El ex ministro de Interior DC dedica parte de su tiempo en cuarentena a realizar labores domésticas, leer, ver series y escribir cartas al director. En una de ellas critica a políticos de su sector que criticaron la decisión de instalar camas de emergencia en Espacio Riesco. Con respecto al gobierno, dice: “En circunstancias muy difíciles, aquí lo ha hecho bien, de la manera correcta”.

  • 31 marzo, 2020

Jorge Burgos, DC, abogado y ex ministro del Interior de Michelle Bachelet dice que intenta hacer el cautiverio lo mas llevadero posible. «A estas alturas mi casa es muy chiquitita: estamos mi señora, yo y nuestro hijo menor. El resto ya tienen cautiverios propios”, asegura. En lo doméstico, ha aumentado “mucho” su colaboración en materias de la casa -es un momento relativo porque la base de la que empieza es igual a cero, aclara- y está a cargo de hacer las compras, con autorización en mano. Va en bicicleta para aprovechar de hacer ejercicio y “evitar los aumentos de peso”, dice, “cuestión que a estas alturas del partido es bastante importante”.

Ha aprovechado también de ver películas que tenía pendiente en Netflix y de leer. Acaba de terminar El corazón de Inglaterra, de Jonathan Coe; Poeta chileno, de Alejandro Zambra; y Castigo, de Ferdinand Von Schirach, abogado penalista alemán. Ha tenido tiempo también de escribir cartas al director en los medios.

-El viernes publicó una carta con Óscar Guillermo Garretón donde señalaba la “pequeñez” y “mezquindad” de algunos grupos de la oposición por los cuestionamientos a la habilitación de Espacio Riesco como centro de salud. ¿A qué grupos específicos se refiere?

-Nos referíamos fundamentalmente a aquellos políticos que inundaron las redes, hicieron declaraciones en los medios estableciendo dudas respecto de la corrección, de un eventual negociado en el arriendo del inmueble Espacio Riesco para instalar ahí un hospital de campaña. Eso intentó ensuciar una acción preventiva en salud pública bien ejecutada y hecha con la anticipación debida. En las redes siempre hay algunos políticos que las ocupan con adjetivos para referirse mal al resto. A mí no me llamó mucho la atención, pero sí me llamó la atención escuchar a un senador a quien respeto, a quien encuentro inteligente, entrando en esa lógica en algún momento: el senador Girardi. Esa fue la razón por lo cual estimamos que parecía prudente poner una voz de alerta frente a una cuestión que parecía o que pareció tan pequeña.

-El viernes ocurrió algo similar cuando se entrampó la discusión sobre la ley de protección al empleo en la sala de la Cámara (que finalmente vio la luz ayer). ¿Cree que hay grupos que están priorizando sus intereses políticos por sobre las necesidades del país?

-Yo creo que hay una diferencia. Pienso que un legítimo debate con sentido de urgencia, con los proyectos que el ejecutivo ha mandado en función de la pandemia que estamos viviendo es natural. Me parece que, en general, el parlamento transversalmente ha hecho un buen trabajo en el análisis y el despacho de las leyes que se han enviado. Hay ciertas dudas en los errores que se cometieron en la postergación del pago de la patente de los automóviles -que entiendo que va a ser solucionada-. Bueno, la urgencia tiene esos riesgos. Lo que se refiere al proyecto de seguridad en el empleo y del fondo de cesantía, el debate ha permitido que se amplíen los beneficiarios y eso ha sido bueno, y entiendo que está por ser promulgado. Y en general, reitero, el parlamento ha cumplido bien su rol.

-¿Y los alcaldes? ¿Coincide con el ministro Mañalich que hay ediles que están pensando en su reelección?

-Mira yo creo que los alcaldes, en general, han hecho su trabajo en el sentido que intentan responder a lo que sienten en sus territorios comunales. Algunos lo han hecho muy responsablemente, otros menos. Me parece que lo que han hecho los alcaldes de Estación Central, Independencia, Peñalolén son buenos ejemplos. Otros como la alcaldesa de Maipú, por dar un ejemplo, o el alcalde de La Florida, creo que -en su momento- han exagerado las cosas. Espero que cambien la lógica. Creo que los afanes protagónicos de ciertos alcaldes y alcaldesas han ido disminuyendo, pero en todo caso me parece que el ministro de Salud, quien ha dado a mi juicio un buen ejemplo de acción preventiva, da confianza, no debiera gastar tiempo en polémicas con los alcaldes mas díscolos. No creo que sea bueno, no es su rol y lo saca del centro de la gestión que todos esperamos siga realizando con eficacia y eficiencia.

