El 12 de mayo, esta comuna patagónica fue la primera en decretar cuarentena preventiva de todo el país. Luego de 14 días el periodo de aislamiento terminó sin nuevos contagios. Hoy es una de las 23 comunas sin Covid en Chile. Esta es su estrategia.

  • 9 junio, 2020

Según el último informe epidemiológico publicado por el Ministerio de Salud el sábado pasado, en Chile existen en la actualidad 26 comunas sin Covid 19, la mayoría se encuentra en las regiones de Aysén y Magallanes, una de ellas es Caleta Tortel. La localidad, sin embargo, fue la primera en imponer una cuarentena preventiva de 14 días durante la última quincena de marzo, cuando el coronavirus era aun una amenaza difusa en el país.

¿La razón? El 12 de marzo, recaló ahí el crucero de lujo Silver Explorer, en el viajaba un ciudadano inglés de 83 años, quien presentaba síntomas de una neumonía avanzada. Por esa razón fue llevado a la posta de la comuna. Para ello debió caminar por las largas pasarelas de 1,20 metros de ancho que recorren el lugar -pues por su geografía no permite la construcción de calles-, y en el trayecto tuvo contacto con varias personas del pueblo. Una vez en el recinto de salud fue recibido por los técnicos de enfermería de la posta, que en ese momento no contaba aún con un médico asignado.

“Debo destacar la reacción que tuvieron nuestros paramédicos, quienes al analizar los síntomas del paciente activaron inmediatamente el protocolo Covid para su tratamiento, pese a que todavía en el país el virus era muy insipiente.”, asegura el alcalde de Tortel, Bernardo López. El hombre fue rápidamente trasladado al Hospital de Coyhaique, donde posteriormente se confirmó su estado de Covid positivo.

Pero no sólo este hombre tuvo contacto con los habitantes del lugar, varios pasajeros del crucero también se bajaron en la caleta y asistieron a un show de comida y bailes típicos en la plaza central que un empresario de la zona organizó para darle la bienvenida a los turistas. El alcalde López no estaba en Tortel en ese momento, pero en vista de la situación fue informado. “La propagación del coronavirus sería mortal para nosotros, pues no contamos con los recursos humanos ni físico para poder combatirlo, por eso decidí solicitar ese mismo día al Seremi de Salud de la región de Aysén que declarara cuarentena para la comuna, cuestión que fue aceptada”.

El 13 de marzo comenzó así una cuarentena total para esa comuna, la que finalizó el 27 de ese mes sin ningún nuevo caso de contagio. Situación que se mantiene hasta el día de hoy, aunque con grandes esfuerzos, reconoce su alcalde.

No a los turistas

“La cuarentena fue total. Nadie salió ni entró a la comuna por 14 días. No fue fácil y tuvimos que organizarnos, pero hay algo en la cultura patagónica que es muy solidaria y eso sirvió para que saliéramos adelante”, explica López. En concreto, el Comité de Emergencias de Tortel formuló un plan de abastecimiento que contó con el apoyo de las comunas aledañas, en especial de Villa O´Higgins y Cochrane, cuyos alcaldes aportaron con útiles de aseo y alimentos para la población de Tortel. Además, estos productos se transportaban a través de la carretera, a pocos kilómetros de la caleta se establació una estación de transferencia donde se sanitizaba la carga antes de ingresar a la comuna. “Además establecimos un sistema de envíos de pedidos, para ello fue fundamental la ayuda del Ejército que recibía y enviaba los pedidos de larga distancia”, agrega el edil.

Hoy, pese a que no cuentan con ningún caso siguen en estado de alerta. “En Tortel hay 600 habitantes permanentes, pero hasta marzo había una población flotante de 160 trabajadores de la empresa de alcantarillado Icafal, los que viajaban a la caleta desde distintas zonas del país lo que hacía muy posible que trajeran el virus desde otras ciudades, por eso la comunidad ejerció presión para que la compañía paralizara los trabajos hasta que pase la crisis sanitaria. Lo logramos y hasta la fecha las faenas están congeladas”, señalaLópez, quien agrega que en la misma línea han establecido un plan para que las empresas allí presentes tengan turnos acotados.

Y aunque la zona no cuenta con un cordón sanitario formal, como lo han solicitado varios de los alcaldes de la Región de Aysén a las autoridades del gobierno central, en la práctica se han organizado para funcionar con un sistema paralelo de control que les ha traído buenos resultados. “Junto a los ediles de Cochrane y Villa O´Higgins establecimos una especie de barrera sanitaria en la provincia, y si bien no podemos detener a los vehículos sí nos permite tener una contabilidad de quiénes entran a la zona y así en caso de que exista un brote tener trazabilidad de los contactos. Asimismo, hemos rechazado la entrada de turistas a la zona, estamos en estado de excepción y la gente no tiene porqué andar paseándose por ahí”, explica López.

En la misma línea, solicitaron al Seremi de Transportes para que el ferry que viaja desde Puerto Natales a Tortel solo transporte carga y abastecimiento, pero que no traslade pasajeros por el momento. “El virus viaja a través de las personas así es que por el momento es mejor evitar que recalen en Tortel gente de fuera”, añade.

López cuenta que diariamente se comunica con los 10 alcaldes de la región, juntos comparten experiencias y estrategias para enfrentar este momento y piden mayor autonomía para la toma de decisiones. “Es insólito que tengamos que pedir permiso para todo a Santiago, es una situación histórica, de todos los gobiernos, pero en una situación como esta es aun más complicado”, acusa López.

Más allá de estos problemas, en Tortel están mirando hacia adelante. “Nos gustaría recibir cierta capacitación sobre medidas para convivir y prevenir el contagio, porque es imposible que sigamos con este nivel de aislamiento por mucho más tiempo. Tortel vive del turismo y tenemos que aprender a cómo recibir a nuestras visitas en este nuevo contexto. Hay que adaptarse a la nueva realidad”, asegura López.