Disfrazado de repartidor de Fedex, se cree que el abogado Roy Den Hollander atacó a balazos la casa de la jueza federal Esther Salas, quien está a cargo de llevar a cabo el caso de las cuentas bancarias de Jeffrey Epstein en el Deutsche Bank. Su hijo de 20 años murió tras un disparo al corazón mientras que su marido, Mark Anderl (63) se encuentra en estado crítico. Poco después del suceso, Den Hollander se habría quitado la vida.

  • 21 julio, 2020

A pesar que la jueza Esther Salas -quien lleva adelante una investigación del caso de las cuentas bancarias del fallecido y emblemático Jeffrey Epstein- salió ilesa tras un ataque a tiros el domingo en la noche en su casa en North Brunswick, Nueva Jersey, su hijo y su marido no corrieron la misma suerte. El primero falleció tras un disparo en el pecho, mientras que su esposo Mark Anderl se encuentra hospitalizado en estado crítico. El principal sospechoso es el abogado, descrito por medios estadounidenses como «antifeminista», Roy Den Hollander, quien fue encontrado muerto pocas horas después del ataque. Su cuerpo fue descubierto en un auto por un empleado municipal en la ciudad de Rockland, Nueva York y murió de una herida de bala aparentemente autoinfligida.

Hace unos días, la jueza Salas presidió una demanda presentada por diferentes inversionistas de Deutsche Bank, en la que se acusa a la firma de hacer declaraciones falsas y engañosas sobre sus políticas contra el lavado de dinero y de no monitorear a sus clientes de “alto riesgo”, incluido Jeffrey Epstein, así como dos entidades financieras involucradas en escándalos financieros, Danske Estonia y FBME Bank.

«Daniel era un joven en ascenso, inscrito en clases que comenzarían en las próximas semanas», señaló el presidente de la Universidad Católica John Garvey en un comunicado el lunes. «Cumplió 20 años la semana pasada. Todos lloramos y lamentamos esta pérdida para nuestra comunidad universitaria».

Por su parte, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, calificó el tiroteo como «un acto descarado y cobarde de violencia armada en su casa. Brindamos todo nuestro apoyo al juez Salas y su esposo en este momento tan difícil. Esta es una tragedia desmesurada». La policía estatal de Nueva Jersey, la policía de North Brunswick y la oficina del fiscal del condado de Middlesex también están involucradas en la investigación. Los alguaciles de EE. UU. Han sido llamados para proporcionar al juez un detalle de seguridad, según un oficial de la ley.

Según medios locales, la jueza Salas ya había recibido amenazas en el pasado. Pero nada como esto.

Jueza Esther Salas

Antifeminista

El sospechoso Den Hollander había demandado hace unos años a los clubes nocturnos de Manhattan por favorecer a las mujeres al ofrecer descuentos para noches de mujeres y demandado al gobierno federal por una ley que protege a las mujeres de la violencia. También demandó a la Universidad de Columbia por ofrecer cursos de estudios para mujeres, acusando a la escuela de utilizar la ayuda del gobierno para enseñar un «sistema de creencias religioso llamado feminismo».