Por: María José Gutiérrez y Natalia Saavedra M. La reunión del miércoles 18 de mayo a las 19:30 horas fue significativa para Revolución Democrática (RD), el ahora partido político que nació al alero del diputado Giorgio Jackson. Partió como un grupo de estudiantes, casi todos provenientes del frente Nueva Acción Universitaria (NAU), pero hoy el […]

  • 26 mayo, 2016

Por: María José Gutiérrez y Natalia Saavedra M.

La reunión del miércoles 18 de mayo a las 19:30 horas fue significativa para Revolución Democrática (RD), el ahora partido político que nació al alero del diputado Giorgio Jackson. Partió como un grupo de estudiantes, casi todos provenientes del frente Nueva Acción Universitaria (NAU), pero hoy el referente de izquierda es más que eso.

Afuera del metro, en fiestas, en regiones y frente a calles con alto tránsito, un ejército de RD logró a punta de evangelización convencer a 10.215 personas de tomar una decisión considerada por estos días como altamente impopular: afiliarse a un partido político. Con insistencia, lograron reunir las firmas necesarias para presentar al Servel y constituirse como una fuerza política, que según explica Sebastián Depolo, el coordinador nacional de RD,pretende ser clave en los próximos procesos eleccionarios.

En esa reunión –el Consejo Político que ocurre cada quince días– estaba el top five que conforma la directiva de RD, acompañada de otros veinte miembros que representan al partido según territorios y áreas de trabajo, además de tres militantes que van rotando cada seis meses. Sus metas más inmediatas: entrar de lleno en la discusión constituyente, pararse frente a las elecciones municipales en territorios significativos y definir cómo Revolución Democrática tomará presencia en todo Chile.

Ese consejo de sólo 28 personas, representa hoy a personajes con hebras profundas en el tejido político e influencias de poder en diferentes mundos. Ya no sólo se trata de un ápice de las federaciones de estudiantes del país, sino de una red de influenciadores que, según sus propios cálculos, podrían ayudar a inclinar la balanza de las futuras presidenciales.

Los fundadores

Las movilizaciones estudiantiles de 2011 fueron el punto de partida. Ya en 2012, el diagnóstico era claro: si bien se había demostrado que había ganas de hacer un cambio en el país, asegura Noam Titelman, ex presidente de la FEUC y uno de los líderes de este movimiento, faltaba un correlato en la institucionalidad. Por esto, “Revolución Democrática, desde que parte, tiene la idea de convertirse en partido o unirse a otro para generar democracia con mayor intensidad”.

Así, diversos actores del mundo estudiantil y social se agruparon y, liderados por el hoy diputado Giorgio Jackson, acuñaron la idea de armarse como un referente político. Ahí estaban además Miguel Crispi, fundador del NAU, quien acaba de renunciar al Ministerio de Educación, y Sebastián Depolo, académico de la Universidad de Chile y coordinador nacional de RD.

El hito fundacional fue una actividad en el centro cultural de San Joaquín, que tiene en uno de sus murales la frase del pintor Roberto Matta que Revolución Democrática hizo suya: Crear para creer.

Se fueron sumando otros miembros clave como Titelman y el resto del equipo de cabecera que hoy compone el ADN de RD y que se reúne todos los lunes en la noche: Marcela Sandoval, secretaria general del partido, periodista y jefa de comunicaciones del Museo de la Memoria; Nataly Rojas, coordinadora de redes ciudadanas, que de hecho vive en Talca y participa virtualmente de las reuniones; Daniela Oberreuter, coordinadora de Acción Territorial, además de Depolo, que será el presidente del partido.

Como un ensayo general, trabajan ordenadamente antes de entrar de lleno en la arena partidaria: todos los lunes se reúne la directiva, un miércoles cada 15 días el consejo ampliado, y una vez al año la Asamblea. Está todo orquestado. Listo para el estreno.

rd1

Los rostros

A las 11:30 am del miércoles 18 de mayo, Sebastián Depolo se enteró de que Javiera Parada había oficializado su renuncia como agregada cultural en Estados Unidos. Si bien Depolo conocía las intenciones de Parada, su salida marca un importante precedente porque la activista será el rostro y la voz visible de RD en la discusión del proceso constituyente, al que quieren ingresar con fuerza.

