Son las seis de la tarde. Toco el timbre. El sacristán abre y dice “el padre aún no ha llegado, debiera estar por llegar”. Me hace pasar a una sencilla sala. “Tome asiento”, me indica. Se retira por un largo pasillo. Hace algo de frío. Saco un libro e intento leer. Un gato pasa cuidadoso […]

  • 20 diciembre, 2018