En una declaración de Inversiones Benjamín, el family office del empresario, se señaló que la operación se realizó “sin ningún tipo de información privilegiada, cumpliendo toda la normativa aplicable”.

  • 18 junio, 2020

«Las alegaciones son falsas». De manera categórica, Inversiones Benjamín, el family office de Isidoro Quiroga, rechazó las acusaciones lanzadas por la firma Prescience Point Capital Management, que acusó al empresario chileno de vender «sospechosamente» todas sus acciones en la empresa Enphase Energy (11% de la propiedad) en más de US$ 800 millones; las mismas por las que había pagado unos US$ 84 millones durante 2018.

Según Prescience, que publicó un informe en que dijo que ha investigado de cerca a Enphase durante más de dos años, el desempeño financiero de la compañía se ha desconectado cada vez más de la realidad desde que sus informes iniciales se publicaron en julio y agosto de 2018. «Después de nuestra última investigación, que incluyó entrevistas con numerosos ex empleados, creemos que los informes financieros de Enphase no son confiables, y que el aumento de 4.653% en el precio de sus acciones desde que Badri Kothandaraman fue promovido a CEO es injustificado», sostuvo la firma, tras lo cual las acciones de la eléctrica cayeron 26%.

Enphase provee servicios relacionado a la generación eléctrica domiciliaria y sistemas de almacenamiento y administración del recurso.

Según el informe de la administradora, el empresario chileno vendió sus acciones en solo un día, el 20 de mayo de 2020. «Por lo general, cuando un accionista importante se deshace de una posición tan grande, se hace en el transcurso de varios días o incluso semanas para maximizar el valor de sus acciones vendiéndolas de manera controlada. Nosotros creemos que la decisión de Quiroga de vender casi US$ 1.000 millones en acciones de ENPH en solo un día indica que puede haber estado desesperado por conseguir salir», señaló Prescience, que concluyó: «Quiroga se enteró de nuestro investigación y quería salir rápidamente antes de que el contenido de nuestra investigación se hiciera público».

En una declaración, Inversiones Benjamín rechazó cada una de las imputaciones. En primer lugar, dijo que la acusación la realiza un privado y que no participa ninguna autoridad de EEUU ni de algún otro país. «Por lo que hemos podido averiguar, no es una entidad que haga investigación con el sólo objeto de ser entregada al público, si no que invertiría en las mismas entidades que investiga, como lo señala en el informe respecto de Enphase, por lo que la variación en el precio de las acciones de ésta podría afectar positivamente el resultado de sus inversiones», sostuvo.

Luego, señaló que la venta de acciones por parte de la empresa ligada a la familia Quiroga se realizó a un banco de inversión internacional, que –según dijo- hizo todos los análisis de la empresa vendedora y del clan controlador. «Se realizó en condiciones de mercado y cumpliendo con todas las regulaciones que exige el mercado en Estados Unidos para este tipo de transacciones», dijo Inversiones Benjamín, tras lo cual destacó que la operación se hizo dentro de una ventana en que la propia compañía, Enphase, permite a sus directores y ejecutivos, vender y comprar acciones.

Según la firma liderada por Quiroga, las investigaciones que supuestamente estaba llevando a cabo Prescience Point ya eran conocidas por el mercado, ya que había hecho a lo menos dos publicaciones al respecto.

«Prescience Point dice creer que Isidoro Quiroga habría vendido sus acciones por haber tenido acceso a la investigación de Prescience Point, lo que no es verdad. Tal alegación es poco verosímil», afirmó la entidad, la que señaló que la administradora no presentó ninguna prueba que respalde este punto.

Por último, señaló que Enphase cuenta con una respetable base de inversionistas institucionales que han respaldado el desarrollo reciente de la compañía y que sus estados financieros son auditados por Deloitte.

«Ni Isidoro Quiroga ni nadie de su familia formaba parte del directorio ni de la plana ejecutiva de Enphase», destacó la firma, tras lo cual afirmó: «Podemos declarar que las alegaciones son falsas. La venta se hizo en un momento en que no existían restricciones legales para hacerlo y sin ningún tipo de información privilegiada, cumpliendo toda la normativa aplicable».