Una empresa que asesora en innovación. ¿Le parece poco novedoso? ¿Y si le proponen convertir la innovación en una práctica permanente y que, en vez de abarcar nuevos conocimientos, aproveche la experiencia de terceros? Esa es la fórmula IGT, la misma que han aplicado incluso en ellos mismos. 

  • 19 octubre, 2007

Una empresa que asesora en innovación. ¿Le parece poco novedoso? ¿Y si le proponen convertir la innovación en una práctica permanente y que, en vez de abarcar nuevos conocimientos, aproveche la experiencia de terceros? Esa es la fórmula IGT, la misma que han aplicado incluso en ellos mismos. Por Javiera Moraga; fotos, Verónica Ortiz.

 

¿Escuchó hablar de los Avonni 2007? Se trata de un premio a la innovación empresarial, creado por el foro Pro Innovación, la CPC y el Ministerio de Economía. La primera versión se entregó a comienzos de octubre, en una ceremonia que reunió a más de 400 empresarios y ejecutivos.

 

La estrella de la noche fue Chilectra, con su producto Full Electric, el cual entrega una solución energética integral a los hogares que optan por convertir todos sus servicios básicos a la electricidad. A la fecha, hay más de 5.400 departamentos que funcionan con esta tecnología.

 

Pero el objeto de este reportaje no es hablar de ahorro energético, sino que de innovación. Y el invento de Chilectra, así como los impulsados por otras tres empresas nominadas al premio, tenían un factor en común: la asesoría de IGT.

 

¿Y qué es IGT? Formalmente es una empresa de consultoría en gestión, enfocada a la creación de valor único, global y sustentable para diferentes compañías, gobiernos e instituciones públicas relevantes tanto en Chile como en América latina.

 

Pero más allá de las formalidades, IGT (que significa Innovación, Gestión y Tecnología) aparece como una compañía muy poco tradicional. Quizá porque no han optado por trasladarse al barrio El Golf, sino que mantienen su centro de operaciones en una de las pocas casas que quedan en el cada vez más edifi cado sector de Román Díaz, en la República de Providencia.

 

Quizá por el bajo perfil que ostenta a pesar de sus veinte años de existencia. Porque IGT se formó al alero de Invertec, la empresa del rubro alimenticio fundada en 1987 por los hermanos Mario y Alberto Montanari. Una compañía donde la innovación ha sido clave para crecer. Basta recordar que los hermanos Montanari pasaron de ser fabricantes de refrigeradores a pioneros en la industria del salmón. También fueron ellos lo que acuñaron el concepto de “Chile, potencia alimentaria”.

 

Dos años después del surgimiento de Invertec, los socios dieron rienda suelta a su idea de formar una consultora que se especializara en innovación. La fi rma comenzó a ser gestionada por Iván Vera, ingeniero de profesión y quien hoy ofi cia como su gerente general.

 

Fundador del Club de la Innovación de la Universidad Adolfo Ibáñez y fanático del cineasta Stanley Kubrick, Vera se declara cercano a la UDI. Y he aquí otra de las características de IGT: la diversidad política. Porque Vera comparte las ideas aliancistas con Alberto Montanari, mientras que su hermano Mario militó en el MAPU y su corazón es decididamente concertacionista. La composición del directorio también es transversal: Oscar Guillermo Garretón, Sergio de la Cuadra, Lavados, Ricardo Merino y Mario Waissbluth, entre otros.

 

En la actualidad, IGT trabaja con una red de 700 personas en toda América latina, incluyendo profesionales, ex ministros de Estado, gerentes de multinacionales y expertos de universidades.

 

Todos ellos se encargan de aportar en diferentes proyectos. A ellos se suma un staff de 18 expertos que trabajan en los cuarteles generales de Providencia.

 

Por mencionar un dato: Rodrigo Egaña, quien asumió como director de Gestión de Políticas Públicas (algo así como el “gerente” del gobierno) formó parte de este team IGT.

 

 

 

McKinsey, made in Chile

 

 

Como buenos consultores, en IGT practican el bajo perfil, pero es sabido que asesoran directamente en el área de nuevos negocios a Endesa, Metro, Codelco, Gasco, BBVA y Enap, entre otros. También el Programa de Desarrollo Productivo y Competitividad de la Provincia de Mendoza los seleccionó para reforzar la competitividad de cuatro clusters agroalimentarios: aceite de oliva, fruta desecada, fruta fresca y hortalizas frescas.

 

-Cuando formamos IGT hace 17 años fue con la idea de catalizar la innovación en el grupo Invertec. Sin embargo, la creamos como una empresa independiente y no como una gerencia de desarrollo, porque queríamos que fuera un sistema abierto, que nos permitiera llegar a otras empresas y alimentarse mutuamente de ideas, metodologías y conceptos –explica Iván Vera.

