Las calorías gastadas en clases de actividad física a través de la plataforma se convierten en alimentos y en minutos de internet. Lo mismo ocurre con la donación de sangre: cada extracción equivale a una donación de comida para las familias que viven en campamentos.

  • 17 junio, 2020

Casi diez días lleva funcionando la campaña “Hazlo por Chile” de Burn to give que tiene como objetivo movilizar a las personas a realizar actividades saludables en sus casas, ya sea deporte, meditación, clases de cocina saludable o de nutrición, y convertirla en alimentos e internet para las familias que viven en campamentos.

Desde que fue fundada en 2018 por Eduardo Della Maggiora, Burn to give se dedica a transformar “calorías gastadas” en “calorías ingeridas”. Es decir, las calorías que una persona consume haciendo actividad física, ellos la materializan en donaciones de alimento. Con la pandemia, esto también se materializa en conectividad. Es decir, la cantidad de minutos que una persona pase en alguna de las clases online que da la plataforma serán donados en conectividad a través de WOM a personas vulnerables.

El fin de semana pasado hicieron una clase de 30 minutos fitness para la casa a la que se conectaron 4 mil personas. Esos números se traducen en 120 mil minutos de conectividad, explica Della Maggiora. “La meta al 31 de julio es reunir 1 millón de minutos”, dice. Y agrega: “Las clases la hace un coach de España, pronto anunciaremos otras con deportistas destacados del país, para hacerlo entretenido y atraer la mayor cantidad de gente”. En los alimentos, en tanto, la meta es alcanzar 250 mil comidas y hasta hoy ya van 40 mil.

Sangre, calorías y comidas

Cuando el Covid-19 estaba comenzando a llegar a Chile, el equipo de Burn to give se dio cuenta de que en los países donde el virus estaba más avanzado la donación de sangre estaba siendo un tema crítico. “En general son los jóvenes que van a donar sangre de manera regular y hoy por la pandemia no lo están haciendo. Y hay muchas enfermedades que la necesitan, como la leucemia”, dice Della Maggiora.

Contactaron a la Clínica Alemana y juntos desarrollaron una plataforma de agendamiento virtual a lo largo de Chile para que la gente se pueda inscribir para donar sangre y la idea es que se sumen todos los centros de salud. Cada extracción se convierte en una semana de comida para una familia de un campamento en Chile.

Aunque no hay cifras de cuánta gente ha donado sangre con esta campaña, según Della Maggiora, es un hecho que éstas aumentaron en relación a los meses anteriores.