Muchos lugares son imperdibles en Nueva York, aunque si hay uno que ocupa un sitial de privilegio es Times Square, con su infatigable oferta musicales. Historias basadas en libros y películas que nacen de musicales dan vida a Broadway, marca registrada que sintetiza gran parte de la vida cultural y social de los norteamericanos.

  • 28 mayo, 2008

 

Muchos lugares son imperdibles en Nueva York, aunque si hay uno que ocupa un sitial de privilegio es Times Square, con su infatigable oferta musicales. Historias basadas en libros y películas que nacen de musicales dan vida a Broadway, marca registrada que sintetiza gran parte de la vida cultural y social de los norteamericanos.

 

Visita obligada para quien viaja a Nueva York es Times Square, la calle que late al son de neones publicitarios, donde todo se mueve a ritmo frenético y que hace recordar que a esta urbe le dicen “la ciudad que nunca duerme”.

Este barrio ha visto nacer grandes espectáculos indisolublemente atados alacervo cultural y social de los norteamericanos. En el último siglo, los musicales de Broadway han sido un fiel espejo de Estados Unidos, reflejando desde sus inicios la vida política y social del país, marcada ya sea por un abrumador patriotismo, el escepticismo, un excesivo consumismo o la globalización.

Cada espectáculo demanda millones de dólares en su producción, inversión que se aprecia en las sofisticadas coreografías, la alta calidad de los artistas, escenografías sorprendentes, el lujoso vestuario e impresionantes maquillajes.

Allí están en cartelera obras clásicas, como El Fantasma de la Opera, que es en realidad una importación inglesa que comenzó a exhibirse en Nueva York en 1988. Ya lleva más de 8.500 funciones y una infatigable demanda por boletos.

En el último tiempo se han agregado otras piezas exitosas, basadas en películas de Disney, como El Rey León y La Sirenita. Pero esta no es la regla, ya que en su mayoría se trata de obras originales que después se han llevado al cine, como es el caso de Rent y de la recientemente estrenada Hairspray, que en el formato de película cuenta con actores como John Travolta y Michelle Pfeiffer.

Tan importantes son para los norteamericanos estos espectáculos, que crearon un galardón especial. Así como para el cine el premio más importante es el Oscar, para los musicales están los Tony Awards, que destacan las mejores obras en distintas categorías. Con el paso de los años la cartelera ha ido cambiando, los actores se van rotando el nivel de producción de cada obra es cada vez más sofisticado, pero la experiencia sigue siendo la misma: ninguna butaca vacía –en salas bastante grandes y los aplausos fascinados de un público que al final de cada función ya sabe qué es un show de Broadway.

Aquí hacemos una presentación de los mayores éxitos musicales en Nueva York.

{mospagebreak}

 

 


El Fantasma de la Opera
(Estreno 1988)

Este es probablemente uno de los más famosos y exitosos musicales de Broadway. Ha tenido diferentes versiones y ha sido
llevado al cine en distintas ocasiones.

Con la música de Andrew Lloyd Weber –también autor de Cats– la obra relata la historia de una linda cantante, Christine Daaé, que se transforma en la obsesión de un misterioso y desfigurado genio musical, conocido como “El fantasma”, que vive en el teatro de la Opera de Paris, y aterroriza al público.

Este año, la obra celebrará su función número 9.000, y ocupa hoy el segundo lugar en el musical que se ha dado por más tiempo, detrás de Los Miserables. Se ha visto en 124 ciudades, en 25 países, y ha sido presenciado por más de 100 millones de personas.

El musical del Rey León
(Estreno 1997)

Con la música de Elton John, esta es una adaptación teatral del clásico de Disney. La obra transporta a la audiencia a un universo deslumbrante de color y de increíbles efectos especiales. El asombroso despliegue sirve de fondo a la extraordinaria y emocionante historia de Simba y la aventura épica que sigue las peripecias del ingenuo león hasta que cumple su destino convirtiéndose en el rey de la selva.

En 1998 fue uno de los grandes ganadores de Tony Awards, recibiendo los premios al mejor musical, mejor escenografía, mejor diseño de vestuario, mejor iluminación, mejor coreografía y mejor dirección musical.

Tras el éxito obtenido, este musical tuvo sus propias producciones en Inglaterra, Canadá, Corea del Sur, Francia y Sudáfrica.

 

Mamma mia!
(Estreno 2001)

Con una perfecta mezcla de actuación, música, canto y humor, conduce la historia a través de las famosas canciones del grupo ABBA. Poco antes de casarse en una isla griega, la joven Sophie toma la decisión de conocer a su padre. Por ello, invita a tres hombres que en algún momento tuvieron relación con su madre. El reencuentro sorprende a todos y… comienzan los problemas.

La obra tiene su versión en español, que se exhibe en Madrid y Barcelona. También fue llevada al cine dirigida por Tom Hanks, Rita Wilson y Phyllida Lloyd. Actúan destacadas figuras como Meryl Streep y Pierce Brosnan, y se espera su próximo estreno en Estados Unidos.

{mospagebreak}

 

Hairspray
(Estreno 2002)

La pieza musical atrae al público con el maravilloso estilo de bailes y canciones de la década de los 60. Hairspray es una
obra que recrea el Baltimore de esa época, con variados números sonoros y encantadores personajes. Trata la historia de una adolescente gordita, que sueña con ser famosa y poder bailar en el show más popular de la televisión, ¿Podrá convertirse en estrella y enamorar al joven más codiciado del programa?

A un año de su estreno, arrasó al ganar 8 premios Tony a mejor musical, mejor guión, mejor actor, mejor actriz, mejor obra de texto, mejor diseño de vestuario, mejor dirección musical y mejor diseño de iluminación.

En 2007 se realizó una película basada en el musical, protagonizada por John Travolta, Michelle Pfeiffer, Queen Latifah y
Christopher Walken. Así como el musical, esta versión fílmica ha sido todo un éxito y fue nominada al Globo de Oro como mejor película (comedia), mejor actriz y mejor actor secundario.

 

Mary Poppins
(Estreno 2006)

Basada en la famosa película de Disney, protagonizada por Julie Andrews, la obra cuenta con la música original del fi lme de Sherman Brothers y música adicional de George Stiles y Anthony Drewe.

Relata la historia de dos hermanos rebeldes y mal educados, que llegan a ser cuidados por una niñera, Mary Poppins. Ella tiene una especial forma de educarlos, a través de canciones y ciertos actos de magia.

La puesta en escena de este musical es una adaptación de varias escenas de la película, y además agrega ciertas escenas que ésta omitió, pero que el libro que contiene la historia, sí las tiene.

Además de Estados Unidos, el musical se ha presentado en Inglaterra, Suecia, Finlandia, Dinamarca y Hungría.

 

Wicked
(Estreno 2003)

Se dice que es la historia no contada del Mago de Oz. Trata de dos jóvenes que se conocen en la tierra de Oz. Una de ellas, nacida con la piel verde esmeralda, es inteligente, apasionada e incomprendida. La otra es hermosa, ambiciosa y muy popular. Wicked cuenta la historia de estas dos insólitas amigas, que crecen hasta convertirse una, Elphaba, en la malvada bruja del oeste y la otra, Glinda, la bruja buena del norte. La mayor parte de la historia ocurre antes de que Dorothy llegue a Oz.

En 2004 ganó los Tony Award por mejor diseño escénico y mejor diseño de vestuario. Además de Estados Unidos, ha sido vista en Canadá, Inglaterra, Japón, Australia y Alemania.