 

-La única forma de hacer negocios es haciendo algo nuevo. Creo que ese es el concepto a nivel de los empresarios exitosos.

 

Tras la historia de cualquier hombre exitoso hay alguien que aportó algo nuevo- añade Alberto Montanari.

 

{mospagebreak}

 

El problema es que innovar se ha vuelto más complejo. Montanari recuerda que los primeros éxitos industriales en Chile fueron más bien productivos:

-Américo Simonetti hizo un gran aporte a Chile. El se iba durante seis meses a Italia a las ferias de maquinarias y traía lo último en ese tema. En ese momento eso era innovación. Pero hoy el mundo de los negocios se ha complicado. Si tú vas a una feria de maquinaria, te diría con certeza que el 90% de esa maquinaria está en Chile. El tema ahora es otro: ¿Cómo vamos hacer los empresarios para determinar qué es nuevo valor? Por eso creemos que debemos tener los mejores profesionales de Chile tratando de entender este dilema.

 

Y eso nos lleva al fondo de la filosofía IGT: la innovación no es una herramienta sino una disciplina. El problema es que innovación es un término algo manoseado, víctima de las modas. Pero ellos advierten que no debe tomarse como un tema pasajero y ejemplifican: hace 50 años el marketing no existía y, en cambio, hoy no se conciben empresas sin gerentes de marketing, pero casi no existen compañías con gerentes de innovación.

 

-Un punto a tomar en cuenta es que hoy no te puedes demorar un ciclo muy largo en lanzar nuevos negocios. Además hay que hacerlo más frecuentemente. Además, todo es más complejo y las cosas evidentes ya están inventadas. Las frutas bajas se las llevaron todas y ahora hay que subir a la copa del árbol- explica Emilio Di Giaccomo, socio y consultor principal.

 

El desafío para Alberto Montanari también está en otro ámbito:

-Mi padre siempre decía que uno tenía que ser profesional, porque si tú conoces vas a poder mandar. Es en el conocimiento donde está el poder del mando. Le encontraba toda la razón. Hoy día tengo que saber qué está pasando en biotecnología y eso me aterra porque no tengo idea qué puede ser… Hasta la palabra me da susto. Entonces claramente no voy a poder entender biotecnología y de ahí mandar. Tengo que mandar sin entender.

 

-Entonces, lo que pasa a ser relevante es la necesidad de articular las capacidades de otros. La competitividad está no tanto en quién sabe, sino en el que sabe quién sabe. En el know how, pero también en el know who. IGT está construyendo y creando un ecosistema para poder dominar esa complejidad –explica Vera.

 

Y como un gran desafío requiere grandes metas, la consultora se la juega porque las compañías que utilizan su modelo de innovación crezcan a doble dígito. Lo aplican ellos mismos. Hace diez años IGT facturaba 400 mil dólares y hoy esa cifra ronda los 4 millones de dólares.

 

 

 

Ideas puestas en práctica

Endesa-Chilectra Brasil

Chilectra pidió a IGT que replicara el trabajo de Chile con sus filiales en Brasil, Perú y Colombia. También ayudaron a solucionar el problema de cobro que tenían las compañías telefónicas en el Estado de Seara en Brasil, integrando esos servicios a la cuenta de Coelse, la distribuidora eléctrica de la región, que contaba con un eficiente sistema de cobros.

Cintac

Durante 40 años Cintac fue una fábrica de tubos y perfiles de acero. IGT buscó desarrollar nuevos negocios que fueran complementarios a su ámbito de competencia. Así fue como surgió, por ejemplo, la solución Metalcom para diseñar perfiles estructurales o residenciales que fueron usados en la base de la fuerza aérea de Temuco. Luego nació la solución Tubest, un sistema de perfiles para construir galpones industriales. Hoy casi toda la agroindustria cuenta con este tipo de galpones.

HunterDouglas

A la compañía HunterDouglas la ayudaron a crear el proyecto de cielo natura, que es un sistema de cielo pero con revestimientos de madera. Todo un hito para una empresa que siempre fue metalmecánica.

Nicaragua

Ayudaron al grupo Pellas, uno de los más importantes de ese país, a construir el mejor hospital privado de Centroamérica. Una solución clave para el turismo, que se veía gravemente bloqueado por la falta de un buen sistema de salud.

Costa Rica

En ese país implementaron un diseño de estrategias de desarrollo del poder judicial de Costa Rica. Para ello IGT llevó a Juan Enrique Vargas. Fue un trabajo muy interesante que duró seis meses y cuyas estrategias fueron aprobadas por el pleno de la Corte Suprema de Costa Rica.