Sin embargo, las mujeres percibieron en promedio $ 180 mil menos que los hombres.

  • 18 julio, 2018
Foto: Laura Johnston/ Unsplash

Según informó esta mañana el Nacional de Estadísticas (INE), a través de los resultados de la Encuesta Suplementaria de Ingresos (ESI) 2017, el año pasado, el ingreso medio (promedio) del trabajo principal de los chilenos se ubicó en $554.493 neto mensual, mientras que el ingreso mediano -el que recibe un individuo representativo de la mitad de la población- llegó a $379.673 neto mensual.

Es decir, 50% de los trabajadores percibió ingresos menores o iguales que ese último monto.

La medición, que es un módulo complementario de la Encuesta Nacional de Empleo (ENE), se aplica cada año en el trimestre octubre-diciembre a cerca de 36.000 viviendas en zonas urbanas y rurales de todas las regiones del país, con el objetivo de caracterizar los ingresos laborales de las personas ocupadas, así como los ingresos de otras fuentes de los hogares, a nivel nacional y regional.

Los resultados correspondientes a 2017 arrojaron, además, que durante ese año los ingresos medio y mediano de los hombres se ubicaron en $636.981 y $402.355, respectivamente, mientras que en las mujeres alcanzaron $450.287 y $319.725, en cada caso.

Lo anterior implicó brechas de género de -29,3% en el ingreso medio (2,4 puntos porcentuales (pp.) menos que en 2016) y -20,5% en el mediano (4,4 pp. menos que en 2016), ambas en desmedro de las mujeres.

Del total de ocupados que ganan una cantidad igual o menor que el ingreso mediano ($379.673), 52,0% son mujeres y 45,4% son trabajadores informales. Considerando grupos de edad, 12,0% tiene entre 15 y 24 años y 30,0%, entre 55 y más años; es decir, 3,9 y 2,9 pp. más que la proporción observada para el total de ocupados en esos tramos de edades, respectivamente (8,1% y 27,1% en cada caso).