-El ex ministro Rodrigo Valdés aseguro que “el mundo político no ha tomado conciencia de la profundidad de lo que estamos viviendo”. ¿Está de acuerdo?

-Sí, coincido con el ex ministro Valdés, que ha hecho unas muy buenas entrevistas respecto de lo que hay que hacer del punto de vista macro y microeconómico, en el sentido que hay ciertas minorías que han seguido en la lógica previa a la pandemia, es decir, cómo sacan partido de ciertas situaciones que ya ha eran improcedentes antes de la pandemia. En particular la tesis del PC, el Partido Humanista y algunos grupos mas chicos del FA que buscan que el Presidente de la República deje de ejercer el cargo para el cual fue elegido. Eso es bastante antidemocrático y bastante brutal. Y no han cesado en esa campaña que le hace mal a Chile. Creo que son muy repudiados por la inmensa mayoría.

-¿Cómo califica el manejo que ha tenido el gobierno de la crisis?

-El gobierno, en circunstancias muy difíciles como le ha ocurrido a muchos gobiernos del mundo, aquí lo ha hecho bien, de la manera correcta. Como siempre es posible criticar ciertas situaciones: tengo en la memoria el error que se cometió el día que se implementó el toque de queda respecto de no haber tomado medidas para el transporte a la mañana siguiente, que se han ido corrigiendo. Creo que fue un error la clave única al momento de declarar la cuarentena, que se corrigió sobre la marcha. Pero hubo muchas aglomeraciones en el Registro Civil, y antes en las estaciones de Metro con el ejemplo anterior. Pero obviamente no hay cuestiones perfectas en estas circunstancias. Pero creo que el gobierno de Chile ha actuado correctamente, responsablemente. Uno mira con horror lo que esta pasando en Brasil, lo que ha dicho el presidente de México, algunas decisiones de Trump y cómo se pagan consecuencias con eso.

-Hay quienes aseguran que el alza que ha tenido la aprobación del presidente Piñera -tras la crisis sanitaria- es un arma de doble filo, que alimentará a aquellos grupos descontentos del estallido social que tras la impronta sanitaria se han calmado… ¿Lo cree así?

-Aparentemente las encuestas semanales que se hacen en Chile indican que ha habido un aumento desde un piso muy bajo en la aprobación del Presidente de la República. Es bastante natural por el punto que respondíamos antes. Sacar conclusiones sobre lo que vendrá después es un poco adelantado. Todos debemos apostar a que salgamos lo antes posible de las consecuencias de esta pandemia, que salgamos lo mas indemne posibles en materia de salud publica y en materia económica. El tiempo dirá si esa evaluación será muy positiva y si aquello ayuda a mejorar la adhesión a la política. Está por verse. Yo creo que la tarea hoy día es hacer bien las cosas no en función de los efectos que en otras áreas vaya esto produciendo.

-¿Son suficientes las medidas que está proponiendo el ministro Briones para hacer frente a la situación económica? ¿Cree -como él- que esto será un paréntesis y no una crisis económica larga?

-El ministro de Hacienda, como jefe del equipo económico, ha estado proactivo. Es un ministro que da confianza, que ha impulsado este plan económico que importará egresos del estado por una cantidad muy importante: 12 mil millones de dólares, tal vez un poco más; que ha sido capaz de llevar una discusión legislativa sin descalificar a nadie. Me parece que ha estado bien. Creo que en conjunto con el BC, la CMF debieran monitorear día a día eventuales nuevas medidas. Yo creo que lo esencial aquí es evitar que se rompa la cadena de pagos. Eso sería muy grave y creo que tenemos buenas autoridades para evitar eso, y tenemos recursos para colocaros en el momento oportuno para evitar ese grave riesgo. ¿Va a ser un paréntesis? Bueno ello son técnicos, y tiendo a creer que si lo dicen será así, ojalá sea breve y podamos salir lo menos dañados posible y empezar nuevamente a crecer.