Dos semanas antes, en su cuenta de Twitter, Parada había publicado 109 mensajes con ideas de lo que sería la nueva Constitución, lo que sacó ronchas en la oposición, que solicitó su renuncia al cargo diplomático. La ex agregada cultural cuenta con más de 33.500 seguidores en la red social, por lo que su llegada a liderar el área constituyente –apoyada por Ernesto Riffo, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Silva Henríquez y Rocío Donoso, coordinadora de la Comisión de Participación Ciudadana en el partido– será clave para RD.

Pese a que en el nuevo partido no les gusta hablar de rostros, es un hecho que la llegada de figuras destacadas del mundo de las artes, de la política y de la academia son hitos importantes para ampliar su representatividad. Otro personaje de esas esferas que firmó por el partido es Tomás Moulian, sociólogo y cientista político, ex precandidato presidencial del Partido Comunista y ex jefe de campaña de Gladys Marín. “Nunca milité en el PC. Es un partido muy estructurado, con demasiada disciplina y no estaba dispuesto a someterme a las reglas”, dice. Un mes atrás, en un quiosco en la plaza Ñuñoa, Moulian estampó su firma en el movimiento liderado por Jackson, atraído por la idea de ser “un partido en construcción, en creación”. Hasta ahora, su participación había sido sólo como expositor en la escuela de formación del movimiento. Pero en adelante participará además en la redacción de un texto sobre qué piensa del Chile del futuro, que sentará las bases teóricas de Revolución Democrática.

Su llegada es vista en RD como un signo de transversalidad, que les quita el estigma de ser solamente un grupo de jóvenes estudiantes. Moulian tiene línea directa con Crispi y Depolo, y aunque hasta ahora sus encuentros han sido sólo casuales, la idea es que se reúnan una vez por semana para debatir sobre sus pasos clave.

Entre los mayores de 50 años que se sumaron al partido, están también la ex ministra de Cultura de Bachelet, Claudia Barattini, quien acaba de asumir como agregada cultural en México, y Kena Lorenzini, fotógrafa y activista feminista. Esta última, junto a Anita Martínez y Gloria Maira, ex subdirectora del Sernam, serán la voz del frente de género del partido.

El encargado de ser un nexo con el mundo empresarial será Marcelo Cicali, dueño del restaurante Liguria y hasta hace poco bacheletista duro. Hace tres semanas firmó por el partido y “por su forma de hacer empresa”, tendrá que representar y tender puentes con ese gremio.

La lista es larga y destacan otros nombres del mundo artístico que le dan diversidad al equipo: el dramaturgo Pablo Paredes, ex coordinador nacional del movimiento; Maite Orsini, miembro del tribunal supremo del partido, encargado de vigilar las elecciones y del comité de ética; el actor Néstor Cantillana y los comediantes Pedro Ruminot y Fabrizio Copano.

Otros, como Pablo Macaya y Alejandro Goic, si bien no firmaron por el movimiento, participaron como protagonistas en los dos últimos videos que lanzó RD en Youtube: “Cambiemos la historia” y “Marca la diferencia”. “Hay personas que todavía quieren tener una participación independiente pero que esperamos se sumen y se den cuenta de que esto es algo diferente”, asegura Depolo.

rd2

Los insiders

En RD saben que los cambios hay que hacerlos desde el sistema. Y por lo mismo, varios de sus miembros participan en el gobierno de Bachelet. Fue una decisión estratégica, por ejemplo, la incorporación de Miguel Crispi al Mineduc junto a Gonzalo Muñoz y Carlos Figueroa, quienes renunciaron al Ministerio esta seamana dedicarse a RD. Lo mismo hicieron Pedro Pablo Glatz, Francisco Pinochet y Pablo Vidal, que se sumaron a las filas del gobierno en su minuto, pero que hoy estudian fuera de Chile.

Aunque desde RD hacen una distinción, si bien su incursión en la reforma educacional fue a conciencia, muchos otros adherentes al partido trabajan en el servicio público por sus capacidades, más que por una intervención que quieran hacer de forma intencional.

Son los casos de Mathiew Berrone, de la DIPRES; Javiera Figueroa, del ISP; Rosa Gajardo, de la Conadi, y Nicolás Valenzuela en la Secpla de Providencia (hoy también especializándose en el extranjero).

