Daniel Altmann dirige un laboratorio en el Hammersmith Hospital Campus enfocado en la inmunología de las enfermedades infecciosas. Fue citado en un artículo en la prestigiosa revista The Lancet, que habría sido clave en la decisión del Minsal de suspender el Carnet Covid. En entrevista con Capital, asegura: “Si usted es una de la gran cantidad de personas (con coronavirus) que quizás se sintió mal en casa durante una semana y se acostó durante unos días, hay pocos datos sobre si tendrá un alto nivel de anticuerpos protectores”

Desde que el Carnet Covid fue anunciado por el gobierno, fue objetivo constante de críticas. La semana pasada incluso la ex Presidenta Michelle Bachelet aseguró que “no he leído en ninguna parte que se diga cuánto tiempo la inmunidad sea segura. Pero imaginando que lo fuera, el riesgo que tiene ese carnet es que la gente deje de hacer lo central que es la higiene y el distanciamiento social”. El instrumento se iba a presentar de todas formas el viernes pasado. Pero no ocurrió. Y ayer el propio ministro Jaime Mañalich aseguró que había decidido suspender la puesta en marcha del carnet, debido a que podría generar discriminación. Para tomar la decisión, la autoridad habría considerado un reportaje publicado el sábado por la revista especializada The Lancet titulada “Chile planea controversiales certificados Covid-19”. Uno de los científicos citados, es el científico Daniel Altmann, profesor del departamento de Inmunología e Inflamación del Imperial College de Londres.

En conversación con Capital, el experto aclara que “aunque estoy muy interesado en la atención médica en Chile y en la región en general -incluidos años de investigación de infecciones virales en Brasil-, no he estudiado los eventos recientes en Chile en detalle, ni he hablado con el ministro de Salud”. Eso sí, agrega, ha escrito en la la prestigiosa revista sobre “inmunidad para los encargados de formular políticas” y ha entregado evidencia sobre el tema al Parlamento británico.

-El Carnet Covid, ha dicho el ministro de Salud Jaime Mañalich, no es un pasaporte de inmunidad, si no una forma de certificar que la persona tiene un riesgo muy bajo de infectarse de coronavirus. ¿Qué aprehensiones tiene sobre el certificado?

-Entiendo que todos los gobiernos están trabajando en cómo avanzar y salir del bloqueo (lockdown). Muchos de estos enfoques implican necesariamente algún tipo de evaluación predictiva del riesgo en cuanto a cómo las personas podrían volver al trabajo de una manera que minimice el riesgo de una segunda ola. Cualquier forma de «estratificación del riesgo» implica algún tipo de modelado sobre cómo este se puede minimizar. La contribución útil que podría hacer como profesor de inmunología con algo de experiencia es realizar una «verificación de sentido» a través de los supuestos de estos modelos. Si alguien ya ha tenido una infección sintomática, ¿tiene menos riesgo ahora? La respuesta simple es «probablemente», aunque como he dicho a menudo, las personas que han tenido infecciones más bien leves parecen producir un nivel bastante bajo de anticuerpos, lo que podría no ser protector. El caso de Chile, si entiendo bien, equivale a una especie de pasaporte de inmunidad de facto, porque no necesariamente incluye una prueba de anticuerpos.

-¿Qué evidencia tiene sobre la inmunidad frente al Covid-19?

-Cuando presenté pruebas al Parlamento del Reino Unido, simplemente expuse las pruebas disponibles sobre la inmunidad a este virus: las infecciones son enormemente heterogéneas, pero, la mayoría de los sobrevivientes de hospitalización producen anticuerpos. Estos parecen ser anticuerpos neutralizantes que se espera que protejan contra el virus y, si la situación es como el SARS y el MERS, estas pueden no ser respuestas muy duraderas, quizás menores a unos pocos años. Por eso dije que si estaban revisando una subvención para financiamiento, y tenía como objetivo utilizar la base de evidencia pobre que tenemos actualmente en «correlatos de protección» como plataforma para apoyar una estrategia de seguridad a través de pasaportes de inmunidad, no recibiría financiamiento.

