Mientras apura proyectos de educación, solo le da oxígeno para sobrevivir al de identidad de género.

  • 17 julio, 2018

Decidido a darle un fuerte impulso al trabajo legislativo, el gobierno ingresó 25 nuevas urgencias, entre las que destacan dos inmediatas, relacionadas con proyectos de educación -inclusión escolar y la que facilita la transformación de entidades pedagógicas y técnicas de apoyo a personas jurídicas sin fines de lucro- y 14 suma, entre otras, correspondientes al proyecto de migración, el estatuto laboral para jóvenes estudiantes, pago oportuno y la que modifica algunas normas en materia de corrupción.

En esta ocasión, el Ejecutivo agiliza la tramitación de 16 proyectos, al colocarles unas urgencias que obligan al Congreso a darles preminencia a la hora de ponerlos en tabla.
Ello, en medio de la polémica que se suscitó entre el Ejecutivo y el Legislativo, cuando representantes del primero, y el propio presidente Sebastián Piñera, acusaron al Congreso y particularmente a la oposición de obstruccionismo y retardar la tramitación de algunas iniciativas.

Otros proyectos que deberán discutirse con más celeridad, dado que el gobierno les puso suma urgencia son: el que termina con la discriminación que impide a la mujer contraer segundo matrimonio; violencia en el pololeo; aumenta la subvención del Sename; crea el servicio de reinserción juvenil y modifica la Ley de Pesca, entre otros.

Entre tanto, al proyecto de identidad de género, que ha provocado un fuerte debate al interior del oficialismo, el Ejecutivo optó por dejarlo sólo con oxígeno suficiente para sobrevivir, ya que solo renovó su urgencia manteniéndola en simple.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.