En una zona totalmente árida y desértica, donde no hay humedad ni vegetación, ALMA, el proyecto astronómico terrestre más grande del mundo abre sus puertas en Chile, permitiendo observar fenómenos nunca antes vistos. “Lo que tiene de especial este lugar es que aquí, arriba de nuestras cabezas, no hay prácticamente vapor de agua. Hay tan […]

  • 16 marzo, 2013

En una zona totalmente árida y desértica, donde no hay humedad ni vegetación, ALMA, el proyecto astronómico terrestre más grande del mundo abre sus puertas en Chile, permitiendo observar fenómenos nunca antes vistos.

“Lo que tiene de especial este lugar es que aquí, arriba de nuestras cabezas, no hay prácticamente vapor de agua. Hay tan poco que la radiación que llega del objeto celeste, de la galaxia o estrella, llega sin problemas”, cuenta el astrónomo de ALMA, Giani Marconi.

ALMA está ubicado en el Llano Chajnantor, a una altitud de 5.000 metros en el altiplano de la Cordillera de Los Andes, a 50 kilómetros de la localidad turística de San Pedro de Atacama.

Es el lugar ideal para el proyecto porque el nivel de humedad es impresionantemente bajo lo que hace que sus 66 antenas, que tienen entre siete y 12 metros de diámetro, logren los mejores resultados de observaciones captados en la historia.

Este proyecto fue financiado por Chile, en conjunto con Europa, Estados Unidos y Japón y en su construcción se invirtieron más de 1.000 millones de euros.

Para más información entra a Business Insider.