Quienes conocen al presidente de Imaginacción aseguran que está preocupado por el orden público de Chile y la puesta en marcha de la agenda social. Por ello, decidió escribir una reflexión sobre la situación del país.

  • 28 febrero, 2020

Una vez al mes Enrique Correa se reúne durante un desayuno con parte de su equipo y clientes. En la instancia se conversa sobre los temas que marcan la actualidad y desde Imaginacción -consultora presidida por Correa- analizan la contingencia.

Lo mismo ocurre en reuniones a las que suele asistir el ex ministro en el CEP y en directorios de las empresas que asesora. En todos esos encuentros, el tema obligado ha sido la violencia de la actual crisis social y, ante la preocupación que Correa verbalizó por la situación, más de una persona le dijo que era importante que él diera a conocer su opinión de manera pública y no permanecer en silencio.

Así, el presidente de Imaginacción redactó una columna -que él describe como «notas»- que tituló «La situación chilena: Coyuntura y escenarios» y que hizo llegar a sus clientes. Luego, el 17 de febrero, la publicó en el sitio web de la consultora. Ahí dice que «el país no se ha derrumbado», pero establece que «la violencia no ha sido condenada con energía por el mundo político, especialmente por el de oposición», lo que no dejó indiferente al oficialismo ni a miembros de su sector.
A su vez, advierte que «la crisis no es el producto de agitadores extranjeros como lo afirmó en su momento el Presidente y el gobierno. No es tampoco una explosión inmensa contra el neoliberalismo, como lo afirman los que marchan y un sector de la izquierda. El origen de la crisis es el desplome económico del sector más vulnerable de la clase media, la capa inferior del C3».
Quienes conocen a Correa aseguran que está preocupado por el orden público del país y que por lo mismo -y porque en más de una ocasión le señalaron con preocupación que la centroizquierda había sido ambigua en temas de violencia-, participó y adhirió a la carta que esta semana firmaron cerca de 200 miembros de la ex Concertación llamando a un «urgente» Acuerdo Nacional.
Desde su entorno adelantan que es probable que el asesor estratégico redacte otras notas luego del plebiscito en abril. Agregan que él es partidario del «Apruebo» por convención constituyente.