Un artículo publicado por la revista TIME afirma que quien gane las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos será decisivo para la justicia del país. Los jueces de la Corte Suprema son nombrados de por vida, pero cuatro de los nueve que lo componen superan los 70 años. En los últimos años dos renunciaron por motivos […]

  • 20 agosto, 2012

Un artículo publicado por la revista TIME afirma que quien gane las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos será decisivo para la justicia del país.

Los jueces de la Corte Suprema son nombrados de por vida, pero cuatro de los nueve que lo componen superan los 70 años. En los últimos años dos renunciaron por motivos personales.

No se puede predecir cuántas vacantes habrán dentro de los próximos cuatro años, pero si tanto Barack Obama o Mitt Romney tuvieran la oportunidad de nombrar a uno, ese voto sería decisivo para casos controversiales como el aborto o el control de armas.

Si ganara Mitt Romney, por ejemplo, probablemente nombraría a un juez conservador, y podría tratar de revertir la ley aprobada en 1973 en que se legalizó el aborto. Lo mismo podría ocurrir con normas a favor de los derechos homosexuales.

Obama, por el contrario, se inclinaría por un juez más liberal. Este nombramiento podría ser decisivo para revertir la ley aprobada en 2008 en que se protegía el derecho de cada individuo de poseer armas, y por lo tanto endurecer el control de armas en el país.

Hay muchos otros temas en que el voto de un nuevo juez podría hacer la diferencia, como las discusiones sobre el matrimonio gay o la pena de muerte.

Lea el artículo completo en TIME: “How the next President could change the Supreme Court”