Una dura reacción de parte de la Nueva Mayoría, el Frente Amplio y del propio candidato presidencial de la Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, recibió el abanderado de Chile Vamos, Sebastián Piñera, quien denunció fraude electoral en la primera vuelta de la elección presidencial del pasado 19 de noviembre, respecto de lo cual el […]

  • 5 diciembre, 2017

Una dura reacción de parte de la Nueva Mayoría, el Frente Amplio y del propio candidato presidencial de la Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, recibió el abanderado de Chile Vamos, Sebastián Piñera, quien denunció fraude electoral en la primera vuelta de la elección presidencial del pasado 19 de noviembre, respecto de lo cual el senador advirtió que “nadie le va a creer esto” al exmandatario, porque “esto no es Guatemala donde gobierna la derecha y está haciendo trampa y no quiere dar los resultados”.

Guillier es mucho más duro, señalando que la actitud del expresidente “ya habla de que está, francamente, mal y está mal porque está perdiendo”.

Más temprano en la mañana, en el programa radial “Si yo fuera presidente”, Piñera había señalado que “lo que sí ocurre en todas las elecciones es que algunos se pasan de vivos, usted vio que muchos votos en la mesa estaban marcados previamente y lo vimos todos el día de la elección y estaban marcados por Guillier y por Sánchez, no por nosotros”, pese a que desde su comando no existe una denuncia formal sobre el tema.

Ante esta denuncia, Guillier insistió en que “Chile siempre ha sido orgulloso de sus actos electorales”, sentenció y atribuyó los dichos de Piñera a que “sólo es explicable por la desesperación en que cayó la derecha, después de la primera vuelta, cuando todos los chilenos se dieron cuenta de las mentiras, de que estaban manipulando cifras, manipulando información, manipulando encuestas y, ante la desnuda verdad, van a empezar a asustar al país, como lo han hecho siempre que están perdiendo”.

El candidato de la Fuerza de la Mayoría calificó lo sucedido como “una infamia contra Chile, porque tratar de desprestigiar al país, porque él (Piñera) está perdiendo es anteponer su egoísmo personal por sobre los intereses del país (…). Entonces, desacreditar al país para salvarse uno, me parece que no está a la altura de quien pretende gobernar Chile”.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.