En el nuevo partido figuran también hijos de personajes históricos de la Nueva Mayoría. Entre ellos, Francisca Pacheco, hija del ministro de Energía, Máximo Pacheco, quien estudia actualmente un postgrado fuera del país; Vicente Burgos, el mayor de los hijos del ministro del Interior, Jorge Burgos, quien desde Londres participa en la Comisión de Ciudades, y Bernardo Valdés, hijo de Juan Gabriel Valdés, quien se puso al servicio del partido, con miras a ser parte de los concejales que ganen un cupo en Providencia.

“Mi padre y mi abuelo siempre han sido referentes para mí, en cuanto a que han sido precursores en sus momentos de confirmar nuevos partidos –la DC y el MAPU– en su momento”, agrega Valdés, encargado del área cultural de RD. Sin embargo, aclara, “rechazo la herencia de poder como se ve en varios sectores de la política tradicional, pero acepto la motivación de la vocación de mantener una visión país y, por otro, de reconocer las virtudes de la acción e influencia política”.

rd3

La apuesta

RD quiere irse insertando en el mundo político con mesura. Sin acuerdos pactados con otros partidos ni apoyando nombres en las municipales que sólo les sirvan para ganar cupos, quieren dar la pelea en lugares clave y espacios de influencia. “Vamos a hacer una campaña nacional para apoyar a nuestros candidatos a alcalde y concejales. La idea es que se entienda que ese representante no es la persona, sino que es el proyecto de Revolución Democrática en tu comuna, eso es lo que queremos. Queremos mostrar que RD como partido existe”, asegura Depolo.

Así, una de sus decisiones estratégicas es que en el caso de los alcaldes se sumarán a las primarias ciudadanas para que la gente elija a su candidato. En las regiones donde Revolución Democrática alcance a ser partido, llevarán una lista propia. Eso sí, no serán más de diez candidatos a alcalde y veinte a concejales.

Las comunas escogidas para postular a alcaldes serán San Miguel, de la mano del profesor de educación física Andrés Dibán (25); La Granja, con Natalia Castillo; Antofagasta, donde presentarán a Ricardo Díaz, líder del movimiento Este Polvo te Mata; y Castro, con el dirigente de bases, Sergio Ballesteros y vocero de RD en la zona. En Providencia, en tanto, apoyarán nuevamente a Josefa Errázuriz y presentarán candidatos propios a concejal, al igual que en Santiago y Maipú.

Ruth Olate, presidenta del sindicato de Trabajadoras de Casa Particular, es otra de sus cartas como candidata. “Tiene todo para ser diputada”, aseguran en RD.

Los formadores

La formación de nuevos líderes es otro de los ejes centrales del futuro partido. Su estrategia se centra principalmente en los estudiantes, por lo mismo, su búsqueda se despliega a través de presencia en las principales universidades del país. Parte de sus fichas en las nuevas generaciones están puestas en personajes como Tomás Leighton, ex líder de la Coordinadora Nacional Secundaria (Cones) y su actual coordinador nacional, Marcelo Correa.

Con un trabajo hormiga, los preparan para que su propuesta se meta en las venas de los adherentes. Lo hacen a través de diversas escuelas itinerantes por todo el país, donde militantes y no militantes enseñan a las nuevas generaciones. Ahí participan por ejemplo el abogado Fernando Atria, quien ha expuesto sobre la izquierda, la Constitución y la construcción de la política en RD. Su hija milita en RD. “Simpatizo con sus ideas. No soy militante pero es constructivo enseñarles. La izquierda está ahora fraccionada, no hay una respuesta a los intereses y es obvio que en algún momento va a haber una nueva convergencia. Mientras eso pasa, no tengo problema en aportar en estas instancias. Revolución Democrática va a marcar pauta en eso. Es obvio”, dice Atria.

Participan también Marcela Ríos, del PNUD, y Claudia Sanhueza, economista de la UDP que la semana pasada figuró en una encuesta de La Segunda como una de las cuatro más influyentes en su área. Se suman otros como Leonardo Moreno, director ejecutivo de la Fundación Chilena de la Superación de la Pobreza, y Claudia Heiss, del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile.
También tienen presencia académicos que están fuera del país, como José Gabriel Palma, doctor en Economía y Ciencia Política, quien ejerce como profesor de la Facultad de Economía en Cambridge.

Las platas para estas escuelas de formación vienen principalmente de fondos que han gestionado con la Fundación Friedrich Ebert, institución alemana vinculada al socialismo democrático. Además, RD se encuentra levantando nuevos fondos –que aún no han llegado– desde la fundación Heinrich Böll, ligada al Partido Verde alemán.

rd4