flota, para intensificar los bombardeos.

En los últimos dos años, se han producido otros atentados en Francia con menos víctimas. El último, el mes pasado en Yvelines, cerca de París, donde un islamista mató a cuchilladas a un policía y a su esposa, también funcionaria de seguridad. Interior asegura que han sido abortados al menos otros doce ataques.

“Nos enfrentamos a una guerra”, ha reiterado este viernes el primer ministro, Manuel Valls. “Hay una amenaza que pesa sobre Francia y seguirá pesando. Pero Francia no se rendirá”.

Revise el artículo completo en El País.