-En The Lancet, usted dijo que la mayoría de los estudios de anticuerpos han involucrado a pacientes hospitalizados que tenían una enfermedad más grave y cuya respuesta inmune probablemente creó una cantidad sustancial de anticuerpos, «pero eso no necesariamente lo ayuda a comprender el resto del iceberg». ¿Qué quiere decir?

-Este punto puede ser significativo. Los datos inmunológicos se publican muy rápidamente, pero están bastante sesgados a la minoría de casos que fueron lo suficientemente graves como para ser hospitalizados. En la mayoría de los países esto ha significado que la gran mayoría de las personas infectadas que fueron menos graves se quedaron en casa y no han sido estudiadas, por lo tanto, son «el resto del iceberg». Asumiendo que los que estaban en el hospital estaban más enfermos y tenían una carga viral más alta, este grupo que ha sido estudiado seguramente mostrará niveles de inmunidad más altos que la gran mayoría. Esto puede darnos una imagen falsa de inmunidad al virus. Entonces, si usted es una de la gran cantidad de personas que quizás se sintió mal en casa durante una semana y se acostó durante unos días, hay pocos datos sobre si tendrá un alto nivel de anticuerpos protectores.

-¿Qué porcentaje de las personas se ha reinfectado en esta pandemia?

-Este ha sido un punto de mucha confusión. Hubo reportes, especialmente de China y Corea del Sur de personas “reinfectadas” -eso es positivos, después negativos, y nuevamente positivos-. Después de mucho debate e investigación, se demostró que la mayoría de estos casos son más comúnmente un resultado falso positivo tardío porque, incluso si ha eliminado el virus vivo durante mucho tiempo, la PCR aún puede amplificar el ARN de las células moribundas. Quiero decir que la prueba de hisopo se basa en la lectura del ácido nucleico del virus, pero funciona incluso si en realidad ya no hay ningún virus infeccioso vivo, solo el residuo de las células muertas.

En algunos comunicados de prensa, esta noticia de que las historias de reinfección probablemente no eran ciertas, fue mal informada como evidencia de que «no se puede reinfectar con este virus». Pero esa es una declaración demasiado fuerte y aún no está clara. Muchos de los casos de los que estoy escuchando -personas que parecen haberse infectado, recuperado y luego reiniciado una nueva fase de infección sintomática- parecen una reinfección real, aun que estos eventos no son comunes.

-¿Cuánto deberá pasar para que tengamos evidencia suficiente para determinar la inmunidad al coronavirus?

-Como inmunólogo, estoy realmente sorprendido por la velocidad con la que aprendimos sobre este virus; sabemos más en 4 meses de lo que aprendimos sobre muchas otras infecciones en los últimos 40 años, el trabajo ha sido realmente heroico. Si la pregunta es, ¿cuándo sabremos realmente lo suficiente para calmarnos y sentirnos seguros? Supongo que dentro de 2 años tendremos tratamientos y vacunas. Pero puede que nunca desaparezca: su primo, el resfriado común, se cruzó con los humanos hace unos 500 años y ha estado con nosotros desde entonces.

-El reportaje en The Lancet menciona además que el Carnet Covid podría convertirse en una forma de discriminación, por ejemplo para contratar a una persona en un trabajo. ¿Lo comparte?

-Soy profesor de inmunología, no de ética, pero sí, creo que hay implicaciones terriblemente preocupantes. Imagine una situación en la que hay algún tipo de prueba de anticuerpos, tal vez confiable, tal vez no; tal vez indicando una verdadera protección, tal vez no; y la respuesta este año puede no significar nada en términos de anticuerpos para el próximo año. Sin embargo, esto podría ser mal utilizado para influir no solo en la obtención de un contrato de trabajo, también la obtención de un seguro de salud, o un préstamo para comprar una casa. ¿Y qué hay de todas las personas que están inmunodeprimidas por ser viejos, embarazadas, que toman medicamentos?

Te invitamos a seguir leyendo nuestros contenidos. Puedes acceder al papel digital haciendo click aquí y suscribirte para recibir Capital en este enlace.