“Concuerdo con el diagnóstico de Dante Contreras de que se corrió el velo en los últimos años y apareció la realidad para mucha gente. Parte de esa realidad es una cierta promiscuidad entre la política y los empresarios, y los empresarios y el poder, que hoy ha quedado en evidencia. Eso es una buena noticia. […]

  • 12 noviembre, 2015

francisco-jose

“Concuerdo con el diagnóstico de Dante Contreras de que se corrió el velo en los últimos años y apareció la realidad para mucha gente. Parte de esa realidad es una cierta promiscuidad entre la política y los empresarios, y los empresarios y el poder, que hoy ha quedado en evidencia. Eso es una buena noticia. Es triste la verdad, pero es bueno saberla. Donde no estoy de acuerdo es la tesis de la olla a presión, o la tesis de Fernando Atria de que estamos en junio de 1789 en París, justo antes de la Revolución Francesa negociando con una pistola sobre la mesa. La tesis de que ‘si se oponen a los cambios más radicales, aguántense las consecuencias porque la guillotina la están afilando’ no la comparto, porque creo que lo que vivimos actualmente es un sentido de realidad más lógico que lo que vivimos durante el período de la Concertación. El período de la Concertación fue extremadamente anómalo en su pasividad, porque venía de una generación que vivió la dictadura y la crisis de la Unidad Popular y, por lo tanto, se pisaron huevos durante mucho tiempo. Eso permitió una cierta cosa virtuosa que no se va a repetir probablemente en la historia de Chile.

El contrato social que se vivió en la Concertación, no se va a repetir. La realidad es el conflicto, es la discusión, es la lucha de poder.

El diagnóstico de la olla a presión es tremendamente peligroso, porque vender una cierta ilusión puede generar un conflicto. Ahí sí que puede generar un choque con la realidad. La discusión de fondo es cómo afrontar esta realidad que es propia de una democracia en un país del siglo XXI, donde la gente tiene conciencia de la situación. El mundo empresarial y político se han dado cuenta de que necesariamente debe entregar algo para poder mantener lo otro que tiene. Ahí es donde falta el aggiornamento de los dos mundos para enfrentar este nuevo escenario”. •••