En paralelo a la salida de los tres directores de la mesa de la Asech, otra división que se produce dentro del gremio inquieta a algunos de sus integrantes: el G100, grupo liderado por Nicolás Shea y que se formó al alero de la asociación para financiar proyectos de emprendedores, decidió separar aguas.

  • 27 junio, 2019

Los comensales llegaron al Club de Polo cerca de las 8 de la noche. A fines del 2016 Nicolás Shea, en su calidad de fundador de la Asech (Asociación de Emprendedores de Chile) convocó a un grupo de personas con el propósito de conversar “pactos país”. Es decir, iniciativas y políticas públicas que promovieran el emprendimiento y apoyaran a la pequeña y mediana empresa. Entre los invitados estaban Alfredo Moreno, Juan Andrés Fontaine (en ese momento ex ministros), la abogada Claudia Bobadilla, los empresarios Víctor Moller, Juan Antonio Guzmán, la actual presidenta de la organización, Alejandra Mustakis, entre otros.

Así nació el Consejo Asech, cuyo fin principal en ese momento era ayudar a conseguir fondos para financiar el déficit estructural de 130 millones de pesos, aumentar el presupuesto en otros 100 millones de pesos para llegar a obtener 1 millón de dólares.

Nicolás Shea quedó a la cabeza de ese grupo, que, al final, tenía como propósito apoyar la gestión del directorio de la organización gremial. Hasta que en marzo de 2017 se presentó como candidato presidencial por el partido Todos. Entonces, Claudia Bobadilla tomó la posta. “Se podía malinterpretar tener a un presidenciable encabezando esa misión. La idea de la Asech siempre ha sido no tener color político”, explican cercanos al gremio. En ese período se rebautizó Consejo de los 100: el propósito era reclutar a 100 miembros y cada uno debía aportar un millón de pesos, para así, entre el centenar, juntar 100 millones de pesos.

En marzo de 2018 –tras terminar su apuesta a La Moneda– Shea retomó este trabajo. Después de tres meses de “conceptualización”, explican, le cambian el nombre: muere el Consejo de los 100 y nace el Grupo de los 100 (también conocido como G100). “El propósito era tener 100 mil socios al 2021, financiamiento de 3 millones de dólares para el gremio de presupuesto anual y recursos disponibles para los emprendedores”, indica un miembro de la Asech. El 20% de lo recaudado quedaría en la asociación, y el 80% se destinaría a proyectos concretos promovidos por G100 para acelerar el emprendimiento en Chile. “La diferencia de esta iniciativa con el Consejo de los 100, es que el primero buscaba financiar parte de la operación de la asociación gremial, mientras que el G100, buscaba apoyo a proyectos”, dicen cercanos a este grupo.

Shea hizo una presentación en el directorio del gremio en junio de 2018. Ahí exponía la misión y conformación del equipo: él sería el presidente y María José Urrutia la coordinadora ejecutiva. E-press, empresa fundada por Carmen Luz Assadi (una de las directoras que renunció la semana pasada al directorio del gremio), estaría a cargo de las comunicaciones.

Se unieron los empresarios Arístides Benavente, Guillermo Tagle, Sergio Cardone, Elías Selman, entre otros.

En noviembre crearon el F100, fondo de 300 millones de pesos que se comprometió para financiar Nada te Detiene, programa de TVN que fue creado por Shea, en el que 100 participantes exponen sus emprendimientos para llegar a ganar 150 millones de pesos, financiados por G100. El jurado está compuesto por Nicolás Shea; Gina Ocqueteau, fundadora de CrossCheck; Marcelo Guital, fundador de Aguas Benedictino, y Rocío Fonseca, gerente de Innovación de CORFO. Además, hay otros 400 millones de pesos que serán invertidos como capital de riesgo en los emprendimientos.

Para algunos en la Asech, fue en esa época cuando empezaron los problemas. “El grupo logró juntar buenos recursos y comenzó a tener una autonomía marcada. Operaban como si fueran un mundo aparte. Recolectaban fondos, pero no para la asociación en general. Las empresas a las que se acudía, comenzaron a quedar desconcertadas: ¿estoy aportando a la Asech?”, agrega otro.

Por su parte, cercanos al G100 se defienden: “Esto nació como un organismo al alero de la Asech, pero siempre se planteó que, llegada una madurez determinada, tuviera independencia. Hoy estamos en esa situación”.

Nuevo rut

Hace un mes, Shea planteó en el directorio del gremio que había llegado el momento de dividir los caminos. Por estos días el equipo –que tiene oficina en Presidente Errázuriz, donde opera Casa Co, organización que promueve el trabajo colaborativo– está trabajando en la creación de un rut independiente para comenzar a funcionar de forma separada. Ya tienen 105 aportantes, y según dice uno de sus miembros, “su idea es siempre colaborar con la Asech, mientras haya caja”.

Y le ponen paños fríos al asunto: “Aquí somos dos organizaciones que nos conocemos, y que tenemos el mismo propósito: hacer de Chile el mejor país de Latinoamérica para emprender. Ellos, desde la función gremial y como contraparte del gobierno, y nosotros, como apoyo directo al emprendedor”.

Y, en relación a los socios que tienen, rematan: “Lo último que querríamos es ser vistos como el salón VIP de Asech”.