La compañía negoció con Estados Unidos la adquisición del 90% del stock disponible de Remdesivir, antiviral con mejor resultado en los enfermos de Covid-19. Hasta septiembre, cualquier otro país que quisiera comprar una partida de este medicamento no tendrá mayores posibilidades.

  • 2 julio, 2020

En 2013 Gilead Science ya había desarrollado la “fórmula Remdesivir” pero con el objetivo de atacar el ébola. El antiviral cobró especial importancia cuando el 25 de junio la Agencia Europea del Medicamento (EMA) autorizó su comercialización para el tratamiento del Covid-19, por primera vez, en adultos y adolescentes de más de 12 años con neumonía. El fármaco se se hizo aún más popular hace dos días, luego de que Estados Unidos decidiera apoderarse de prácticamente todo el stock. “Hasta donde sea posible, queremos garantizar que cualquier paciente estadounidenses que lo necesite lo pueda obtener”, dijo en un comunicado el secretario de Salud, Alex Azar.

Gilead Sciencies, fue fundado en 1987 por Michael L. Riordan doctor graduado de la Escuela de Medicina Johns Hopkins y de la Escuela de Negocios de Harvard. Esta combinación le permitió manejar como un buen negocio sus conocimientos en medicina y ciencia. Desde sus inicios, el enfoque terapéutico principal que Riordan le imprimió fue desarrollar medicamentos antivirales, un campo que le interesó después de contagiarse con dengue. Desde entonces se han dedicado a la investigación, creación y comercialización de terapias innovadoras y fármacos para tratar diversas enfermedades como el VIH , la Hepatitis B , la Hepatitis C y la influenza. La firma debutó en la bolsa de Nueva York (Nasdaq) en enero de 1992, a través de una oferta pública inicial de 86.25 millones de dólares al poner en circulación alrededor de cinco millones de acciones de su capital.

La polémica

La farmacéutica basada en Foster, California, y que opera en 35 países, no ha estado exenta de críticas. Uno de los casos más conocidos fue a partir del medicamento Sofosbuvir, utilizado para tratar la Hepatitis B, que puso en el mercado a US$1.000 la píldora (en EE.UU.), con un tratamiento de una píldora diaria por 84 días. De igual manera, Gilead goza del monopolio sobre el Remdesivir, por lo que 145 organizaciones civiles dedicadas a la salud pública de todo el mundo advirtieron antes incluso de que se demostrara la efectividad del antiviral contra la Covid-19 de este peligro, porque amenazaba el acceso al tratamiento de los países menos favorecidos. La compañía se defiende argumentando que pese a ser dueña de las patentes sobre el antiviral en más de 70 países, a comienzos de la pandemia distribuyó “miles” de dosis para ensayos clínicos alrededor del mundo con el fin de agilizar la validación del medicamento contra la Covid-19.

Poco antes de la gran adquisición del 90% del stock por parte del gobierno de Trump, Gilead anunció el lunes que iba a vender su fármaco a 390 dólares (unos 312.500 pesos) para los gobiernos de países desarrollados, precio que ofrecerá rebajado a los países en vías de desarrollo. De acuerdo con los tratamientos que se están aplicando ahora en los enfermos, se espera que la gran mayoría de los pacientes reciban seis dosis diarias de Remdesivir durante cinco días, lo que equivale a 2.340 dólares por paciente (1.909.440 pesos).

En una carta abierta en el sitio web de la compañía, Daniel O’Day, presidente y director ejecutivo de Gilead Sciences señaló que “en el mundo en desarrollo, donde los recursos sanitarios, la infraestructura y la economía son tan diferentes, hemos celebrado acuerdos con fabricantes de genéricos para ofrecer tratamientos a un costo sustancialmente menor. Estas soluciones alternativas están diseñadas para garantizar que todos los países del mundo puedan proporcionar acceso al tratamiento”.

Con todo, la polémica seguirá hasta que se transparente la disponibilidad del recurso para los países que lo soliciten. Y, a un precio accesible.