Skip Yowell es de esas personas que provocan envidia. Y la provoca porque, al igual que los cantantes de rock, pertenece a esa casta de hombres que gana dinero por hacer lo que más les gusta… Yowell, uno de los creadores de la emblemática marca de mochilas Jansport, estuvo hace poco en Chile para anunciar […]

  • 20 abril, 2007

Skip Yowell es de esas personas que provocan envidia. Y la provoca porque, al igual que los cantantes de rock, pertenece a esa casta de hombres que gana dinero por hacer lo que más les gusta… Yowell, uno de los creadores de la emblemática marca de mochilas Jansport, estuvo hace poco en Chile para anunciar el regreso en gloria y majestad de sus productos de la mano de Comercial Madison.

Están de vuelta y con todo. Skip Yowell, fundador de JanSport, y Michael Corvino, el presidente de la firma, estuvieron de pasoen nuestro país y nos contaron lo que es su próxima gran apuesta: América latina.

Así es, la mítica marca de mochilas –propiedad del conglomerado Vanity Fair– está de vuelta en Chile de la mano de Comercial Madison, la misma que distribuye aquí las marcas Ralph Lauren, The North Face y Brooks Brothers.

-Decidimos hace un año que había algunas oportunidades en América latina. Siempre nos ha gustado hacer las cosas bien, contar con cimientos sólidos que permitirán que las cosas duren harto tiempo, por lo que contratamos a Jorge Garcés, quien vino a la región y comenzó a entrevistar a distintos socios potenciales. Obviamente seleccionó a Comercial Madison acá en Chile -cuenta un distendido Yowell.

Al conocer en primera persona la historia de este personaje, se intuye que junto al exitoso empresario (que por cierto es), persiste un alma cuya esencia es inquieta, outdoor y, por qué no decirlo, hippie. Yowell es un tipo tranquilo, relajado, sonriente… y con uno que otro accesorio que lo delata.

PAZ Y AMOR

La historia de la marca es digna del libro recién editado con motivo de sus 40 años de existencia. Quién hubiera pensado que tres hippies de tomo y lomo, de los auténticos, de espíritu aventurero, pasarían a la historia como grandes emprendedores.

-Eramos –dice Yowell en alusión a sí mismo y sus amigos Murray Pletz y Jan Lewis– un grupo inofensivo, que prefería sintonizar, encender y abandonar la norma social esperada. Un palo y una mochila cargada con lo esencial nos bastaban para viajar prácticamente a cualquier parte. Así relata Yowell sus inicios en el libro The hippie guide to climbing the corporate ladder & other mountains (How Jansport makes it happen). En dicho texto se ve que la historia resumida es la siguiente: Murray Pletz fue quien primero ideó una mochila con marco de aluminio ajustable a las características de cada persona, la que se complementó con la ayuda de su novia Jan Lewis, de gran habilidad con las máquinas de coser. Eso en lo operativo y práctico, porque Skip Yowell, primo de Pletz, rápidamente pasó a ser el cerebro comercial tras el invento. Según se cuenta en el libro, Pletz tuvo dos grandes ideas: patentar el invento y ofrecerle a su novia nombrar la empresa
en honor a ella si aceptaba casarse con él.

Y bueno, Jan aceptó y así nació JanSport. El resto de la historia, hay que decirlo, tiene mucho que ver con Yowell. El que se descuida, pierde Pero ese no es el único hito destacable en la historia de estos jóvenes… En 1972, buscando prensa para su incipiente empresa, el grupo invitó al fotógrafo de un diario local a una expedición de tres días. Fue tal el frío que pasaron en su carpa en A, que a su regreso comenzaron a idear una nueva forma de carpa que permitiera sentarse en círculo en su interior: así nacía el modelo tipo iglú. Con el diseño de las varillas y con la tela adecuada, construyeron la primera carpa con forma de domo, con un diseño casi espacial, que hacía posible elevarla y agitarla sin que perdiera su forma.

-Este invento fue el producto que situó a JanSport en el mapa. Sorprendentemente, la repentina popularidad de la carpa nos permitió apalancar nuestras ventas de mochilas… Ya sabes: compren nuestras mochilas y les proveeremos de carpas domo (…) Diría que la idea no está mal para un grupo de hippies… Pero la historia no termina ahí. Y no termina porque si bien la idea fue toda una revolución, a la larga literalmente se la farrearon: ¡no la patentaron!

-Francamente, estábamos más motivados por el producto que por el negocio y las fi nanzas. Estábamos cautivados por la pasión de diseñar algo que cambiaría el mundo; conseguir cerros de dinero realmente no nos motivaba… Ok, quizás un poco (concede). De haber ido al siguiente paso para asegurar la patente, yo probablemente estaría hoy en el Caribe en un yate. No hay duda de que era una idea de muchos millones de dólares. Pero bueno, a pesar de ese “pequeño” error, en general hicieron las cosas tan bien que (aunque Murray dejó la empresa en 1985 y Jan en 2005), en 1986 el grupo Vanity Fair compró JanSport, con lo que entró a la misma familia de marcas como Wrangler, Lee, Vans, Reef o Nautica, entre otras. Es decir, medios para estar en el Caribe Yowell tiene…

¿Y cuál es el plan ahora? Para entrar a Chile, la estrategia es hiper innovadora y diferente a cualquier cosa vista antes entre los retailers: acercarán la marca a los jóvenes a través de la web, para lo que contarán con una tienda ubicada en un lugar de alto tráfico que sirva de lugar de reunión para esta comunidad. Una apuesta con futuro, aseguran ellos.