“Creo que se ha perdido la mística. En la peor época de la UP, donde todos tenían que hacer cola, había desabastecimiento y había un despelote gigantesco, el Gobierno tenía sobre un 40% de adhesión y las personas estaban dispuestas a salir a la calle y decir ‘este es un gobierno de mierda, pero es […]

  • 12 noviembre, 2015

fernando_bustante

“Creo que se ha perdido la mística. En la peor época de la UP, donde todos tenían que hacer cola, había desabastecimiento y había un despelote gigantesco, el Gobierno tenía sobre un 40% de adhesión y las personas estaban dispuestas a salir a la calle y decir ‘este es un gobierno de mierda, pero es mi gobierno’. La mística que había y el apoyo uno no los ve hoy en ninguna cosa, ni en apoyo al Gobierno ni desde la oposición. Hoy, donde mires, haces un repaso completo, y la verdad es que está todo desplomado, empresarios, partidos políticos, todo. Lo que se estaba salvando es el Ejército, y ojalá que se quede así, pero parece que con las platas del fondo reservado del cobre hay un escándalo de proporciones inconmensurables. Y con los problemas de Bolivia y Perú, que se nos caiga además eso, sería el despelote.

Lo que me pregunto es cómo de ser un país exitoso, el ejemplo del mundo y de América Latina, donde la gente efectivamente progresaba y había saltos enormes, hemos llegado a esto. Y me surgen algunas dudas porque hay cifras que no me cuadran, cosas que me cuesta entender. Entiendo que entre el primero y el quinto quintil hay diferencias que son enormes. Pero me cuesta entender que entren 350 mil autos anuales al país durante muchos años, que los restaurantes estén llenos, que los vuelos estén todos reservados y que esto sea todo para una elite minúscula. A mí, algo no me cuadra.

Entonces, qué es lo que nos ha pasado, dónde está el asunto. Si uno mira, la oposición no tiene proyecto alguno y el Gobierno uno no logra entender que en un plazo brevísimo pase del 62% al 28%. Y ahí uno empieza a mirar. Primero, la elección fue con un 42% y sin mística. ¿Qué nos pasó que todos los sectores perdieron la brújula y todo el país perdió la brújula?

La única manera de resolver esto es reflexionar y ver cómo encontramos el rumbo. Aquí no hay proyecto país, pero nosotros tuvimos un proyecto de país en que nos creímos el cuento y salimos al mundo y tuvimos un éxito indiscutible. Pero hoy nos indican como unos traidores y que lo que hicieron fue un desastre. Me da la impresión de que aquí la esquizofrenia ha llegado a niveles altísimos”. •••