Es sin duda el perro más conocido de Chile. Con un vocabulario agraciado y una gran simpatía, pocos dicen no conocer al perrito de Lipigas. Una campaña que de la mano de la agencia Ogilvy se ha convertidoen un fenómeno social. Este es un can que se las trae.

  • 12 junio, 2008

 

Es sin duda el perro más conocido de Chile. Con un vocabulario agraciado y una gran simpatía, pocos dicen no conocer al perrito de Lipigas. Una campaña que de la mano de la agencia Ogilvy se ha convertido en un fenómeno social. Este es un can que se las trae.

 

Que un producto que en la práctica no se diferencia a simple vista de su competencia. Y es que cuando las características son similares entre uno y otro, hablar de que el que uno vende es de mejor calidad u otros atributos, al final no convence mucho. ¿Qué hacer? Bueno…. una solución comprobada es acercar al público a la marca, y qué mejor que producir un personaje ícono.

Esto es lo que ha pasado con el famoso perro de Lipigas, un quiltro como tantos otros que pululan por la calle pero que, gracias a la creatividad de un grupo de publicistas, se ha transformado en sensación. De la mano de la firma Ogilvy y sus miembros: el vicepresidente de Creativo César Agost-Carreño, la directora de Cuentas Loreto Correa y los directores generales creativos Sebastián Alvarado y Nicolás López, el amarillo de Lipigas nunca estuvo tan cerca de la gente.

Spike es el nombre de la estrella que desde diciembre de 2005 aparece en las campañas de la marca. Pero lo que no todos saben es que es un miembro activo de Carabineros de Chile y que participa en actividades de la institución en jardines infantiles y colegios; siempre, acompañado por su dueño, el sargento segundo José Montanares.

Según los creadores de la campaña, la idea era diferenciar y darle valor a la marca a partir de una figura que fuera cercana. Y la situación era la clave: el perro es el que recibe a los repartidores de gas y decide si los deja entrar o no. Súmele a esto modismos como oh my gosh, pelolais y chís, ¿cuál crisis energética? Con todo ello se obtiene un fenómeno comunicacional, conocido por todos, y que suma a su currículum tener más de 5.000 amigos y 30.000 fans en la red social Facebook, superando incluso al candidato presidencial Sebastián Piñera.

“No creemos que se esté desvinculando de la campaña. Lo que pasa es que la gente se termina asociando con el personaje, haciéndolo parte de su vida”, explica López. Una idea que también le ha traído reconocimiento a la agencia, con el Effie que obtuvo en 2007 en la categoría Productos.

Y queda mucho que ver de este simpático perro. En los próximos meses, la agencia lanzará cuatro comerciales más. En conclusión, un perro con muy buenas pulgas y del que oiremos hablar por un buen rato.