El exasesor del presidente de Estados Unidos cumple una condena por pagos ilegales en nombre de Trump. En mayo de 2019 fue encarcelado en la prisión federal al noroeste de Nueva York y en mayo de este año comenzó a cumplir su sentencia en su casa por el riesgo de contagio de coronavirus en la cárcel. Tras romper las normas del arresto domiciliario y ser visto en un restaurante volverá tras las rejas. 

  • 9 julio, 2020

Comiendo sonriente en una terraza de un restaurante francés del Upper East Side, en Manhattan. Así fue visto el exasesor y abogado de Donald Trump, Michael Cohen (53), la semana pasada cuando debería haber estado cumpliendo su arresto domiciliario en su departamento en Park Avenue en Nueva York. En 2018, Cohen se declaró culpable ante la Corte y admitió haber pagado por el silencio de dos mujeres -Stormy Daniels y Karen McDougal- sobre su relación con Trump cuando era candidato por el partido republicano.

Las supuestas relaciones eran rumores desde el año 2016, y fuero confirmadas cuando Cohen aceptó un acuerdo con las autoridades del país norteamericano y reconoció el pago. El abogado también era perseguido por evasión al fisco y fraude bancario, delitos que también admitió.

Luego de comenzar su condena en mayo de 2019, Cohen comenzó a cumplir su condena en su casa por el riesgo de contraer coronavirus en la cárcel. Tras romper las normas del arresto domiciliario volverá a prisión federal.

Actualmente Cohen está escribiendo un libro sobre su tiempo trabajando con Donald Trump.