El indicador registró 2,1%, inquietando a los mercados que temen un ritmo más rápido de ajuste de tasas de la Fed.

  • 14 febrero, 2018

Los precios al consumidor en EEUU subieron un 2,1% en enero, cifra que se ubicó por encima de lo esperado por lo analistas y que ya empieza a hacer mella en los mercados globales.

Según el informe del Departamento de Trabajo, los precios crecieron un 0,5% respecto al mes anterior, por encima de los pronósticos de los economistas encuestados por Bloomberg que esperaban en torno a 0,3%.

La cifra se debe al aumento del costo del vestuario que creció a su mayor ritmo en tres décadas, un 1,7% respecto a diciembre. El aumento de precios de vivienda –de 0,3%- también contribuyó al indicador general, tanto como el costo de atención médica y seguros de vehículos, que aumentaron 0,4% y 1,3% respectivamente.

Excluyendo alimentos y energía, los precios aumentaron 0,3% respecto a diciembre, también por encima de 0,2% esperado por economistas. A tasa anualizada, el aumento fue de 1,8%.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.