El lunes de esta semana, Cristina Fernández de Kirchner volvió a aparecer. A las 10 de la mañana llegó, sola, a dejar un escrito ante el juez Claudio Bonadio, en el cual lo acusaba de formar parte de una persecución en su contra. Ese mismo día publicó en su cuenta de twitter @CFKArgentina una copia […]

  • 15 agosto, 2018

El lunes de esta semana, Cristina Fernández de Kirchner volvió a aparecer. A las 10 de la mañana llegó, sola, a dejar un escrito ante el juez Claudio Bonadio, en el cual lo acusaba de formar parte de una persecución en su contra. Ese mismo día publicó en su cuenta de twitter @CFKArgentina una copia del documento presentado, donde se pueden leer acusaciones de este tipo: “Para que la maniobra persecutoria fuese eficaz y rinda sus efectos ante la opinión pública, en todos los casos se ha conectado a tales actos de naturaleza política con maniobras de lavado de activos, enriquecimiento ilícito y otros presuntos hechos de corrupción en los cuales, para infringirme un mayor daño, fueron imputados mis hijos y otros miembros cercanos de mi familia”. Esta es la quinta vez que la exmandataria se presenta ante Bonadio, esta vez en la causa por presunto cobro de sobornos. El juez acusa a Fernández de liderar un sistema de recaudación ilegal que durante su mandato habría traspasado aportes desde empresas al Gobierno, a cambio de millonarios contratos. El caso, denominado el Lava Jato argentino, explotó luego de que Óscar Centeno, exchofer de Julio de Vido, hombre cercano a los Kirchner, diera a conocer una decena de cuadernos donde describe los viajes que realizó cargando bolsos llenos de dinero negro.