El ministro del Trabajo reconoce que ha sido complejo abordar el proyecto de reducción de jornada de 45 a 40 horas impulsado por Camila Vallejo y Karol Cariola. “No es fácil enfrentar el populismo y la demagogia”, dice. Y frente a quienes dicen que ha sido la diputada comunista la que ha puesto la música en este debate, él responde: “No importa quién pone la música si la música es mala”.

  • 26 septiembre, 2019