José de Gregorio, Sebastián Edwards, Rafael Aldunate, Salvador Valdés y Bernardo Fontaine son algunos de los expertos que han conocido y colaborado con la propuesta de la bancada de RN sobre el retiro de un 10% del fondo de pensiones.

  • 1 julio, 2020

“Primero, quiero insistir en que la idea del retiro del 10% de fondos de pensiones es una opción final, la última alternativa, pero es una buena herramienta para ayudar a las familias de clase media que no califican para ser beneficiadas por el IFE”, aclara el diputado RN Mario Desbordes a Capital.

La semana pasada el timonel del partido hizo ver públicamente su inclinación por esta medida al señalar que había que “abrirse a analizar” que “estas personas puedan retirar el 10% de los fondos para sus pensiones. No es ideal – no hay duda de eso – y va a afectar sus jubilaciones –tampoco hay duda–. Pero por el momento no veo ninguna otra alternativa sobre la mesa. El reloj corre y la gente se desespera cada día más.”

Desde el oficialismo llovieron las críticas y desde el gobierno se señaló que derechamente aquella no era una opción viable y que era “una mala idea”.

El domingo, cuenta Desbordes, se reunió un grupo de parlamentarios de la bancada y analizaron la situación en profundidad. Durante aquél encuentro extraordinario se tomó el acuerdo de avanzar en tres propuestas: la primera medida, consiste en dar subsidios de arriendos para este segmento de la población. En segundo lugar, proponen que la clase media pueda acceder mediante la banca, y en particular BancoEstado, a créditos blandos a tasa 0%. La tercera medida, supone abrir un espacio para transferencias directas, vía programas sociales, para este sector de la población. “Habiendo otras alternativas sobre la mesa, como créditos blandos, transferencias de fondos, y subsidios de arriendo, obviamente que preferimos esa alternativa”, aclaró este lunes 29 de junio el diputado y lider de RN.

¿Con qué economistas habla Desbordes?

            El mismo parlamentario explica a Capital que él está en permanente contacto con la ciudadanía, “con la calle”, y que tantea sus ideas con diversos actores y representantes de múltiples sectores. Con un economista que suele conversar y plantearle inquietudes, es Bernardo Fontaine. Según él, tras conocer la propuesta de Desbordes le señaló que coincide con que la clase media necesita un alivio para la disminución de ingresos, y que frente a ello, su preferencia está en crear un equivalente al FOGAPE para personas. “Esto es un préstamo de emergencia con garantía parcial estatal”, aclara. En segundo lugar, ampliar los beneficiarios del Fondo de Cesantía; y “como último recurso, un autopréstamo extraordinario del 10% de la cuenta AFP a pagar luego con cotizaciones extras o jubilando después de los 60-65 años para que no bajen las pensiones”. Esto, añade Fontaine, “como complemento del nuevo Ingreso de Emergencia y la ayuda a los independientes a honorarios que recién están empezando a pagarse”.

Aunque ha sido el presidente de RN quien ha tenido mayor protagonista en esta idea, Manuel José Ossandón y su hermana Ximena Ossandón, también han tenido un rol activo. Y, es ella quien en esta oportunidad ha conversado con varios expertos en este asunto. Por ejemplo, con el economista Sebastián Edwards. También, con su marido, Luis Hernán Paúl, socio de Paúl y Cía., quien tiene experiencia en materias financieras. Edwards explica que si bien él no participó en la propuesta de RN que planteó Desbordes, Ximena Ossandón sí le hizo llegar sus preguntas: “Ocasionalmente intercambio ideas con ella. Le dije que en Estados Unidos existen los auto préstamos de los fondos de pensiones voluntarios y que esa me parecía una idea digna de estudiar”.

Otro de los consultados fueron el ex ministro de Hacienda Felipe Larraín, Salvador Valdés, también de Clapes, y José de Gregorio (DC), profesor de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. “Los economistas de la Chile suelen ser muy críticos y audaces, lo cual sólo enriquece la propuesta”, añade Ximena Ossandón.

            Por su parte, Rafael Aldunate, del Instituto Libertad, también tuvo un rol en esta discusión. Si bien él aclara que no es partidario de esta iniciativa –“porque la rentabilidad de las AFP es muy buena, porque protege a las personas en un momento delicado de la vida, y porque gastaríamos en pocos meses un fondo que pretende durar 30 años”–, sí valora que la nueva propuesta que se planteó el lunes “es mejor” que la anterior. “Mario ha flexibilizado su razonamiento, está consciente de que la propuesta hace daño y, tras enfrentar las críticas, su idea viró bastante”, señala Aldunate. “He tenido varios intercambios de ideas con él y está claro que su posición ha ido evolucionando”, concluye.