Lorena Medel -directora de Santiago Wanderers- tenía una estrategia inspirada en La Liga de futbol español para mejorar sustancialmente la industria del balompié. Como no consiguió los votos para integrar el directorio de la ANFP, su proyecto ahora espera en la banca.

  • 7 febrero, 2020

“Golpro”, (Gol y Progreso) una suerte de think tank del futbol, que estudie, analice y gestione al fútbol como una industria de entretención, exija sostenibilidad financiera a los clubes y priorice la eliminación de la violencia en los estadios. Esa era la propuesta de Lorena para mejorar la gestión de este deporte pero que debido al tinglado futbolístico que ahora queda en standby.

Los esfuerzos por replicar el exitoso trabajo que se había hecho en La Liga Santander de España con ayuda de la auditora KPMG, no pudieron llevarse a cabo. La idea original surgió a raíz de un viaje del empresario Nicolás Ibáñez al país ibérico en mayo de 2019 donde se reunió con el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Entender que la experiencia de ir al estadio debiera competir con una maratón de Netflix, un recital o incluso un viaje, fue parte de las ideas que el empresario chileno conversó con el dirigente español. En el encuentro, Pérez le contó sobre la cirugía mayor que el futbol español había experimentado desde 2012, cuando todos los equipos estaban quebrados y el panorama era bastante similar al chileno actual. Una vez aterrizado en Chile, Ibáñez encomendó a Lorena Medel para que replicara la idea. El proyecto tomó forma, sin embargo el estallido social, el fin del campeonato y el rechazo a su candidatura el 31 de enero no permitieron que se concretara.

El lunes 27 de enero los dirigentes de los clubes recibieron de manera sorpresiva la minuta con el detalle de los asuntos que se tratarían en la sesión extraordinaria del viernes de esa misma semana. El tema N°1 era la aprobación de Medel como miembro del directorio de la ANFP para completar el cupo que estaba pendiente (hasta la fecha se han nombrado solo a 5 de los 6 directores que debería tener el comité).

El día de la votación, mientras los dirigentes dirimían, ella esperaba en una oficina en el segundo piso de las dependencias de la asociación de futbol en Quilín. Cuando supo -por parte del propio Moreno- que no había conseguido los votos necesarios, se puso a llorar. “En el fondo del corazón tenía la esperanza que me iban a elegir”, comenta la periodista de la Universidad Diego Portales. Tras una serie de abrazos y palabras de consuelo, se fue a su casa, almorzó sushi con sus tres hijos y en la tarde subió el cerro Morro Las Papas en San Carlos de Apoquindo con una amiga, como mecanismo para liberar la tensión.

La teoría conspirativa

Quienes estuvieron presenten en la votación dicen que el rechazo a Medel fue una estrategia de los clubes opositores al mandato de Moreno – Unión Española, Palestino y Huachipato, entre otros- con el objetivo de provocar la salida del actual timonel de la ANFP. Si el cupo de Medel permanece vacante y la investigación en contra Martín Iribarne -otro miembro del directorio- acusado de un presunto abuso del cargo por interceder a favor de Unión La Calera, equipo que representa, lo deja fuera del comité, y además renunciara otro director de manera estratégica, los dirigentes se verían en la obligación de llamar a elecciones nuevamente. “Muchos le confesaron que la votación fue un cuestionamiento al directorio y no un asunto de machismo”, comenta un dirigente amigo de la periodista. De hecho, un dirigente de un equipo nacional afirma estar convencido de que “Lorena tiene todas las credenciales para estar en el directorio de la ANFP pero no con Moreno a la cabeza”.