Ser feliz no es solo un asunto personal. Cada vez hay más estudios sobre cómo el bienestar de las personas tiene directa relación con el desarrollo de los países. El economista Klaus Schmidt-Hebbel estudió y llegó a la convicción de que la felicidad es un poderoso motor que no solo mueve a las personas, sino también influye en las políticas públicas. Vea usted por qué.

  • 26 septiembre, 2019